Francia: Sarkozy prepara cambios tras la renuncia de su gobierno

Nicolas Sarkozy (izq.) y François Fillon
Image caption La dimisión de Fillon es considerada una formalidad para permitir a Sarkozy la reforma de su gabinete.

El gobierno francés encabezado por el primer ministro François Fillon renunció este sábado, anunció la oficina del presidente Nicolas Sarkozy, que prepara una reforma del gabinete que sería clave para su futuro político.

"El presidente de la República aceptó esta dimisión y puso así fin a las funciones de François Fillon", indicó un comunicado del Palacio del Elíseo sobre la renuncia del gobierno en pleno.

Si bien la dimisión gubernamental es considerada una formalidad para permitir a Sarkozy la reforma del gabinete esperada desde hace meses en Francia, su anuncio un sábado a la noche fue una sorpresa para muchos.

Sarkozy deberá designar en las próximas horas un primer ministro antes de la nominación del nuevo gabinete, con el que intentará mejorar sus índices de popularidad de cara a las próximas elecciones presidenciales de 2012.

"Necesaria"

Image caption La oleada de protestas contra la reforma de las pensiones aumentó la presión para el cambio de gabinete.

Una posibilidad considerada por medios de información franceses es que Fillon, cuyo índice de popularidad es varios puntos superior al de Sarkozy, sea nombrado nuevamente en el cargo.

La continuidad de Fillon como primer ministro es esperada por varias fuentes gubernamentales y del partido gobernante Unión por un Movimiento Popular (UMP), de centro-derecha, según la agencia francesa de noticias AFP.

Sarkozy había anunciado en junio que remodelaría su gobierno después que se aprobara el aumento en la edad mínima de jubilación francesa de 60 a 62 años, una reforma esencial de su presidencia promulgada esta semana.

La oleada de protestas y críticas que generó esa reforma y algunos escándalos que salpicaron al gobierno, incluido el caso de la firma de cosméticos L’Oréal, aumentaron la presión para que se produjera el cambio de gabinete.

Lea: Caso L’Oréal: ministro niega acusaciones ante la policía

Uno de cada dos franceses consideraba esta semana "necesaria" una remodelación del gobierno, según una encuesta de LH2-Le Nouvel Observateur publicada el martes.

Cuestión de popularidad

Image caption Sarkozy se reunió este sábado con Fillon antes del anuncio de la dimisión de todo el gobierno.

La inminencia de una remodelación del gabinete francés había generado tensiones dentro del gobierno, con Fillon organizando lo que algunos medios calificaron como una revuelta para evitar perder su puesto.

Sarkozy se reunió este sábado con Fillon antes del anuncio de la dimisión de todo el gobierno.

Las encuestas señalan que buena parte de los franceses valoran el estilo sereno y austero de Fillon, que a menudo contrasta con la forma en que perciben al propio Sarkozy.

Una encuesta de IPSOS publicada el jueves ubicó a Sarkozy con apenas un 30% de apoyo de los franceses, el índice más bajo registrado por esa empresa desde que asumió en 2007, y un 66% de opiniones negativas.

La misma encuesta indicó que Fillon cuenta con un 43% de opiniones favorables. El primer ministro renunciante también cuenta con un importante respaldo en filas de la UMP.

A comienzos de mes, Fillon reivindicó públicamente lo que definió como "la continuidad de nuestra política reformista, porque no se gana nada con cambiar de rumbo en medio de la acción".

Uno de los que aspira a ocupar el cargo de Fillon es el hasta ahora ministro de Medio Ambiente, Jean Louis Borloo, con quien Sarkozy también se reunió este sábado.

Con la mira en 2012

Sarkozy deberá mejorar pronto su imagen a nivel local si aspira a tener posibilidades de ser reelecto en 2012.

La posibilidad de una derrota en esos comicios a manos de la oposición socialista ya genera inquietud en filas de la UMP.

La popularidad de Sarkozy es una de las más bajas que haya tenido un presidente de la Quinta República francesa.

Sin embargo, Federico Vacas, de la encuestadora IPSOS, recordó recientemente a BBC Mundo que el ex presidente Jacques Chirac llegó a tener un índice de aprobación del 29%, menor que el actual de su sucesor.

Sarkozy espera que la presidencia del G20 que acaba de iniciar y la remodelación del gobierno le permitan lanzar una suerte de resurrección política personal.

Analistas locales creen que el próximo gobierno francés será más compacto y con mayor peso de la UMP, para apelar así al respaldo de los votantes de Sarkozy decepcionados con su gestión.

El hasta ahora canciller, Bernard Kouchner, y el polémico ministro de Trabajo, Eric Woerth, investigado en el caso L’Oréal, son dos de los candidatos más firmes a ser reemplazados en la remodelación del gabinete.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.