Última actualización: Jueves, 9 de diciembre de 2010

Cancún: Correa busca donantes para su plan de dejar petróleo bajo tierra

El presidente de Ecuador planta un árbol en Cancún como parte de una campaña ecologista.

Correa le dijo a BBC Mundo que los próximos seis meses son decisivos para el éxito de su proyecto.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, relanzó el miércoles en la cumbre de Cancún uno de los planes más ambiciosos para reducir las emisiones de gases contaminantes que han surgido en América Latina.

Otra vez pidió dinero a la comunidad internacional para el proyecto Yasuní-ITT, al que llamó "uno de los proyectos emblemáticos del gobierno".

En los últimos años, el proyecto ha recibido una enorme promoción en el mundo, pero poco apoyo financiero. Su misión es recaudar US$3.600 millones en los próximos 13 años a cambio de que Ecuador mantenga más de 800 millones de barriles de petróleo sin explotar en la selva amazónica.

Por ahora, el gobierno afirma que ha conseguido alrededor de US$2 millones, que según los críticos es un pobre resultado para semejante esfuerzo. España, Italia y una región de Bélgica han hecho contribuciones.

El proyecto tiene el ambicioso objetivo de alcanzar los US$100 millones antes del fin de 2011. En respuesta a una pregunta de BBC Mundo, el presidente Correa afirmó que haría una primera evaluación en junio, al final de lo que considera "el período decisivo de los próximos seis meses".

"Es algo en lo que realmente hemos puesto muchas esperanzas", dijo Correa. "Pero insisto: tampoco vamos a ser tontos útiles de nadie. Si no hay corresponsabilidad de la comunidad internacional tendremos que explotar con toda responsabilidad ambiental y social ese petróleo".

clic Lea también: "Se acaba el tiempo para salvar el planeta"

Dinero a cambio de preservar el bosque

Parque de Yasuní, en Ecuador.

Ecuador asegura que podría recibir US$7.200 si vendieses el petróleo.

En agosto, el gobierno firmó un acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para establecer un fideicomiso que canalice los aportes internacionales. En ese momento, el gobierno lo describió como "el acta de nacimiento verdadero de Yasuní-ITT".

El presidente Correa también presentó la idea de las "ENEs" (Emisiones Netas Evitadas), a través de las cuales los países recibirían dinero no solo por dejar de extraer petróleo sino por mantener intactos los bosques y el carbono que hay en ellos.

Una de las críticas al proyecto Yasuní en el pasado ha sido que importantes países exportadores de petróleo como Arabia Saudita podrían seguir el ejemplo de Ecuador y pedir dinero a la comunidad internacional a cambio de dejarlo bajo tierra.

clic Lea también: Lo que dicen los países latinoamericanos en Cancún

Correa dijo que existiría una manera diferenciada de calcular los pagos que un país recibe como resultados de los ENEs basada, en parte, en la riqueza de ese país.

Su gobierno calcula que dejar el petróleo en el parque nacional de Yasuní le ahorraría a Ecuador más de 400 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono.

También asegura que Ecuador podría recibir US$7.200 millones si vendiese el petróleo.

Los US$3.600 millones queridos por Quito son la mitad de ese monto, ya que el propio Ecuador "contribuiría" con la otra mitad.

El clima en la cumbre de Cancún

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.