Bashar al Asad recibe sanciones de EE.UU., ¿demasiado tarde?

Última actualización: Jueves, 19 de mayo de 2011
Bashar al Asad

Según el presidente Bashar al Asad, Siria "ha superado la crisis" y "los acontecimientos están llegando a su fin".

Estados Unidos impuso este miércoles sanciones económicas al presidente de Siria, Bashar al Asad, una acción que representa, por un lado, una fuerte medida de presión internacional, pero que en la práctica no pone en riesgo al mandatario sirio.

Un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. dijo que el mandatario "deberá iniciar reformas o abandonar el poder".

Esta es la primera vez que Al Asad es responsabilizado por la represión que ha ejercido su gobierno en contra de los participantes en las manifestaciones opositoras.

Según el periodista de la BBC, Mark Mardell, muchos darán la bienvenida a estas sanciones.

"Sin embargo, el hecho de que estén siendo impuestas ahora, semanas después de que comenzara la violencia, genera preocupación".

Para Mardell, también llama la atención el hecho de que ocurran un día antes de que el presidente estadounidense Barack Obama pronuncie un discurso sobre los levantamientos populares de los últimos meses en el Medio Oriente.

"La insistencia del gobierno en no castigar el presidente sirio, Bashar al Asad, ha desconcertado a los expertos en política exterior alrededor de Washington", añade Mardell.

Las sanciones se dieron conocer horas antes de que el presidente de EE.UU., Barack Obama, pronuncie un esperado discurso donde delineará su visión sobre lo que está ocurriendo en el mundo árabe. Se espera que el mandatario diga que es una oportunidad para toda la región y que Estados Unidos respalda la democracia, los derechos humanos y las protestas pacíficas.

También se espera que anuncie ayuda económica para Túnez y Egipto, lo que enviará la señal de que su país recompensará a aquellos que acepten reformas.

"Errores"

Análisis

Kim Ghattas

BBC, Washington

No todos los días EE.UU. impone sanciones contra el presidente de un país. Si bien Corea del Norte e Irán figuran como estados que según EE.UU. contribuyen con el terrorismo y enfrentan duras sanciones, los líderes Kim Jong-il y Mahmud Ahmadineyad no han sido castigados personalmente.

Bashar al Assad ahora acompaña al líder libio, Muamar Gadafi, y el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

Si bien es simbólico, porque es muy poco probable que Al Asad y los demás funcionarios tengan activos aquí, es una fuerte señal de que Washington ahora lo considera responsable de la represión.

Hasta ahora habían evitado establecer un vínculo directo entre él y la violencia, manteniendo la creencia de que se trataba de un reformista. Aunque aún no le pidan que renuncie, le plantean la opción, lo que quiere decir que EE.UU. y Europa ya no estarán satisfechos con las medidas a medias a las que Al Asad ha recurrido para mantener su imagen.

Rsepecto a las sanciones a Siria, horas antes de que se supiera la noticia, Al Asad reconoció en una entrevista al diario al-Watan que las fuerzas de seguridad habían cometido errores en el manejo de las protestas que se desencadenaron en el país hace dos meses.

Según él, los errores se debieron a la falta de experiencia en este tipo de situaciones "que normalmente serían responsabilidad de la policía".

Al Asad también dijo que "Siria ha superado la crisis" y que "los acontecimientos están llegando a su fin", informó el periódico.

Las declaraciones ocurren luego de que la BBC recibiera nuevos informes de ataques contra civiles en Tal Kalakh, cerca de la frontera con Líbano, que ha sido asediada durante varios días. Activistas aseguran que al menos 27 personas han muerto.

Según organizaciones de derechos humanos, más de 800 personas habrían muerto en Siria en las últimas semanas.

Aumenta la presión

El Departamento del Tesoro de EE.UU. también anunció la imposición de sanciones contra otros seis altos cargos del gobierno de Damasco.

Los nombres son:

  • El vicepresidente Farouk al-Sharaa.
  • El primer ministro Adel Safar.
  • El ministro del Interior Mohamed al-Shaar.
  • El ministro de Defensa Ali Habib.
  • Abdul Fatah Qudsiya, jefe de Inteligencia Militar.
  • Mohammed Dib Zaitoun, jefe de la Dirección de Seguridad Política.

Según un funcionario del gobierno estadounidense, Obama quiere "aumentar la presión sobre el gobierno de Siria para que ponga fin al uso de la violencia y comience la transición a un sistema democrático que garantice los derechos universales del pueblo".

Estados Unidos y la Unión Europea ya han impuesto sanciones a otros altos cargos cercanos a Al Asad -como su hermano Maher, su primo y un jefe de inteligencia- pero hasta ahora no han conseguido su objetivo.

Estas medidas congelan todas las cuentas o propiedades que posean en Estados Unidos y prohíben a ciudadanos de ese país realizar cualquier tipo de transacciones económicas con ellos.

Protestas en Siria

Activistas aseguran que al menos 27 personas han muerto en Tal Kalakh, cerca de la frontera con Líbano.

Kim Ghattas, periodista de la BBC en Washington, cree que el efecto directo de las sanciones será mínimo, pues es muy poco probable que cualquiera de los señalados tenga activos en EE.UU.

Sin embargo, se trata de un fuerte mensaje a Siria, asegura.

"Es un signo de que Estados Unidos está dejando de creer que Al Asad pudiera llevar a cabo reformas en su país", dijo Ghattas.

Política de represión

Un alto funcionario del Departamento de Estado explicó a la prensa este miércoles que aunque al líder libio aún no se le pide que se vaya, ya se le está planteando esa opción.

"Estamos dejando claro que nos oponemos a su conducta y que necesita acabar con su política de represión y sus detenciones en masa, para comenzar con una transición que garantice representación equitativa y derechos democráticos para los sirios", dijo.

"También estamos diciendo que Al Asad está aislándose de la comunidad internacional debido a sus acciones atroces. Ahora deberá decidir si llevará a cabo una transición política o se marchará".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.