El amor que frena la economía global

Última actualización: Sábado, 4 de junio de 2011
Parejas de recién casados en China

Si no se es dueño de una casa, no todos se pueden casar con quienes quieren.

Las dificultades de los chinos a la hora de encontrar pareja está teniendo un impacto económico significativo alrededor del mundo, pues reducen su consumo y ahorran el dinero necesario para atraer una potencial esposa.

La tradición china es que un soltero que busca matrimonio debe ser dueño de su propia casa y para ello, hoy en día, se necesita una buena suma.

Esto ha forzado a muchos a recortar drásticamente sus gastos y controlar lo que compran para guardarse el dinero. Y si en el mercado de mayor crecimiento en el mundo no hay consumo, la economía global se estanca.

Yang Jiahe, de 20 años, es uno de los jóvenes chinos que sacrifican comodidad y otros lujos a su alcance en aras de un anhelado matrimonio.

Jiahe vive en un enorme complejo de apartamentos en Pekín pero para llegar a su habitación no se suben las escaleras, se bajan hasta un sótano sin ventanas, iluminado por una estéril y áspera luz fluorescente.

El espacio donde vive no fue diseñado para la residencia humana a largo plazo. Yang y más de otras cien personas, incluyendo niños, viven en un refugio antiaéreo acondicionado.

Vida subterránea

Se estima que más de un millón de personas viven en refugios y sótanos en toda China.

Yang Jiahe

Yang Jiahe sacrifica su comodidad para ahorrar dinero.

Éste, en particular, tiene una serie de corredores que conducen a los cubículos individuales. La habitación de Yang es apenas suficientemente grande para acomodar una cama sencilla, con un pequeño espacio al lado de ésta. Un sólo bombillo colgando del cielo raso es la única fuente de luz.

Los baños e instalaciones de cocina en esta residencia subterránea son comunales.

Sin embargo, Yang no está obligado a vivir en estas condiciones. Es evidente que puede pagar por alojamiento mucho más alegre y saludable.

"Ahora que estoy en Pekín, lo primero que debo hacer es trabajar y ahorrar dinero", le dice a la BBC.

El arriendo en el refugio adaptado le cuesta apenas 10% de los ingresos que percibe de su trabajo como vendedor de teléfonos celulares en una caseta, lo que le permite ahorrar mucho más dinero.

Yang tiene dos ilusiones estrechamente conectadas. Una es poder comprar su propio apartamento, la otra es conseguirse una buena esposa.

"Si yo no soy dueño de mi propio hogar", explicó, " ninguna muchacha decente en China consideraría jamás casarse conmigo".

Práctica antes que amor

Muchos otros jóvenes adultos chinos están tomando medidas similares, tanto en este refugio antiaéreo como en otros lugares de Pekín, por el vínculo que existe entre la tenencia de propiedad y el matrimonio.

Gong Benru es un exitoso programador de computadores que, como Yang, ha decidido ahorrar su dinero para comprar una casa.

"Uno tiene que tener su propia casa para ser un soltero elegible, así que tengo que pasar por estas para poder comprármela"

Gong Benru, programador de computadoras

Gana un buen salario de acuerdo a los estándares chinos -un poco más de US$1.000 al mes- pero comparte una pequeña habitación con dos amigos en un edificio construido ilegalmente encima de una tienda.

Sus dos compañeros duermen en una litera. Gong tiene suerte y ocupa una cama sencilla. Tienen una ventana, pero el cuarto huele a sudor y calcetines viejos. Gong afirmó que no tiene otra opción.

Comentó que las mujeres chinas son muy prácticas: "Uno tiene que tener su propia casa para ser un soltero elegible, así que tengo que pasar por éstas para poder comprármela".

Pero, ¿qué pasa con el amor?

Las circunstancias no le dan mucha cabida, como explica Gong: "Si conociera a alguien que realmente me atrae la cortejaría, pero si es una chica práctica no creo que podría atraparla".

¡Ni modo!

Padres en China buscan pareja para sus hijos

Muchos padres en China se preocupan por sus hijos y se dedican a buscarles pareja.

El estrecho vínculo entre la propiedad y el matrimonio es la razón clave por la cual los chinos ahorran tanto de su dinero. Pero no es solamente un problema para los jóvenes solteros de China. También lo es para la economía global.

Por lo general, los chinos ahorra más de una tercera parte de sus ingresos, mucho más que los estadounidenses, por ejemplo, que tienden a guardar apenas 5% de su dinero.

Muchos países han estado exhortando a China que aumente su demanda interna. Quieren que el gobierno persuada a sus ciudadanos a ahorrar un poco menos y que gasten un poco más con la esperanza de que compren productos importados.

No obstante, mientras siga siendo tan difícil conseguirse una esposa sin antes comprar una propiedad, va a tomar mucho más esfuerzo convencer a jóvenes como Yang Jiahe y Gong Benru a que dejen de guardar su dinero debajo del colchón.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.