Los dinosaurios tenían buena visión nocturna

Dinosaurios de noche en Antártida Derechos de autor de la imagen PETER TRUSLER
Image caption El estudio contradice la creencia de que los dinosaurios sólo cazaban de día.

Los feroces dinosaurios carnívoros podían cazar de noche gracias a su capacidad de visión nocturna.

Los menos agresivos dinosaurios herbívoros veían lo suficientemente bien como para alimentarse de día y noche.

La revista Science publicó este jueves los hallazgos de un equipo de investigadores de la Universidad de California en Davis que llegaron a esa conclusión tras varios años estudiando la cavidad ocular de cráneos de dinosaurios fosilizados.

Los científicos midieron el llamado "anillo escleral", un anillo de hueso que cubre el iris y la pupila de muchos animales, y que muchos consideran es un buen indicador del tamaño de la pupila. Su premisa estaba basada en el principio de que los animales que están activos de día tienen una apertura más pequeña del anillo escleral, mientras que los de hábitos nocturnos la tienen más grande.

Luego lo compararon con la cavidad ocular de 164 lagartos y aves modernas, así como la de 33 fósiles.

"Seleccionamos especies de las que conocemos su patrón de actividades –si son diurnas, nocturnas o ambas- y hallamos que podíamos diferenciarlas basados en el tamaño de su hueso ocular", explicó a BBC Lars Schmitz, coatur del estudio.

"Los patrones de actividades dependen esencialmente de lo que hacían para vivir, cuál es su ecología". Según lo analizado, los dinosaurios carnívoros pequeños tendían a ser nocturnos.

El estudio encuentra, en cambio, que los grandes dinosaurios herbívoros eran capaces de alimentarse a cualquier hora, lo que explican argumentando que animales de ese tamaño necesitaban pasar más tiempo en busca de alimento para satisfacer las necesidades de su enorme cuerpo.

Dia y noche

Sus resultados contradicen la muy difundida creencia de que la mayoría de los dinosaurios cazaban de día, mientras que los pequeños mamíferos se desenvolvían de noche.

"Fue una sorpresa, pero tiene sentido", dijo el geólogo Ryosuke Motani, el otro coautor del trabajo

De uno de los dinosaurios mas populares y cinematográficos, el gigantesco Tyrannosaurus, el equipo no pudo determinar nada porque no tenían disponible un fósil con un ojo lo suficientemente conservado para ser examinado.

Contenido relacionado