Última actualización: Miércoles, 15 de diciembre de 2010

Preocupación en EE.UU. por casos de latinos que se unen al Islam radical

Antonio Martinez, acusado de participar en un complot contra un centro militar en Estados Unidos.

El caso de Martinez no es el único en el que un hispano es acusado de estar vinculado al extremismo islamista.

El arresto reciente de un hispano acusado de participar en un complot contra un centro militar en Estados Unidos ha llamado la atención de las autoridades de ese país ante un nuevo caso de latinos supuestamente asociados al Islam radical.

Según el Buró Federal de Investigaciones (FBI), Antonio Martínez, un ciudadano naturalizado de 21 años originario de Nicaragua, planificaba un ataque con explosivos contra un centro de reclutamiento militar en la ciudad de Catonsville, en el estado de Maryland.

Agentes encubiertos del FBI le siguieron la pista durante meses a Martínez, quien también pasaba por el nombre de Muhammad Hussain, y hasta le proveyeron explosivos falsos para que concretara su plan.

Martínez fue detenido el 8 de diciembre después de que presionara las teclas de un teléfono celular para detonar la inofensiva bomba mientras se encontraba estacionado dentro de una camioneta frente al establecimiento militar, informó el FBI.

El hispano fue acusado de intentar asesinar a funcionarios y empleados federales mediante el uso de un arma de destrucción masiva.

De acuerdo con la acusación en su contra, el pasado 29 de septiembre el joven publicó un mensaje en su cuenta de Facebook en el que lanzó un llamado a la violencia para detener la opresión contra los musulmanes.

Casos prominentes

El apresamiento de Martínez se suma a una serie de casos en donde estadounidenses de origen hispano han sido asociados con el extremismo islamista.

Entre los más destacados figura José Padilla, un pandillero convertido al Islam que desde 2008 cumple una pena de 17 años de prisión por formar parte de una célula de apoyo a la red al-Qaeda. Su juicio ha sido uno de los más sonados en EE.UU. desde que se inició la llamada "guerra al terrorismo", tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Lo que creo que está ocurriendo es que al-Qaeda está buscando personas con pasaportes de EE.UU. y que pertenecen a minorías

Elena Mastors, Universidad de Washington State

Otros latinos vinculados a al-Qaeda son Daniel Maldonado, uno de los primeros ciudadanos estadounidenses en pasar a integrar el grupo extremista en Somalia, y Bryant Neal Viñas, residente de Long Island, en el estado de Nueva York.

Viñas ha estado cooperando desde 2009 con las autoridades estadounidenses, tras declararse culpable de los cargos de conspirar para asesinar a ciudadanos estadounidenses, proveer material de apoyo a al-Qaeda y proporcionar "asesoría y asistencia" en la planificación de un atentado al sistema ferroviario de Long Island.

Según oficiales relacionados con el caso de Viñas, la información que ha suministrado sobre al-Qaeda ha resultado muy valiosa.

Vulnerabilidad hispana

A las autoridades de seguridad de EE.UU. les ha llamado la atención la aparente vulnerabilidad de algunos hispanos ante los intentos de reclutamiento de parte de grupos extremistas musulmanes.

Para estas agrupaciones, los hispanos con pasaporte de EE.UU. les pueden ser útiles porque pueden trasladarse fácilmente sin causar sospechas, indicaron expertos en seguridad.

"Al gobierno de EE.UU. le preocupa que cualquier persona en este país se radicalice con creencias extremistas y actúe en base a esas creencias para tratar de crear violencia", dijo a BBC Mundo Dean Boyd, portavoz de la división de Seguridad Nacional del departamento de Justicia.

Al gobierno de EE.UU. le preocupa que cualquier persona en este país se radicalice con creencias extremistas y actúe en base a esas creencias para tratar de crear violencia

Dean Boyd, Departamento de Justicia

Boyd advirtió que esa preocupación "no se limita a ninguna raza en particular, nacionalidad o tema religioso".

Pero la experta en seguridad Elena Mastors consideró que los casos de latinos involucrados en actividades de extremistas se han convertido en un tema preocupante, aunque no lo suficientemente serio como para causar alarma.

Las autoridades de EE.UU. "están intentando observar de cerca a una población para detectar su vulnerabilidad y determinar si constituye un problema" declaró a BBC Mundo Mastors, miembro de la junta directiva del Instituto para el Estudio de Conflictos Intercomunales de la Universidad Washington State con sede en Seattle.

"Lo que creo que está ocurriendo es que al-Qaeda está buscando personas con pasaportes de EE.UU. y que pertenecen a minorías", añadió Mastors, quien ha servido en la Agencia de Inteligencia de Defensa (DIA por sus siglas en inglés) que coordina la inteligencia militar para el Péntagono.

La experta en seguridad considera que el problema con los hispanos es un tema de reclutamiento y cómo resuena entre los latinos el mensaje que envían grupos extremistas como al-Qaeda.

"También hay que determinar el por qué estas personas se sienten motivadas a convertirse", añadió Mastors.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.