Última actualización: Jueves, 10 de febrero de 2011

Egipto: arrecian las denuncias contra los militares

Militar detiene a partidario de Mubarak

Los militares aparentan limitarse a separar a los partidarios y detractores de Mubarak.

Las denuncias por supuestos abusos a manos de los militares en Egipto han generado dudas sobre la declarada neutralidad del ejército en las protestas contra el presidente, Hosni Mubarak.

Hasta ahora, la institución más respetada por los egipcios también había sido presentada por periodistas y analistas internacionales como un árbitro que se limitaba a interponerse entre los partidarios y detractores de Mubarak.

"El Ejército permanece neutral, protegiendo tanto el palacio de Mubarak como a los revolucionarios de la plaza Tahrir", escribió, por ejemplo, el periodista Thomas L. Friedman en su columna del diario estadounidense The New York Times.

Y es que aunque las denuncias por violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad se producen todos los días, casi siempre se ha dado por sentado que estas son cosa de la policía.

Ahora, recientes revelaciones sugieren que no es imposible que también los soldados estén jugando un papel en la sombra a favor de la aparente estrategia de Mubarak de ganar tiempo. Con violaciones de los derechos humanos incluidas.

Denuncias contra los militares

"Al menos 119 personas han sido arbitrariamente detenidas desde que el Ejército fue desplegado la noche del 28 de enero, y al menos en cinco casos fueron torturados", denunció la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

Militares saludados

La cúpula militar advirtió que no dispararían a los manifestantes. Estos los recibieron con flores.

El vicedirector de HRW para Oriente Medio, Joe Stork, dijo además que "los arrestos por parte de militares de periodistas, defensores de los derechos humanos y jóvenes activistas parecen un intento de intimidar a los informantes y debilitar el apoyo a la protesta en la plaza Tahrir".

El diario británico The Guardian va más lejos: este jueves denuncia que "los militares han detenido en secreto a cientos y posiblemente miles de opositores" desde el inicio de las protestas.

El periódico afirma haber hablado con detenidos que denuncian torturas por parte de oficiales del Ejército en lo que considera que "parece una campaña orquestada de intimidación".

Además, aunque asegura que la mayoría ha sido liberada, calcula en cientos quienes permanecen desaparecidos a manos de las Fuerzas Armadas.

The Guardian cita a un joven egipcio que denuncia que fue detenido y maltratado por militares que lo pararon cuando se disponía a sumarse a las protestas.

"Uno me habló y me acusó de trabajar para enemigos extranjeros. Otros soldados se me abalanzaron y me comenzaron a golpear con las armas", es su testimonio.

El ejército egipcio aún no se ha pronunciado sobre las acusaciones.

¿Ley Marcial?

Por lo pronto, Human Rights Watch llamó al Ejecutivo a ordenar a la Policía Militar, oficiales de las Fuerzas Armadas y al resto de organizaciones de seguridad a "dejar de arrestar periodistas, activistas y manifestantes arbitrariamente".

Soldados frente a las pirámides

La mayoría de los denunciantes no permanecían detenidos más de 24 horas.

Y bajo la presión de los manifestantes, el gobierno se ha declarado dispuesto a considerar el levantamiento de las leyes de emergencia vigentes desde 1981 que le dan amplios poderes a los servicios de seguridad.

Pero el miércoles, exasperado por la renuencia de la oposición a iniciar un diálogo mientras no renuncie el presidente Mubarak, el vicepresidente Omar Suleiman advirtió que podía poner al país bajo ley marcial.

En una reunión con editores de varios diarios egipcios, Suleiman dijo además que el ejército podría verse obligado a actuar para imponer el orden si la situación se extendía por demasiado tiempo.

La advertencia se produce cuando las organizaciones internacionales de derechos humanos estiman que ya son más de 300 los muertos desde que inició el levantamiento popular.

Y según la periodista de la BBC Yolande Knell, desde que iniciaron las protestas, en Egipto prácticamente todos los días se han enterrado a alguna de sus víctimas.

La represión, si embargo, no ha conseguido acabar con el movimiento.

"Me encantaría que mi querido amigo Ahmed Bassiouni sea recordado como alguien valiente, honesto y bienamado", le dijo a la BBC Shady Noshokaty en una de las ceremonias en memoria de los caídos.

Bassiouni y Noshokaty se sumaron a las protestas el viernes 28 de enero, pero terminaron separándose. Cuatro días después, el cuerpo del primero fue encontrado en un hospital con heridas de bala en su cuello.

La muerte de su amigo, sin embargo, no ha desanimado a Noshokaty.

"Le voy a ser honesto, al principio no estaba seguro de que las manifestaciones servirían para nada, pero ahora se ha convertido en mi causa", dijo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.