Testimonios desde El Cairo

Manifestante en Egipto Derechos de autor de la imagen Reuters

Las protestas se han intensificado en todo Egipto, mientras que la policía se enfrenta a miles de manifestantes que exigen la dimisión del presidente Hosni Mubarak en varias ciudades.

Varios lectores en Egipto enviaron a la BBC sus relatos de cómo los afecta la situación en El Cairo, donde la policía ha utilizado gases lacrimógenos y cañones de agua para dispersar a la multitud, que a su vez responde lanzando piedras.

Heba, de El Cairo

"Vivo en un edificio con vista a toda la ciudad. Hay una gran multitud y quizás más de 1.000 personas están marchando.

No he visto ninguna escena de violencia, pero la policía ha usado un poco de gas lacrimógeno y puedo ver el humo negro detrás del edificio donde vivo. También puedo oír mucho de lo que sucede.

No he podido salir de casa porque mi madre es una anciana.

Cuando la policía empezó a usar gas lacrimógeno, el humo entró a nuestro departamento, lo que me hizo llorar los ojos y me quemó la nariz, haciéndome difícil respirar.

Todo el mundo está cantando y hay un coro masivo de personas que piden el cambio.

El aspecto más interesante de la manifestación es el hecho de que todo tipo de personas están saliendo a las calles. Personas de diferentes clases sociales y orígenes diferentes -se trata de un momento muy poco frecuente en Egipto.

En el pasado, sólo los alienados considerarían protestar. Ahora todo el mundo, incluso aquellos con un interés personal en el régimen, están en las calles. Nunca antes había visto algo así".

Amin Yasmine, El Cairo

"Yo estoy atrincherado en mi casa, con miedo a aventurarme.

Los gases lacrimógenos utilizados por la policía han llegado a nuestro hogar.

Mi familia y yo nos estamos ahogando por el humo.

Mis amigos que viven cerca de la plaza Tahrir dicen que la policía se ha visto sobrepasada totalmente por las manifestaciones y en algunas partes de la ciudad han visto a la gente romper los cercos.

La represión policial ha sido muy brutal.

Participé en las manifestaciones en el primer día pero tuve que retirarme cuando la policía comenzó a disparar gases lacrimógenos contra la multitud.

Además, hay un apagón informativo. Estoy confiando en que mis amigos y familiares dispersos por la ciudad me proporcionen la información más reciente.

Aquí todo el mundo está ansioso por el futuro. Yo tengo sentimientos encontrados.

La gente tiene miedo, aprensión, está harta con el régimen actual. Pero en general estoy muy orgulloso de mis compañeros egipcios".

"Muna" (no es su verdadero nombre), El Cairo

"Yo estoy cerca del puente 6 de octubre, donde cientos de manifestantes han chocado con la policía durante el último par de horas.

La policía ha disparado muchos gases lacrimógenos contra la multitud para intentar evitar que cruce y continúe hacia la plaza Tahrir.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las protestas y los choques con la policía se llevan a cabo desde el martes.

La multitud se mantiene dispersa en las calles laterales, luego regresa y se reune con más resistencia y enfrenta más rondas de gas lacrimógeno.

He cerrado mis ventanas por completo y mi familia y yo estamos atrapados en el interior.

Estoy preocupado por la gente de ambas partes cuando miro afuera —tanto la policía como los manifestantes. No he visto ningun lesionado hasta ahora, pero por supuesto no sé si esto va a empeorar.

También estoy preocupado por mis amigos que están protestando en las calles.

No puedo comunicar con ellos porque todos sus celulares están apagados. Gracias a Dios nuestro teléfono fijo sigue funcionando pero no estamos seguros por cuánto tiempo más".

Malek, El Cairo

"La gente en Egipto está en estado de sitio.

Primero, el régimen de Mubarak prohibió Facebook, Twitter y otros sitios populares. Ahora internet está completamente bloqueado.

El gobierno también bloqueó tres redes de telefonía móvil.

Y nosotros hemos escuchado que incluso los teléfonos fijos serían cortados para prevenir que cualquier agencia de noticias siga lo que está sucediendo.

Nos sentimos como si estuviéramos encerrados en una habitación a oscuras, sin conexión con el mundo exterior".

Contenido relacionado