La Habana: capital del ballet mundial

Foto: Raquel Pérez
Image caption En una impresionante ostentación de vitalidad, el Ballet Nacional de Cuba puso sobre el escenario a 500 estudiantes.

La vigésimo segunda edición del Festival Internacional de Ballet de la Habana se inauguró este jueves con una espectacular muestra de vitalidad en la que cientos de bailarines de todas las edades se pasearon por el escenario, haciendo gala de los logros alcanzados a nivel nacional.

Esta fiesta de la danza coincide con el cumpleaños 90 de la Prima Ballerina Assoluta, Alicia Alonso. Al inicio de la revolución, hace ya 50 años, fundó junto a su ex esposo, Fernando Alonso, la escuela de danza y el Ballet Nacional de Cuba.

Al Festival llegan compañías de 18 países, entre ellos el American Ballet Theater, el Royal Ballet de Londres, el English National Ballet, los Ballets de las Operas de Berlín y Munich, la Compañía Nacional de Danza de España, el Malandain Ballet Biarritz, el Ballet del Teatro Teresa Carreño y Estrellas del New York City Ballet.

Lea también: Compañía de ballet de EE.UU. se presentará en Cuba

Carrera de obstáculos

La inauguración del Festival de Ballet presentó un documental sobre la vida de la Alonso, un recuento de sus inicios en danza española, su triunfo en los escenarios de Estados Unidos y el regreso a Cuba.

Image caption Nadie hubiera soñado hace 50 años que los teatros iban a estar repletos de público para disfrutar de un ballet.

Su vida fue una carrera de obstáculos. Primero menospreciada en EE.UU. por ser "demasiado latina" para bailar ballet y luego, cuando logra ser aceptada, se le desprenden las dos retinas de los ojos y sufre una ceguera parcial de la que debe ser operada. Al regresar a Cuba chocó con la dictadura de Batista.

En 1959, después del triunfo de la revolución, las cosas empiezan a cambiar. Fidel Castro le plantea que forme una escuela como cantera para crear el Ballet Nacional de Cuba. Por primera vez tiene todos los recursos al alcance de sus manos pero los problemas no se acaban.

El ballet era visto en la isla como una actividad de élites y el machismo hacía casi imposible encontrar jóvenes que quisieran convertirse en bailarines.

Los primeros 11 alumnos de la escuela fueron huérfanos dispuestos a todo con tal de salir del orfelinato.

Vea: Los secretos del éxitos del ballet cubano

¿Y Fidel Castro?

Image caption La gala de apertura comenzó con el estreno del ballet Impromptu Lecuona, coreografía de Alicia Alonso.

Al Festival asistieron el presidente Raúl Castro y varios de sus ministros, entre ellos el de cultura, Abel Prieto, y el canciller Bruno Rodríguez. El Gran Teatro de La Habana estaba repleto de público y Alicia fue recibida con una salva de aplausos interminables.

Fue sorprendente que no hubiera ningún mensaje del Comandante Fidel Castro, íntimo amigo de la bailarina.

Se especuló que asistiría a la inauguración porque parte de su aparato de seguridad se hallaba en las instalaciones del teatro.

Los medios de prensa extranjeros no tuvieron acceso a Alicia Alonso ni a sus invitados, tuvieron que entrar por la puerta de servicio y funcionarios del Partido Comunista impidieron cualquier acercamiento al finalizar el espectáculo.

Vivir 200 años

Image caption Alicia Alonso se unió a los bailarines en el escenario.

Mucha agua ha corrido bajo los puentes desde que se fundó el Ballet Nacional de Cuba, y la prueba se presentó en el escenario cuando 500 bailarines -niños de 5 años, adolescentes, jóvenes y adultos- desfilaron ante los espectadores.

Las escuelas de ballet no se cerraron ni siquiera en los periodos más difíciles de la crisis económica de los 90. Recuerda el afamado bailarín Carlos Acosta que en aquellos años los profesores traían comida de sus casas para reforzarle la dieta a los alumnos.

Pero el mayor éxito de Alicia y Fernando Alonso fue lograr que el ballet dejara de ser una actividad de élite y tocara el alma de la gente común. Hoy los teatros están siempre llenos y las entradas se revenden en el mercado negro a sobreprecio.

En el documental, llamado "Alicia Alonso", afirma que vivirá 200 años porque los jóvenes bailarines formados en la escuela y en la compañía la recordarán.

También estará presente en todos los que, gracias a ella, aprendieron a disfrutar del ballet.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.