¿Tenemos un aborto? Usted decide

Blog del aborto
Image caption Esta es la interrogante que se presentan Pete y Alisha Arnold.

¿Nacer o no nacer? ¡Ayúdenos a decidir! Este es el llamado que hace una pareja estadounidense a través de un blog en internet sobre si continúan el embarazo o se someten a un aborto. Y su ejercicio de participación ha desatado una enorme polémica en internet.

Pete y Alisha Arnold tienen 30 años, están casados, pero no están seguros de querer ser padres.

Por eso han creado una votación, donde le piden al público que los ayude a decidir, aunque aseguran que luego tomarán su propia decisión.

Alisha tiene 17 semanas de embarazo y, según dice la pareja en su blog, www.birthornot.com, tienen hasta el 9 de diciembre para tomar una decisión sobre si someterse o no a un aborto.

Ese es el último día en que esta opción sería legal en el estado de Minneapolis, EE.UU., donde reside la pareja y donde el procedimiento es legal hasta las 20 semanas de gestación.

"Esta votación se mantendrá abierta hasta dos días antes, para permitir el procedimiento si así se decide. Por primera vez, tu voto sobre el tema del aborto puede marcar una diferencia", insiste la pareja en su página de internet.

Privacidad en tiempos de internet

Image caption En la página de internet los usuarios pueden votar si la pareja se deja el embarazo o se somete a un aborto.

La polémica tiene múltiples aristas. En primer lugar, ha contado con el rechazo de los llamados grupos pro-vida, que de plano se oponen al aborto.

Pero otros expresan su desacuerdo con hacer pública una decisión personal.

Según el blogger de tecnología de BBC Mundo, David Cuen, "la explosión de las redes sociales está marcando una nueva frontera entre la esfera de lo público y lo privado que cada vez es más borrosa".

"Al compartir cada vez mas información personal en internet, la vida privada es cada vez más parte del dominio público", afirma el especialista. "Lo interesante será ver qué nuevas normas sociales y legales van apareciendo para guiar cómo manejarse en situaciones de esta naturaleza dónde la gente se definirá a partir de su experiencia social en internet", concluye.

¿Democracia?

El feto, actualmente de 17 semanas, goza de perfecta salud y tiene hasta un apodo, "Wiggles".

El público ha podido seguir el crecimiento y desarrollo de "Wiggles" a través de imágenes de ultrasonido que ha hecho pública la pareja. Alisha escribió en su blog que teme que "la presión de los malabares de la maternidad y el trabajo podría hacer que tenga un ataque de nervios".

Su solución al dilema fue la creación de una consulta pública, que según la pareja está sustentada en las mejores tradiciones de la democracia estadounidense.

"El voto es una parte tan integral de la identidad estadounidense", afirman en su blog.

Opiniones encontradas

Image caption Este es Wiggles a las 16 semanas, según una imagen de ultrasonido publicada en el sitio de internet.

Pete y Alisha, que han estado casados durante nueve años, trabajan en la industria de la computación y ambos son bloggers activos.

Han sufrido dos abortos espontáneos en los últimos diez meses. A pesar de quedar embarazada por tercera vez, la pareja dijo que no estar segura de si querían el hijo.

Algunos afirman que el sitio web es un truco de la publicidad pro-vida, la pareja lo ha negado enérgicamente, y han dicho en varias entrevistas a medios estadounidenses que creen en el derecho de la mujer a elegir.

Hasta el momento de escribir este artículo, unas 3500 personas habían votado, y el 56,3% había votado a favor de mantener el embarazo.

El sitio ha recibido cientos de comentarios de personas a favor y en contra del aborto. Pero muchos han cuestionado la idea de hacer pública una decisión que debe ser íntima de la pareja.

Uno de los usuario anónimo escribió: "Si ustedes son tan tontos como para dejar que los extraños al azar en internet decidan el destino de su familia, entonces ciertamente no son lo suficientemente maduros para ser padres. Ustedes necesitan ayuda profesional".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.