EE.UU. observa con atención la rebelión sindical en Wisconsin

Manifestación  en Wisconsin Derechos de autor de la imagen Other
Image caption Wisconsin está en el centro de un pulso entre políticos e intereses empresariales y sindicales.

Por octavo día consecutivo, este martes, decenas de miles de personas se concentraron frente al capitolio del estado de Wisconsin, en la ciudad estadounidense de Madison.

Los manifestantes se oponen a un proyecto del gobierno local que implicaría limitaciones al derecho de los sindicatos a la negociación colectiva.

Para muchos analistas, Madison, una pequeña población en el corazón rural del país, es el centro de un pulso entre políticos e intereses empresariales y sindicales, donde podría definirse una manera para equilibrar las cuentas públicas en Estados Unidos, hoy agobiadas por un enorme déficit fiscal.

Y que incluso podría tener un impacto en la carrera por la presidencia del país.

Contratación colectiva limitada

Scott Walker es un joven político republicano, de 43 años, quien en enero asumió como gobernador del estado de Wisconsin. Su triunfo se apuntó a la cuenta del Tea Party, el ala más conservadora del Partido Republicano, que en noviembre contribuyó a que la oposición se recuperara del letargo en que quedó tras el triunfo de Barack Obama.

En su propuesta para reducir el déficit presupuestario del estado de Wisconsin, Walker presentó un proyecto de presupuesto enfocado en la prometida "responsabilidad fiscal" que exigen los conservadores y que implica el despido de empleados públicos y recortes de beneficios.

Pero lo que ha generado la ira de los grupos sindicales es la intención de Walker de eliminar el derecho de los trabajadores a negociar en su contratación colectiva asuntos más allá de los estrictamente salariales.

Si Walker lograra imponerse sobre la protesta sindical, su plan podría ser copiado en otros 21 estados con gobiernos republicanos, que quisieran aplicar medidas más estrictas para controlar el déficit fiscal y, de paso, satisfacer al Tea Party.

"Mussolini del Medio Oeste"

Mientras algunos manifestantes lo acusan de ser el "Mussolini el Medio Oeste", como se leía en una pancarta en la concentración del sábado pasado, otros lo comparan con el ex presidente Ronald Reagan, uno de los héroes del movimiento conservador.

"El calmado comportamiento de Walker en esta crisis recuerda la del presidente Reagan en 1981 en su posición frente a la ilegal huelga de controladores aéreos", considera el analista político George Will, recordando un episodio en que el entonces mandatario republicano se impuso sobre un poderoso sindicato de trabajadores públicos.

Walker es reconocido admirador de las políticas de Reagan y pudo ponerlas en práctica desde 2002 en su gestión como jefe del condado de Milwaukee, cargo que ejerció hasta llegar a la gobernación, donde se enfrentó a los sindicatos y redujo la plantilla de empleados públicos en 20%.

"Él era del Tea Party antes de que existiera el Tea Party. Él haría lo que hiciera falta para no subir impuestos. Nunca ha cedido, nunca ha dudado", aseguró Mordecai Lee, un profesor de ciencias políticas de la Universidad de Wisconsin.

Relaciones sindicales

Algunos aseguran que el plan de Walker es debilitar el poder de los sindicatos, un sector con el que siempre ha mantenido tensas relaciones, y destacan además su renuencia a aumentar impuestos a las corporaciones.

"No caigan en el truco que se trata de dinero, la paga y beneficios de los empleados públicos. Esto es sobre derechos democráticos básicos y el balance del poder en EE.UU.", asegura la analista política Katerine Vandel.

Pero Walker estima que las negociaciones colectivas son el mayor obstáculo para balancear el presupuesto y considera injustificados los pagos obligatorios por membresía que deben hacer los trabajadores para sindicalizarse.

"Obviamente que esta gente tiene el derecho a ser escuchada, pero todavía son una pequeña fracción del porcentaje del todos los trabajadores locales y estatales. No puedo dejar que esas voces ahoguen las de los millones de otros contribuyentes que yo represento", aseguró Walker en una reciente entrevista televisada.

"Obama de derecha"

La batalla en Wisconsin también puede tener consecuencias para las aspiraciones reeleccionistas del presidente Barack Obama, quien tiene en sindicatos y otras asociaciones profesionales una base natural.

Aunque nadie esté especulando hasta ahora con una posible candidatura presidencial de Walker, algunos destacan el aumento de su perfil nacional y como "héroe" de la causa conservadora fiscal.

"Scott Walker es el Obama republicano. Es agradable, es amable, así que los votantes ven ese lado más que su profunda ideología republicana. Es uno de los políticos más impresionantes que he visto" afirmó Lee en una entrevista con The Washington Post.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.