Irak no quiere matar a Tariq Aziz

Tariq Aziz
Image caption Aziz era el ex canciller de Saddam Hussein.

El presidente de Irak, Jalal Talabani, rechazó este miércoles firmar la orden de ejecución de Tariq Aziz, el ex canciller de Saddam Hussein y la imagen internacional más visible de su gobierno.

Talabani le dijo al canal France 24 que no firmaría la orden ejecución debido a la avanzada edad del sentenciado y porque es un cristiano iraquí.

La decisión de castigar con la pena máxima al ex canciller era polémica, ya que tanto la Unión Europea, Rusia y el Vaticano habían pedido que no se implementara.

Pero además Irak se encuentra aún tratando de finiquitar el nuevo gobierno que liderará al país a más de ocho meses de sus elecciones.

Según Gabriel Gatehouse, corresponsal de la BBC en Bagdad, Talabani realmente no tiene autoridad para llevar adelante la ejecución de Aziz.

Yes que pese a haber sido reelecto en marzo, el presidente aún no ha sido juramentado debido a que fue apenas esta semana que los sectores políticos en el Parlamento lograr ponerse de acuerdo para formar gobierno.

"Talabani no tiene tampoco un vicepresidente o un ministro que pueda firmar la sentencia de muerte", explicó Gatehouse.

Sn embargo, aún con la autoridad necesaria, el mandatario iraquí se ha declarado en ocasiones anteriores en contra de la pena capital, aunque acotó que está dispuesto a respetar la voz del pueblo.

Lea también: Horca para el canciller de Saddam Hussein

La polémica de las condenas

La comunidad internacional también había denunciado en múltiples ocasiones las condenas del nuevo orden iraquí hacia los antiguos miembros del gobierno de Hussein.

Image caption Aziz se rindió al ejército de EE.UU. en 2003.

Algunas voces, como la Ziad Aziz, hijo del acusado, afirman que estas medidas son consecuencias del odio originado en los años de represión, y que tratan de eliminar el pasado de Irak con venganza.

La pena de muerte dejó de aplicarse brevemente en Irak luego de la invasión estadounidense en 2003; pero luego de año y medio se reanudó su uso.

Según Amnistía Internacional, desde agosto de 2004, cuando el gobierno interino la introdujo como castigo en los tribunales, unas 200 personas habrían sido ejecutadas por diferentes tipos de crímenes.

Entre los casos más sonados está el propio Hussein, su medio hermano Barzan al-Tikriti y el jefe del poder judicial antes de la llegada de los estadounidenses, Awad Hamed al-Bandar.

Y Aziz, de 74 años, fue condenado a muerte el pasado mes por un tribunal iraquí por la persecución a partidos religiosos en la década de los 80 y 90.

Cercano a Saddam

Aziz fue la cara y voz del gobierno de Hussein como Ministro de Exteriores, además de ser un asesor cercano del ex gobernante militar.

Luego de la primera Guerra del Golfo, Aziz se desempeñó como vice primer ministro, pero con su cabello blanco, sus gruesos anteojos y su gusto por los cigarros nunca dejo de ser la principal voz del régimen ante la comunidad internacional.

El único de los cristianos del gabinete de Saddam Hussein también se mantuvo fiel a éste hasta su rendición en 2003.

Y el ex viceprimer ministro ya ha sido condenado en dos ocasiones. La primera de ellas en marzo de 2009 le otorgó 15 años de cárcel por el asesinato, en 1992, de 42 comerciantes acusados de especulación.

La segunda fue en agosto de 2009 donde fue condenado a siete años más de prisión por su participación en el desplazamiento forzoso de las poblaciones kurdas de Irak durante la década de los 80.

El acusado dice encontrarse seriamente débil de salud, al haber sufrido un infarto, desde su encarcelamiento en 2003.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.