Ante el alza del precio del crudo, EE.UU. mira a Brasil

Barak Obama, presidente de EE.UU. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Obama realizó el anuncio a una semana de su gira por Latinoamérica que incluye Brasil, Chile y El Slavador.

Ante el sostenido aumento del valor del petróleo y su impacto en los precios de los combustibles en Estados Unidos ocasionado por el conflicto que se desarrolla en los países árabes, el presidente Barack Obama dirigió su mirada a Brasil como potencial proveedor de crudo.

El mandatario dedicó este viernes un párrafo al país sudamericano cuando encabezó una conferencia de prensa en la que abordó la cuestión del costo de la energía y su impacto en el bolsillo de los ciudadanos.

Tras hacer referencia a la necesidad de incrementar la producción doméstica y reducir la dependencia de los combustibles fósiles, Obama expresó que "cuando se trata de importar petróleo, estamos fortaleciendo nuestras relaciones con otras naciones productoras, tema del que voy a hablar con la presidenta (Dilma) Rousseff cuando visite Brasil la semana que viene".

Previamente el presidente había dicho que se está avanzando para "tener la capacidad de reunir información sobre potenciales recursos gasíferos y petrolíferos en el Atlántico medio y Sur".

Lea también: Suben los precios del crudo, ganan las petroleras latinoamericanas

Obama pronunció estas palabras a una semana de la gira que realizará por Latinoamérica –que además de Brasil, incluye El Salvador y Chile– y en el medio de una alocución destinada a responder las críticas de la oposición republicana por la actitud asumida ante la escalada del valor de los combustibles.

Del dicho al hecho

El anuncio del presidente de EE.UU. fue recibido con beneplácito en Brasil, pero ahora resta ver qué posibilidades tiene de trasladarse al terreno práctico.

El especialista en temas brasileños del centro de estudios Diálogo Interamericano, Peter Hakim, centra su análisis en los tiempos de concreción de lo que por el momento son enunciados.

En ese sentido cree que los proyectos van a frutificar "si Brasil puede –y parece que lo va a hacer – explotar esas enormes reservas que tiene". En diálogo con BBC Mundo advierte que "eso va a tardar entre ocho o diez años".

Hakim agrega que otro aspecto importante en la relación entre ambos países es el de los biocombustibles, ya que "Brasil y EE.UU. producen el 90% de la oferta mundial".

Este analista considera, sin embargo, que "hay varias fricciones" entre Washington y Brasilia que tal vez se puedan limar en esta gira.

Entre esas tensiones destaca las que se generaron por "la aproximación de Brasil a Irán", respecto del programa nuclear iraní que la Casa Blanca ve como una amenaza.

Dispuesto a liberar reservas

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Brasil posee grandes reservas petroleras que aún no han sido explotadas.

Al referirse a la situación que se vive en EE.UU., Obama no descartó la posibilidad de liberar las reservas estratégicas de petróleo con las que cuenta el país, aunque la condicionó a que se produzca una interrupción severa del suministro y evitó precisar qué nivel de precios ameritaría su uso.

Según Obama, la recuperación económica durante el año pasado incrementó la demanda global que se tradujo –a su vez- en un aumento de precios.

En ese contexto describió que las tensiones en el norte de África y Medio Oriente agregaron incertidumbre al mercado.

El presidente de EE.UU., sin embargo, aclaró que la comunidad global "puede manejar" la provisión de petróleo en situaciones como la actual y destacó que "otras naciones productoras se han comprometido a cubrir cualquier faltante".

También señaló que el país "está mejor preparado" que antes para hacer frente a posibles problemas de provisión.

"Hoy utilizamos 7% menos de petróleo que el que usábamos en 2005, aún cuando nuestra economía ha crecido desde entonces, en parte porque nuestra economía en su conjunto es más eficiente", afirmó.

"Mayor nivel"

Tras insistir en la necesidad de continuar aumentando la producción doméstica de gas y petróleo, relató que en 2010 se alcanzó el "mayor nivel desde 2003".

"Cualquier noción de que mi administración cerró la producción de petróleo puede ser enunciada como una buena frase política, pero no coincide con la realidad", dijo en respuesta a las críticas vertidas por la oposición.

Precisamente, este jueves el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner había expresado que el gobierno de Obama "bloqueó la producción de energía en EE.UU. que permitiría bajar costos y crear empleos".

Tras los anuncios de este viernes, Boehner aseguró que mientras el actual mandatario "reclama comprometerse" con el desarrollo energético, "los hechos y sus propias acciones dicen otra cosa".

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.