Falleció el ex presidente argentino Néstor Kirchner

Nextor Kirchner, ex presidente de Argentina. Archivo: 2005
Image caption Kirchner se encontraba descansando con su familia en la provincia de Santa Cruz cuando sufrió el infarto.

El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, sufrió el miércoles un “paro cardiorrespiratorio seguido de muerte súbita”, según el informe médico oficial.

El líder político falleció en la ciudad patagónica de El Calafate, donde había viajado para participar del censo general que está teniendo lugar en todo el país.

Según trascendió a la prensa, el ex mandatario estaba en compañía de su esposa, la actual presidenta Cristina Fernández. Fuentes cercanas a la pareja señalaron a los medios locales que sufrió una descompensación en la madrugada y, tras el infarto, los intentos de reanimación fueron fallidos.

Su reacción a la muerte de Kirchner. ¡Comente!

Con la bandera a media asta en la Casa Rosada, se espera ahora el velatorio en la ciudad de Buenos Aires, que podría tener lugar en la residencia presidencial, según indican medios locales.

Sacudón político

Image caption Varios ciudadanos han dejado mensajes de apoyo a la presidenta Cristina Fernández.

Kirchner, que ocupó la presidencia entre 2003 y 2007, era uno de los principales referentes políticos en Argentina por estos días y la cabeza operativa del multifacético y poderoso partido peronista.

Considerado como el principal asesor de su esposa, muchos lo señalaron siempre como el verdadero impulsor de algunas de las políticas de gobierno.

Al momento de su muerte, Kirchner ocupaba el cargo de secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y había sido elegido como diputado por la provincia de Buenos Aires en las últimas elecciones legislativas, en 2009 y hasta 2013.

Antes de ser elegido presidente en 2003, había sido alcalde de Río Gallegos, capital de su provincia natal, Santa Cruz, y luego gobernador de ese distrito por más de 10 años (1991-2003).

Sin embargo, todas las miradas no estaban puestas en su presente político, sino en su futuro. Su nombre se mencionaba como uno de los “pesos pesados” para competir por la presidencia en los comicios de 2011 y aparecía como uno de los personajes más convocantes en las encuestas de opinión ciudadana.

Consternación y sorpresa

Lo cierto es que la figura de Kirchner ha marcado fuertemente los últimos siete años del devenir argentino, y su muerte inesperada generó reacciones inmediatas en las calles.

Frente al palacio de gobierno, ciudadanos partidarios de la pareja improvisaron carteles que dicen “Fuerza presidenta”.

En tanto, representantes de distintas fuerzas de todo el espectro político expresaron condolencias.

"Estamos consternados, angustiados y, sobre todo, inundados de dolor. Hemos perdido a un gran jefe político, un líder, pero además, un amigo, y eso nos duele mucho", expresó el jefe del bloque oficialista, el llamado Frente para la Victoria, en la Cámara de Diputados, Agustín Rossi.

Para el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, el fallecido ex mandatario ha sido “un trabajador incansable”, y con él tenía previsto reunirse en las próximas horas para festejar “esa medida tan revolucionaria que tomó la presidenta como la asignación universal por hijo”, según detalló, en referencia a un programa de subsidios del actual gobierno.

“Es una sorpresa muy inesperada, hay que mantener la calma, mandarle las condolencias a la presidenta y decirle que estamos para ayudarla. Claramente fue un presidente que ha hecho su huella”, dijo, por su parte, el opositor Mauricio Macri, alcalde de la ciudad de Buenos Aires y uno de los más acérrimos opositores al kirchnerismo.

“Tenemos que llorar a un ex presidente que se fue pero sobre todo a una persona de mucha fortaleza… Hay que asegurar el acompañamiento de la presidenta por parte del empresariado y asegurar la gobernabilidad”, señaló por su parte Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA).

La presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, que se ha mostrado afín al gobierno durante los dos mandatos de los Kirchner, pidió en tanto que “las lágrimas por el dolor duren”.

Impacto internacional

Las muestras de apoyo ante la muerte de Kirchner llegaron también desde fuera de Argentina.

La Unasur anticipó que prepara un comunicado conjunto, que será publicado en las próximas horas, ante la sorpresa de la pérdida de su secretario general.

El presidente paraguayo, Fernando Lugo, se declaró “consternado” por la pérdida de un “compañero y amigo en la construcción de una América Latina sin exclusiones”.

El mandatario venezolano Hugo Chávez expresó sus condolencias a través de la red social Twitter. “Ay, mi querida Cristina, cuánto dolor”, escribió.

Su par chileno, Sebastián Piñera, habló de una pérdida “para todos los países de América del Sur” y se declaró afectado a nivel personal.

“La vida continúa pero es una llamada de atención para todos de cómo se nos va la vida en cualquier momento”, señaló por su parte el jefe de Estado de Uruguay, José Mujica.

Brasil, en tanto, decretó tres días de luto por el fallecimiento de Kirchner.

Problemas coronarios

La salud de Kirchner, de 60 años, había dado reiteradas señales de debilidad en los últimos meses.

Image caption Varios líderes internacionales le han presentado sus condolencias a Argentina.

Sólo en 2010, había sido intervenido dos veces por problemas coronarios.

La última, en septiembre pasado, cuando había sido sometido a una intervención quirúrgica para reparar una arteria coronaria obstruida y fue dado de alta a los pocos días.

Muchos cuestionaron la velocidad con que el ex mandatario retomó sus actividades, en un intento por mostrar fortaleza en la acción pese a verse físicamente debilitado.

También, cuando ejercía el mando, fue operado de urgencia en 2004 cuando sufrió una gastroduodenitis aguda con hemorragia, una complicación relacionada con una vieja afección intestinal que padecía el ex mandatario.