Los costos del telescopio que sustituirá al Hubble se disparan

Telescopio espacial James Webb
Image caption El telescopio espacial James Webb, con un presupuesto más allá de las nubes.

La escala del retraso y el aumento desmedido de los costos de construcción del telescopio espacial James Webb (JWST en inglés) de la NASA, han sido abordados abiertamente por una comisión de expertos reunida para revisar el proyecto.

El grupo cree que el presupuesto final del sustituto del telescopio Hubble ascenderá a por lo menos menos US$6.500 millones y que será inaugurado posiblemente en septiembre de 2015.

Pero incluso esta evaluación es optimisma, afirma la comisión.

El jefe de la agencia espacial estadounidense reconoció que había habido una carencia de "coordinación de costos y rendimiento".

Charles Bolden solicitó una reorganización del proyecto y cambió a la directiva que se encontraba a su cargo.

Las estimaciones sobre el costo total de la construcción del JWST, su lanzamiento y operación se incrementaron de forma paulatina de US$3.500 a US$5000 millones a lo largo de los años.

Raíces del problema

De la misma forma que el costo, la planificación también se ha desviado de la idea original.

La reciente proyección de su lanzamiento para 2014 se ha puesto bajo escrutinio durante un tiempo.

La comisión de expertos dirigida por John Casani del Laboratorio de Propulsión a Chorro de Pasadena, California, cree que es poco realista.

El grupo se creó para estudiar las causas de las raíces del problema.

Encontró que el presupuesto inicial para el proyecto era insuficiente y estaba mal planeado en etapas y culpó a la directiva por fallar en detectar y afrontar la cuestión.

"Es un proyecto muy grande y complejo y realizar estimaciones con un nivel de precisión que no se ha realizado nunca es un trabajo duro", declaró Casani a los periodistas.

"Pero la cuestión de fondo es que nunca hubo suficiente dinero en el presupuesto para ejecutar el trabajo que era necesario".

La comisión, sin embargo, elogió el éxito técnico de la operación. Casani afirmó que la tecnología de JWST está en muy buenas condiciones.

Espejo gigante

Image caption El Hubble cumplió recientemente sus 20 años de vida.

El telescopio siempre fue considerado como un gran proyecto en el que embarcarse. Su principal espejo tiene 6,5 metros de diámetro, tres veces más ancho que el del Hubble.

El reflector gigante se colocará en una todavía más extensa área - del tamaño de una pista de tenis- a cubierto del sol.

La estructura protegerá el observatorio de la radiación del sol y de la Tierra.

Mientras que el Hubble contempla el universo más o menos en luz visible, JWST observará el cosmos a través de rayos de mayor longitud de onda, en el ámbito de los infrarrojos. Verá más allá en espacio, con más profundidad y más atrás en el tiempo, hasta el momento en que se produjo la población de las primeras estrellas.

Cuando finalmente sea construido se lanzará en la órbita europea Ariane 5 y se enviará a una posición de observación a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra.

Se espera que tenga una vida útil de 10 años, aunque su distancia de la Tierra supone que el telescopio no podrá ser revisado por astronautas, como ocurría en el caso del Hubble.

La comisión expresó diversas preocupaciones y afirma que es posible que el proyecto sufra más retrasos.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.