Made in China: extranjeros falsificados

Atardecer en Pekín
Image caption Algunas empresas invitan a extranjeros para dar la imagen de compañías "globales".

Que en China se venden productos falsificados como programas de computador, DVDs y ropa, no es nada nuevo. Pero que exista demanda por "falsos extranjeros" es algo -por decir lo menos- insólito.

Si usted es blanco, de un país occidental y busca trabajo en China, algunas compañías pueden requerir sus servicios para convencer a sus trabajadores, clientes y consumidores de que son una empresa importante en el mundo globalizado.

Una pequeña empresa ubicada en un conjunto de viviendas sociales de Pekín encontró este nuevo nicho de mercado que consiste en venderle extranjeros a negocios locales.

La campaña publicitaria de la empresa en su sitio web le pregunta a los lectores: "¿Para qué gastar tiempo y dinero en sus colegas extranjeros en eventos y reuniones?

¿Por qué no nos deja que le encontremos un extranjero para que vaya a esos compromisos por usted?".

El falso ingeniero alemán

Image caption Lo que buscan es trabajar con hombres de piel clara y que parezcan profesionales. Aunque no hablen chino.

"Los extranjeros tienen que verse como profesionales y tener más de treinta años. Algunos ya tienen un empleo como trabajadores independientes o como actores y los llamamos para determinadas ocasiones", le dijo a la BBC Rebecca Tang, miembro de la empresa.

Tang dice que no los descubren.

Bueno, quizás no siempre. Aunque algunos se ven en aprietos.

Un australiano que vive en Shangai, que pidió no revelar su identidad, trabajó para como un falso ingeniero alemán para una empresa china que quería parecer una multinacional.

Él y un amigo participaron en una semana de seminarios para clientes y para algunos miembros de la misma empresa.

"Se puso un poco difícil cuando teníamos una presentación con 60 láminas en chino y nos pidieron que la tradujéramos. Dijimos que no hablábamos tan bien el chino y nos pidieron que la pusiéramos en el traductor de Google".

"En la empresa nos dijeron que daba igual si hacíamos la presentación en inglés o en alemán porque ninguno de los invitados entendería".

Lo importante, al fin y al cabo, era verse como profesionales occidentales de traje y corbata.

Ni una palabra de chino

Image caption Según las empresas es muy poco probable que a los falsos extranjeros los descubran.

Wu Tao, consultor ejecutivo de la empresa de estudios de opinión Gallup en China admite que ha usado extranjeros falsos en el pasado.

"Tenemos algunos extranjeros y de vez en cuando -especialmente cuando hay reuniones importantes- los invitamos sin importar si son expertos en el tema o si hablan una palabra en chino".

Tao dice que desde la perspectiva de un cliente, probablemente un rostro blanco o un extranjero representa conocimiento, experiencia o especialización.

En China, como en otras partes del mundo, parte de los negocios se hacen durante una comida.

¿Los descubren?

Uno podría pensar que en esas circunstancias el falso extranjero puede ser descubierto, pero Rebecca Tang cree que eso no ocurre porque la mayoría de los chinos no esperan mucho de esos encuentros en restaurantes.

"Los chinos van a esos encuentros sólo a comer y divertirse con los clientes. Una cara extranjera en la mesa se ve bien. Y la mayoría de las veces no los sorprenden".

Según el falso ingeniero alemán se puede aprender mucho de la experiencia.

"Fue como un curso intensivo para hacer negocios en China, algo que no aprenderías en una escuela de negocios y que realmente ayuda a entender a tu homólogo chino al hacer negocios".

Gallup asegura que dejó de usar extranjeros falsos con sus clientes. Una de las razones es que cada vez hay más extranjeros en China cada vez impresionan menos.

Contenido relacionado