Última actualización: Lunes, 31 de enero de 2011

Páncreas artificial para embarazadas diabéticas

Científicos en el Reino Unido están probando un páncreas artificial para embarazadas con diabetes tipo 1 que, dicen, podría salvar la vida de muchas mujeres y mejorar sustancialmente la salud de sus bebés.

Embarazada inyectándose insulina

Para las mujeres con diabetes 1 el embarazo es particularmente difícil.

Y es que cuando una mujer sufre diabetes, los cambios hormonales durante el embarazo dificultan la regulación de los niveles de glucosa -ázucar- en la sangre, lo cual puede tener consecuencias perjudiciales tanto para la madre como para el bebé.

Pero la nueva investigación llevada a cabo en la Universidad de Cambridge, Inglaterra, demuestra que el páncreas artificial puede ayudar a mantener la glucosa a niveles normales.

Los científicos, que publicaron el estudio en Diabetes Care, la revista de la Asociación Estadounidense de Diabetes, afirman que el avance ayudará a estas mujeres a llevar a cabo un embarazo seguro.

Temores en el embarazo

Las personas con diabetes tipo 1, que es la forma menos común de la enfermedad, no pueden producir insulina, la hormona responsable de regular los niveles de glucosa en la sangre.

La enfermedad, que puede ser letal, a menudo comienza en la niñez o adolescencia y los pacientes deben controlarla con inyecciones de insulina y dieta.

Pero durante el embarazo esto se complica porque las diferencias en los niveles de glucosa en la sangre son mucho más reducidas. Y la escala de niveles altos o bajos que pueden estar bien para un adulto pueden dañar al feto.

Los niveles altos de glucosa incrementan el riesgo de malformación congénita en el feto, nacimiento muerto, muerte en los primeros días de vida, parto prematuro, macrosomia (bebés demasiado grandes) y hospitalización del neonato

Dra. Hellen Murphy

Tal como explica a la BBC la doctora Helen Murphy, quien dirigió el estudio en los Laboratorios de Investigación Médica de Cambridge, "la mitad de los bebés que nacen de madres con diabetes tipo 1 tienen sobrepeso o son obesos al nacer, debido al exceso de azúcar en la sangre".

Un estudio anterior con embarazadas en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte mostró que la tasa de nacimientos de bebés muertos o que morían en la primera semana de vida es cuatro veces más alta en las mujeres con diabetes tipo 1, que afecta a 32 de cada 1.000 embarazos.

El embarazo también puede ser peligroso para la madre, que puede sufrir una baja peligrosa en los niveles de glucosa o no darse cuenta de los signos de alerta de un ataque hipoglucémico, potencialmente fatal.

Durante el embarazo, las mujeres con diabetes 1 pasan 10 horas cada día con niveles de glucosa que están fuera de los límites recomendados.

Avance "prometedor"

Los científicos de Cambridge colocaron el páncreas artificial a 10 mujeres con la enfermedad.

El dispositivo consiste de un sensor que vigila contínuamente los niveles de glucosa y que envía los datos a una computadora que, a su vez, informa a una bomba de insulina qué cantidad de la hormona debe inyectar.

Inyección de insulina

Las personas con diabetes 1 no pueden producir insulina.

El estudio mostró que las mujeres lograron mantener niveles normales de glucosa.

Según la doctora Murphy "para las mujeres con diabetes 1 el control de la enfermedad es particularmente difícil durante el embarazo debido a los cambios hormonales y fisiológicos".

"Los niveles altos de glucosa incrementan el riesgo de malformación congénita en el feto, nacimiento muerto, muerte en los primeros días de vida, parto prematuro, macrosomía (bebés demasiado grandes) y hospitalización del neonato".

"Así que descubrir que un páncreas artificial puede ayudar a mantener niveles casi normales de glucosa en estas mujeres es muy prometedor".

La investigadora agrega, sin embargo, que probablemente las pacientes necesitarán atención médica antes del embarazo para reducir el número de nacimientos muertos o muerte del neonato.

El doctor Ian Frame, director de investigación de la organización Diabetes Uk, expresa que "aunque la investigación todavía está en sus primeras etapas, el avance, financiado por nuestros donantes, es muy emocionante y tiene un enorme potencial para lograr que el embarazo sea mucho más seguro para las mujeres con diabetes tipo 1 y sus bebés".

"Ahora necesitamos ampliar este estudio, probar a un número más grande de embarazadas y posteriormente sacar al dispositivo del hospital y llevarlo al hogar de las pacientes".

Los científicos dicen que ya demostraron que el concepto funciona y ahora planean llevar a cabo ensayos clínicos en los hogares de las mujeres a fines de este año.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.