Las ruinas de Pompeya continúan derrumbándose

Muro colapsado
Image caption El 6 de noviembre se derrumbó la Casa de los Gladiadores.

Las ruinas de Pompeya son una de las mayores atracciones turísticas de Italia, pero puede que no por mucho tiempo.

Uno de los muros del patio de la Casa del Moralista se derrumbó tras las abundantes lluvias registradas en la zona.

El desplome del muro, de siete metros de longitud, sigue al derrumbe total de la Casa de los Gladiadores, ocurrido el pasado 6 de noviembre.

En esa ocasión provocó críticas internacionales contra el gobierno de Silvio Berlusconi por fracasar a la hora de proteger sus reliquias arqueológicas.

El derrumbe también fue utilizado por los oponentes políticos de Berlusconi, para quienes el desastre representa la decadencia física y moral de la sociedad bajo su liderazgo.

Incluso llevó al Partido Demócrata, el mayor en la oposición, a presentar una moción de censura contra el ministro de Cultura italiano, Sandro Bondi, quien en una comparecencia ante el Parlamento aseguró que el desplome fue causado por las fuertes lluvias registradas en la zona, que debilitaron los cimientos de la casa, construida en piedra en el año 62 d.C.

Pompeya fue sepultada por una erupción volcánica en el año 79 después de Cristo y no fue redescubierta hasta el siglo 18.

El material volcánico conservó muchos de los edificios, murales, platería, mosaicos y otros artefactos de la ciudad.

Recorte de fondos

El daño hecho en el nuevo derrumbe está siendo analizado por los expertos.

Image caption Pompeya es una de las principales atracciones turísticas de Italia.

Luisa Bossa, diputada del Partido Demócrata dijo que "aunque el muro mismo no es "de gran valor", demuestra "la condición en la que se encuentra una de las áreas arqueológicas más importantes del mundo".

El gobierno anunció la creación de una fundación para manejar con más cuidado las ruinas de Pompeya y hacer un uso mejor de los US$70 millones generados por el turismo cada año.

No obstante el ejecutivo enfrenta más críticas por recortar los fondos destinados al Departamento de Cultura como parte de las medidas de austeridad impuestas.

Hace dos años el gobierno declaró un estado de emergencia en un intento de salvar las ruinas y asignó fondos adicionales con ese propósito.

Pero a pesar de ello la zona continuó deteriorándose.

En diciembre, Silvio Berlusconi será sometido a un voto de censura en ambas cámaras del Parlamento e incidentes como los de Pompeya están siendo utilizados para ampliar el debate para desafiar su idoneidad para el puesto de primer ministro.