"El DREAM Act es la única ley que me puede ayudar"

José Salcedo, en la Universidad de Miami Dade.
Image caption Salcedo confesó su situación migratoria en una conferencia ante sus compañeros.

"Esta es la primera vez que hablo en público diciéndole a la multitud que soy indocumentado". Con estas palabras, José Salcedo, un líder estudiantil colombiano de 19 años, confesó en una conferencia ante sus compañeros que no tiene papeles para estar de forma legal en Estados Unidos.

Salcedo, que es presidente de la asociación de estudiantes del campus Interamericano del Miami Dade College (MDC), decidió esta semana dejar el miedo que le ha perseguido en los últimos 10 años para "salir de la sombra" y reivindicar la importancia de que el Congreso apruebe el DREAM Act, un proyecto que legarizaría la situación de los estudiantes que, como él, llegaron al país de forma irregular cuando eran menores.

"Lo dije movido por la fortaleza que tengo. Quería inspirar a los demás para que vean el ejemplo que estoy dando para salir de la sombra y que no tengan miedo", afirmó el estudiante de Derecho Internacional en entrevista con BBC Mundo.

José Salcedo llegó a Miami con nueve años junto a su madre huyendo de la difícil situación que vivían en su ciudad natal, Bogotá, donde su familia era dueña de un comercio y tenía que "pagar protección" a los paramilitares a cambio de seguridad.

"Pero llegó el día en que mi mamá dijo que no pagaba más y ese día le dijeron que si no pagaba le iban a secuestrar a su hijo menor que era yo. Entonces, vinimos para acá y comenzamos otra vida", explicó.

De Bogotá a Miami

Y lo que, aparentemente, comenzó como un traslado temporal, acabó convirtiéndose en el hogar de José. Sin embargo, nunca pudo regularizar su situación ya que les rechazaron su petición de asilo y su madre no tenía dinero para recurrir esa decisión en los juzgados.

"Pasaban los años, yo iba a la escuela pero no preguntaba nada. Veía que mi mamá iba a un abogado pero yo era muy chico y no pregunté hasta que en el penúltimo grado de secundaria una universidad muy prestigiosa de la Florida me dijo que ninguna universidad del estado me iba a aceptar (por ser indocumentado). Eso me destruyó", recuerda.

En contra de esa predicción, Salcedo consiguió entrar en la MDC, que es la única universidad de Miami que tiene la política de "puertas abiertas" (Open Doors Policy), es decir que no pide a los estudiantes extranjeros documentos sobre su estatus migratorio.

No obstante, quienes no tienen residencia legal en el país son considerados estudiantes internacionales y deben pagar "cuatro ó cinco veces más" que los estadounidenses y los residentes, aseguró el colombiano.

Salcedo confiesa que, si se aprueba el DREAM Act, le gustaría entrar a las Fuerzas Armadas para "devolverle algo" al país que le dio "la libertad" de la que disfruta. Además se siente atraído por la política por lo que sueña con meterse en ese campo para ser algún día alcalde de Miami.

Pero si el proyecto de ley no se aprueba, no podría continuar su carrera profesional en EE.UU.

La esperanza del DREAM Act

Image caption Salcedo estudia Derecho Internacional en la Universidad de Miami.

Por eso, el estudiante ha emprendido una cruzada para que el proyecto de ley vea luz verde y está informando a sus compañeros de cómo puede afectar a los que están en su misma situación.

"Muchos no les dicen que son indocumentados ni a sus amigos o novios por miedo o vergüenza", señaló.

Pese a que no hay datos oficiales, Salcedo sostiene que cada año en la escuela secundaria se gradúan 65.000 estudiantes en su misma situación de los que sólo uno de cada 20 puede ir a la universidad.

"Abogo por el DREAM Act porque es la única ley que me puede ayudar. No quiero ser como otra gente que se casa (para legalizar su situación) porque no es lo debido", afirmó.

Y con las señales positivas que ha mandado Washington en los últimos días para los menores y jóvenes que están en su misma situación, el colombiano ve más cerca la aprobación del proyecto.

"Ahora que el presidente (Barack) Obama está apoyándonos me da esperanza otra vez", sostuvo en relación a la promesa que le hizo el mandatario a un grupo de legisladores hispanos de que cabildearía para la aprobación de la norma.

Por el contrario, Salcedo rechaza las declaraciones de quienes se oponen a la aprobación de la norma alegando que serían beneficiados los estudiantes que entraron de forma ilegal al país y sostiene que no pueden comparar su situación con la de un ladrón o un criminal.

"Si vienen detrás de mi, demostrarán que no es a los criminales a quienes están persiguiendo", concluyó.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.