Las huellas del vertido de BP un año después

En abril de 2010, una explosión en la plataforma petrolera Deepwater Horizon, en el Golfo de México, mató a 11 trabajadores y propició uno de los mayores vertidos de crudo de la historia, que puso en peligro los ecosistemas de cientos de kilómetros de costa. Un año después del desastre, ¿qué impacto real tuvo el derrame sobre la vida de la región?

Humedales

La región alberga numerosos humedales que tienen un papel fundamental para las especies migratorias. Las condiciones meteorológicas favorables y una respuesta rápida por parte de las agencias oficiales evitaron que se llegara a la peor situación posible. Sin embargo, el crudo penetró en varios humedales y reservas de vida silvestre y cientos de kilómetros de costa se vieron afectados.

Volver arriba

Mamíferos marinos

Los científicos están preocupados por el aumento considerable de las muertes de delfines mulares o de nariz de botella. Algunos investigadores sugieren que la tasa de mortalidad real podría ser 50 veces superior a las cifras publicadas. En la primera temporada de cría desde el vertido, el número de delfines jóvenes muertos que llegaron a las costas aumentó. La causa exacta se desconoce.

Volver arriba

Costa afectada

El crudo empezó a llegar a la costa en junio de 2010 y llegó a afectar a cientos de millas de costa a lo largo de los estados del Golfo, desde Florida hasta Luisiana. Durante las primeras semanas, las condiciones meteorológicas favorables mantuvieron el vertido alejado de la costa. Esto ayudo a las autoridades a tomar medidas de defensa, como más de 4.000 kilómetros de barreras protectoras que limitaron la cantidad de crudo que llegó a tierra.

Volver arriba

Tortugas marinas

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption La explosión en el Golfo de México en 2010 desencadenó uno de los peores vertidos de crudo.

Incluso antes del desastre, las tortugas marinas que habitan en el Golfo de México estaban identificadas como especies protegidas ya que las actividades pesqueras –en cuyas redes las tortugas quedan atrapadas a menudo- dañaron su hábitat natural. Tras el derrame, 25.000 huevos de tortuga fueron trasladados del Golfo a la costa atlántica de Florida. Esta medida se consideró necesaria para evitar la muerte en las aguas contaminadas de toda una generación de tortugas marinas.

Volver arriba

Aves

Miles de aves de más de 120 especies fueron afectadas y más de la mitad murieron como consecuencia de los efectos del crudo. Entre las especies más dañadas se encuentra el pelícano marrón, posiblemente porque su costumbre de zambullirse en el agua para pescar. Según los conservacionistas, las consecuencias podrían haber sido peores si no se hubiera decidido inundar zonas de cultivo para crear humedales alternativos para las especies migratorias.

Volver arriba

La huella del petróleo

En su extensión máxima, la mancha de crudo cubrió miles de kilómetros cuadrados durante los tres meses que el pozo estuvo vertiendo petróleo al Golfo. De los 4,9 millones de barriles vertidos, 800.000 fueron recogidos, el equivalente a 265.000 barriles fueron quemados en la superficie marina y se emplearon 6,8 millones de litros de disolventes.

Volver arriba

Zonas de pesca

En principio, los peces parecen ser unos de los "ganadores" del desastre ya que grandes áreas del Golfo fueron vedadas a la pesca. Algunas investigaciones sugieren un aumento sorprendente de la población de algunas especies, como un 400% en tiburones y un 200% en peces de aleta y camarones. En cambio, algunos científicos advierten que estos datos sólo muestran qué paso en el último año y no los efectos en la cadena alimenticia marina a largo plazo.

Volver arriba

Corales

En el Golfo de México se encuentran algunos de los arrecifes de coral situados más al norte y es difícil en este momento evaluar las consecuencias que el petróleo tuvo en esos ecosistemas frágiles. Los expertos advierten que, si un arrecife fue cubierto totalmente por el petróleo, es probable que el coral –cuyo crecimiento puede durar siglos- haya muerto.

Volver arriba