Un Super Bowl de mucha tradición

Una imagen del trofeo del Super Bowl con el reflejo de aficionados caminando en la nieve. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Las nevadas en Texas han causado problemas en el estadio donde se jugará el Super Tazón.

El Super Bowl (o Super Tazón) es el evento deportivo más importante del año para los amantes del fútbol americano. Y en su edición 45 a jugarse este domingo los protagonistas serán dos de los equipos con más tradición: los Acereros de Pittsburgh y los Empacadores de Green Bay.

Se espera que este año el evento atraiga más de 106 millones de espectadores sólo en Estados Unidos y cerca de 125 millones a nivel mundial, convirtiéndolo en uno de los espectáculos con más audiencia internacional.

Eventos como la final de la Copa del Mundo o de la Liga de Campeones de Europa registran más público a nivel mundial. El Super Bowl, sin embargo, es muy popular en EE.UU., México y Canadá.

La expectación ha aumentado porque en esta ocasión se enfrentan dos equipos que suman más títulos -Pittsburgh ha ganado el Super Tazón seis veces, Green Bay tres- que cualquier otra pareja de finalistas de dicho deporte.

Además en sus últimos 27 encuentros el balance es muy cerrado con 14 victorias para los Acereros y 13 para los Empacadores. Sin embargo, Pittsburgh ha salido avante en siete de sus últimos nueve enfrentamientos.

¿Experiencia o brillo?

Derechos de autor de la imagen RTV
Image caption Los mariscales de campo tendrán la responsabilidad de encabezar la ofensiva de sus equipos.

Para muchos analistas, una de las claves para triunfar en la final del fútbol americano es la experiencia. Si éste fuera el caso, los Acereros tendrían ventaja.

Los campeones de la Conferencia Americana no sólo han ganado más encuentros del Super Bowl que ningún otro equipo, sino que además dos de ellos han ocurrido en los últimos seis años. En su escuadra titular hay 25 jugadores con experiencia en este tipo de juegos, frente a sólo dos de Green Bay.

Los Empacadores -campeones de la Conferencia Nacional- no han acudido a un Super Tazón en los últimos 13 años.

Pittsburgh jugará su octava final este domingo y espera conseguir su séptimo trofeo Vince Lombardi -el nombre de un ícono de Green Bay- a costa de unos Empacadores que han llegado cuatro veces al gran juego y lo han ganado en tres ocasiones.

Una parte fundamental de esa experiencia provendrá de su mariscal de campo (quarterback, en inglés) Ben Roethlisberger, quien ha guiado a su equipo a dos campeonatos de liga contra Seattle y Arizona, respectivamente.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los aficionados de ambos equipos suelen expresar su pasión por sus emblemas.

El estilo del llamado "Big Ben" no es el más bonito de la NFL ni el que consigue el mayor número de yardas por pase, pero es uno que "cumple la tarea", en sus propias palabras.

Roesthlisberger es un jugador "duro" que consigue escaparse de las manos de los defensores, ganando así más tiempo para elaborar las jugadas clave.

Del otro lado del terrreno, los Empacadores de Green Bay confían en obtener la victoria luciendo el brillo y la espectacularidad que los ha caracterizado en las últimas semanas.

No eran los favoritos para llegar al Super Tazón y, sin embargo, dejaron en el camino a rivales complicados usando una impresionante ofensiva que no había deslumbrado tanto en la temporada regular.

Su actual mariscal de campo, Aaron Rodgers, logró emerger de la sombra del antiguo ídolo de los Empacadores, Brett Favre, para comandar el equipo desde 2008. Tiene precisión en sus envíos y gran energía para engañar a los rivales.

A Green Bay se le considera el equipo del momento y según los apostadores de Las Vegas son favoritos por 2,5 puntos.

Poder defensivo

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Troy Polamalu, de Pittsburgh, fue nombrado el jugador defensivo del año.

Pero más allá de las estadísticas, ambos equipos comparten un denominador común: una férrea defensiva.

Pittsburgh terminó la temporada como la mejor defensiva, seguido justamente de Green Bay. El primero sólo permitió 14,5 puntos por partido, el segundo 15.

Según los números los Acereros son la mejor defensa contra la carrera y la número 12 contra el pase. Los Empacadores son la quinta mejor defensa contra los envíos aéreos y la número 18 contra el ataque terrestre.

En sus filas cada equipo cuenta con el mejor jugador defensivo de sus respectivas conferencias: Troy Polamalu, el defensivo profundo de Pittsburgh y Clay Matthews, el apoyador de los Empacadores.

Pero Polamalu recibió además el premio de la agencia AP al "Mejor Jugador Defensivo del Año", tras lograr siete intercepciones en la temporada regular.

Además de sus características defensivas, ambos equipos cuentan con buenos jugadores al ataque.

Green Bay tiene un par de buenos receptores en Greg Jennings y Donald Driver, en tanto que Pittsburgh lucirá a su corredor Rashard Mendenhall.

Este domingo, a las 5:30 pm -hora de Dallas, Texas- ambos equipos saltaran al llamado "emparrillado" para aumentar su cosecha de títulos y demostrar por qué son dos de los contendientes con más tradición en la NFL.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.