Nocaut a las drogas y a la delincuencia

Última actualización: Jueves, 24 de marzo de 2011

Boxeo para dejar las calles

Un programa en Venezuela impulsa a los niños y jóvenes a practicar boxeo para alejarlos de las drogas y otros problemas.

Ver3gp

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Algunos no pesan más de 25 kilos. Pero ahí están, subidos al cuadrilátero, con guantes, protector en la cabeza y también en la boca. Están listos para pelear.

Es una escena que se repite cada fin de semana en distintos puntos de Caracas y otras ciudades de Venezuela.

Se trata del "Boxeo Olímpico de Calle", un programa que busca iniciar a niños y jóvenes en la práctica del boxeo y alejarlos de las calles.

Más de 30 boxeadores, entre los que también hay adultos y mujeres, se suman cada semana a las jornadas de boxeo.

Este proyecto realizó 1.000 encuentros en 2010, un año después de su fundación.

"Un ídolo y no un malandro"

"Ello saben que si no van bien en la escuela, no los traigo"

Alexis Suescún, padre de boxeadores

El presidente de la Fundación Boxeo Olímpico de Calle y de la Asociación de Boxeo de Distrito Capital, Williams González, le dice a BBC Mundo que el objetivo del programa es llegar al sitio donde se pueda captar al atleta y que "sea un ídolo en su barrio y no un malandro, ni que consuma drogas. Y eso es lo que estamos logrando".

González, organizador de las jornadas boxísticas, también hace de orador en los eventos. Micrófono en mano alienta a los jóvenes y los va convocando para los combates.

Esta vez en la zona de Las Torres, en La Vega, una parroquia de bajos recursos en el oeste de la capital.

Hasta allí llegan boxeadores, familiares y gente del barrio.

Pasión por el boxeo

Pero aquí quienes suben al ring no sólo están para practicar una actividad física o dejar las calles. Acá hay pasión por el boxeo.

Randhy Moreno, niño boxeador

La iniciativa surgió en 2009 y el año pasado se disputaron 1.000 jornadas de boxeo.

A los 13 años, Randhy Moreno, quien participa en la categoría 35 kilos, dice que este deporte le llamó la atención "desde pequeño".

"Siempre veía los programas de boxeo", cuenta antes de subirse a pelear.

Los gemelos Joandri y Jonaiker Suescún disfrutan el deporte pero también sueñan con victorias. Ellos son apenas un par de los 2.000 boxeadores inscritos en el programa.

Dicen que quieren ser profesionales. Y ganar. Pero también destacan que esto les ayuda a esforzarse en los estudios.

"Ello saben que si no van bien en la escuela, no los traigo", explica el padre de los hermanos Suescún, Alexis.

"En los barrios hay mucha droga (...) y esto es una manera de apartarlos de eso", agrega.

A entrenar

"Estamos rescatando al muchacho de la calle para que suba a un ring y sea un futuro campeón del mundo o medallista olímpico"

Williams González, presidente de la Fundación Boxeo Olímpico de Calle

El cubano Juan Carlos Beltrán es uno de los 100 entrenadores del "Boxeo Olímpico de Calle", un programa que cuenta con el apoyo del Ministerio de Deporte y del Comité Olímpico Venezolano.

Los participantes practican seis veces a la semana hasta tres horas al día.

"Que el niño entrene bastante para que sea alguien en la vida". Ese es el objetivo, dice Beltrán.

Y hace hincapié en la técnica que se le intenta inculcar a los niños porque "el boxeador sin técnica no es boxeador".

Pero para Beltrán no todo pasa por los puños, "esto les aporta mucha salud. Que no se pierdan esos niños que están por la calle, que sean campeones el día de mañana".

Niños boxeando

Más de 30 jóvenes participan cada semana en los eventos del "Boxeo Olímpico de Calle".

En esa línea se expresa González: "Estamos rescatando al muchacho de la calle para que suba a un ring y sea un futuro campeón del mundo o medallista olímpico".

Y ya sueña con Londres 2012. Es que de este programa salieron jóvenes como Fradimil Macayo y Samuel Zapata que el año pasado consiguieron medallas en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur.

Pero, por ahora, los niños que acuden a pelear no sólo tienen en mente las medallas.

"Esto me puede ayudar a ser alguien en la vida, en el deporte", dice Leonardo Salazar, quien a los 16 años lleva siete meses entrenando.

Y agrega: "Pienso que el boxeo me va a ayudar a superarme".

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.