Crisis de deuda europea: América Latina mostró la salida

Euros Derechos de autor de la imagen PA
Image caption La crisis financiera mantiene estancada a la Unión Europea.

Mientras Portugal inicia este lunes negociaciones para acceder a un paquete de ayuda en respuesta a la crisis financiera que afecta a ese país, crece la percepción de que la reestructuración de la deuda o default sería la única alternativa viable para salir de la crisis.

Esta visión comienza a ganar terreno incluso entre economistas prominentes y cercanos a los círculos financieros internacionales, y ya muchos miran la experiencia de América Latina como un punto de referencia.

Peter Spencer, economista jefe del conocido Ernst and Young Item Club, dijo a la BBC que América Latina mostró el camino.

"Sólo hay que ver lo que pasó durante la crisis en América Latina para saber que una vez los bancos europeos sean lo suficientemente fuertes para tolerarlo, vamos a ver defaults. Es la única salida", señaló el economista.

En este caso, Spencer se refiere a la crisis de la deuda de los 80s, que además de precipitar la caída de la mayoría de las economías de América Latina, también puso al sistema financiero internacional a punto del colapso.

En una primera instancia, la respuesta de las principales potencias económicas fue presionar a los gobiernos latinoamericanos a hacerse cargo de la deuda, y cuando los bancos estaban en mejores condiciones, se procedió a reestructurar, que técnicamente equivale a un default.

"Incluso hay quienes hablan de la necesidad de aplicar iniciativas similares al Plan Brady -uno de los principales mecanismos utilizados para reestructurar la deuda en América Latina en los 80-"dijo a BBC Mundo Peter West, de la firma londinense Poalim Assets Management.

Rescate o no

Portugal fue el último país de la Unión Europea en acogerse a un rescate, al solicitar una ayuda de alrededor de US$100 mil millones de dólares.

Grecia evitó un cese de pagos gracias a un paquete similar por valor de US$159 mil millones, y lo propio hizo Irlanda a fines del año pasado.

Lo que inquieta a muchos en la Unión Europea es que sucesivos rescates han hecho poco para poner fin a una crisis financiera que mantiene estancada a la eurozona.

Y es en ese contexto que voces dentro de los llamados PIGS -Portugal, Irlanda, Grecia y España- comenzaron a plantear que experiencias latinoamericanas más recientes, como la de Argentina en 2001, también muestran un camino alternativo.

Argentina ha experimentado un crecimiento notable después del colapso económico y el cese de pagos declarado en 2001, pese a no tener acceso al financiamiento internacional.

Y por eso se dice con frecuencia que Argentina ha mostrado que "hay vida después de un default o cese de pago".

Quienes así piensan también resaltan el ejemplo de Islandia, que tras optar por el default, ha mostrado fuertes signos de recuperación económica.

Peter West señaló, sin embargo, que la experiencia latinoamericana es sin duda una referencia, pero que el ejemplo más viable es el caso uruguayo, no el argentino.

"Una cosa es un default al estilo de Argentina, con suspensión de pagos y descuentos unilaterales del valor de la deuda. Esa es una experiencia latinoamericana que nadie en Europa quiere repetir", destacó.

Modelo uruguayo

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Portugal recurrió a un paquete de ayuda, pese a que el primer ministro de este país había dicho que no era necesario.

Peter West señala que el modelo uruguayo, que implica un acuerdo voluntario de parte de los tenedores de bonos de acogerse a un plan de reestructuración de deuda, es el que probablemente terminará implementándose.

En el caso de Uruguay, los negociadores pidieron a los acreedores que intercambiaran la deuda por diferentes instrumentos financieros y se negociaron plazos más largos para dar más tiempo al país de pagar la deuda.

"Ese es el tipo de plan que se está contemplando para estos países, en particular para Grecia".

Grecia obtuvo un rescate a inicios del año pasado que en principio cubre sus necesidades hasta 2013, pero la mayoría de los analistas han advertido que esto no es suficiente porque es poco probable que el país logre captar recursos en el mercado financiero.

"Es muy probable que Grecia tenga que acudir a los tenedores de bonos y plantear la extensión de los pagos en un período más largo e incluso pedir un interés más bajo y ese es el tipo de arreglos que se está contemplando".

Contenido relacionado