Última actualización: Viernes, 18 de marzo de 2011

Regreso de petroleros al Golfo de México prende alarmas de ambientalistas

Plataforma de extracción petrolera (foto archivo)

El gobierno de EE.UU. autorizó dos nuevos poryectos de extracción petrolera en el Golfo de México y hay una treintena en estudio.

Mientras en Washington existe preocupación por el petróleo, cuyos precios sufrieron recientes aumentos -entre otros factores- por las tensiones en los países árabes, miles de kilómetros al sur el crudo también es fuente preocupación; en este caso por los permisos otorgados por el gobierno de Estados Unidos para nuevas perforaciones en el Golfo de México.

Ante esta realidad, crecen las preguntas sobre la seguridad de estos proyectos. El gobierno dice que los emprendimientos aprobados cumplen con los parámetros exigidos, pero las organizaciones ambientalistas desconfían.

Todavía está fresca en la memoria la explosión del 20 de abril de 2010 en la plataforma Deepwater Horizon de la compañía British Petroleum (BP) frente a las costas del estado de Luisiana que se cobró la vida de 11 trabajadores y produjo un gigantesco derrame de combustible.

El gobierno estadounidense congeló entonces los proyectos de extracción, pero en las últimas semanas, el Organismo de Control y Regulación de la Gestión de la Energía Oceánica (BOEMRE, por sus siglas en inglés) comenzó a conceder nuevos permisos de explotación: ya fueron aprobados dos, mientras que una treintena está en estudio.

Requisitos para extraer

El reestablecimiento de la emisión de autorizaciones coincidió con la reciente escalada del valor del crudo, pero desde el BOEMRE aclararon que estas medidas fueron consecuencia que un proceso que se inició hace tiempo y que no están relacionadas con la actual coyuntura.

Si bien hubo mejoras en la capacidad de las industrias para responder ante escapes en aguas profundas, la tecnología para la limpieza y la responsabilidad ante las comunidades siguen siendo insuficientes

Aaron Viles, director adjunto de GRN

La citada entidad oficial estableció una serie de requisitos que las compañías deben cumplir para minimizar los riesgos en caso de que se produzca una explosión en las plataformas de extracción submarinas.

Entre las nuevas regulaciones se exige a las empresas que demuestren la capacidad para desplegar de manera rápida una serie de recursos, tanto en la superficie como en las profundidades, para contener fugas, cerrar pozos averiados, reducir el volumen de crudo que llegue a derramarse al mar y recogerlo de manera eficiente.

También se les piden planes de contingencia detallados para aplicar en caso de desastres.

Para eso, hay compañías que optan por contratar a otras empresas especializadas en ese tipo de actividades; mientras que un grupo de grandes firmas petroleras decidió asociarse para crear una compañía específica para ese rubro.

Entre la preocupación y el rechazo

Desde las organizaciones ambientalistas expresan preocupación y recuerdan que los efectos del anterior derrame aún subsisten.

"Si bien hubo mejoras en la capacidad de las industrias para responder ante escapes en aguas profundas, la tecnología para la limpieza y la responsabilidad ante las comunidades siguen siendo insuficientes", indicó a BBC Mundo Aaron Viles, director adjunto de la Red para la Restauración del Golfo (GRN, por sus siglas en inglés).

Explosión plataforma de BP (foto archivo)

Para las organizaciones ambientalistas, todavía está fresco el recuerdo de la explosión de BP en 2010.

"Anque el petróleo sigue en el fondo marino del Golfo y continúa ingresando a nuestros pantanos, el Congreso fracasó en la implementación de las recomendaciones de la Comisión Nacional sobre el derrame de Deepwater Horizon, como para estar seguros de que las lecciones tras el desastre de BP fueron aprendidas", agregó Viles.

Desde Greenpeace, en tanto, se oponen a las perforaciones en aguas profundas, a las que consideran un método de "alto riesgo".

"Sería peligroso ignorar las lecciones del desastre en el Golfo", indicó a BBC Mundo el director de la campaña para los océanos de la filial estadounidense de Greenpeace, John Hocevar.

Hocevar sostiene que se "deben detener todas las perforaciones en el mar y en su lugar se debe invertir en medidas de eficiencia energética y energía limpia renovable, incluso en el desarrollo de energía eólica marina".

La promoción de las extracciones submarinas en el Golfo de México y en Alaska, sin embargo, fue señalada recientemente por el presidente Barack Obama como una de las vías para cumplir con el objetivo de su gobierno de incrementar la producción interna de petróleo.

BBC navigation

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.