El peligro que corren los políticos en las redes sociales

Última actualización: Martes, 7 de junio de 2011
congresista weiner

Cada vez es más difícil para las figuras públicas evitar que ciertos errores salgan a la luz.

En una escena muchas veces repetida, el representante demócrata por Nueva York, Anthony Weiner, admitió este lunes en una llorosa y tumultuosa rueda de prensa haber tenido relaciones "inapropiadas" fuera de su matrimonio.

No es nada nuevo en la política estadounidense, lo novedoso es que se trató de relaciones virtuales -según Weiner- descubiertas por un error a la hora de enviar el mensaje a una de las mujeres involucradas.

Es el último caso de la reciente tendencia en la que políticos se ponen en evidencia por un "error de tecleo" mientras manejan redes sociales, páginas web u otro tipo de sistema de comunicación interpersonal.

Wiener reconoció haber enviado una foto de él en ropa interior a una universitaria en Seattle, aunque por más de una semana había negado que fuera de él y aseguraba que su cuenta pudo haber sido hackeada.

Pero si le pasa a Sony y Google, cuyos ultra protegidos sitios web han sido víctimas de la piratería electrónica, no sería descabellado pensar que alguien pudiera querer dejar en posición comprometida a un político.

Error de tecleo

Entre torpezas y negativas

  • El representante republicano Chris Lee, de Nueva York, renunció en febrero tras colocar una foto suya con el torso desnudo en una página web de servicios.
  • El senador republicano John Ensign, de Nevada, dejó el cargo en mayo en medio de una investigación del comité de ética sobre el intento de ocultar una relación con una asistente.
  • El senador republicano Larry Craig, de Idaho, no renunció pero no buscó la reelección en 2008 luego de ser arrestado por solicitar sexo en el baño de un aeropuerto.
  • El representante republicano Mark Foley, renunció en 2006 después de que se supiera de correos electrónicos sexualmente sugestivos a muchachos mensajeros del Congreso.
  • El ex senador demócrata y ex precandidato presidencial, John Edwards, fue acusado la semana pasada de usar ilegalmente cerca de US$1 millón de fondos de su campaña del 2008 para cubrir una relación extramarital.
  • El ex gobernador de Carolina del Sur, Mark Sanford, prospecto presidencial republicano según muchos analistas, vio desmoronarse su carrera política en junio de 2009 tras reconocer que tenía una aventura con una mujer en Argentina.
  • El presidente Bill Clinton fue enjuiciado políticamente en 1998 por la Cámara de Representantes por perjurio y obstrucción a la justicia en el caso de su relación con Monica Lewinsky, pero el Senado no sancionó su remoción del cargo.

Finalmente este lunes el congresista reconoció que la foto era suya, que había sido una broma y que pretendió ser un mensaje privado que "por error" quedó a la vista de todos sus seguidores.

Dijo de todo, hasta reconoció haber tenido relaciones virtuales con unas seis mujeres, pero no creyó necesario anunciar su renuncia.

Pero incluso la versión que está ofreciendo Wiener para tratar de zanjar el escándalo ha sido inmediatamente puesta en duda a través de la misma red social en la que se generaron sus problemas.

Remarcando la instantaneidad de las comunicaciones, apenas Weiner reconoció sus errores y ofreció las disculpas de rigor, la mujer con la que supuestamente está involucrado virtualmente usó su cuenta Twitter para negar que tenga algún vínculo con el congresista.

"Él ha tenido seis relaciones inapropiadas con mujeres online en los últimos tres años. Por si no fuera claro, yo no era una de ellas", escribió Genette Córdova, una estudiante de comunicaciones del estado de Washington.

Pero según el bloguero conservador Andrew Breitbart, en cuyo sitio BigGovernment.com salió la primera foto del caso, hay otras mujeres y más materiales que hablarían de un patrón de conducta de parte de Weiner.

Auto gol

La era de la información instantánea está dejando a políticos -y otras figuras públicas- con menos espacio privado que antes, aunque en casos como el de Weiner sean los propios afectados los que parecen estar ayudando a derribar las murallas de la privacidad con cierta dosis de torpeza electrónica.

Hace dos semanas en el estado que representa Weiner, Nueva York, se realizó una elección especial para llenar la vacante que dejó en febrero el congresista republicano Chris Lee, después de que éste enviara un foto suya con torso desnudo a una mujer que conoció en un sitio internet de ventas y servicios personales.

Lo que sorprende es la rapidez con la que se conocen los datos escandalosos.

Hasta el mediodía del 10 de febrero pocos conocían a Lee más allá de los límites de su circuito electoral.

Pasadas las 2 de la tarde el sitio web Gawker puso la foto del congresista y un supuesto intercambio de correos electrónicos en el que se presentaba como un abogado divorciado.

A las 6 de la tarde del mismo día Lee anunció su renuncia al cargo y que se dedicaría a reparar su relación con su esposa.

torso del congresista W einer

La foto comprometedora que Weiner negó por más de una semana.

Lupa virtual

La lupa virtual sobre las vidas privadas ha ganado poder con la explosión de internet.

En enero de 1998 fue un sitio web, el Drudge Report, el que destapó el caso de las relaciones entre el entonces presidente Bill Clinton y la pasante de la Casa Blanca, Monica Lewinsky, recogiendo una historia que supuestamente ya manejaba –pero que no había publicado- la revista Newsweek.

Sin embargo, pasó más de un año antes de que terminara la saga del "caso Lewinsky" con la exoneración en febrero de 1999 de Clinton en el Senado, dos meses después de haber sido condenado políticamente por la Cámara de Representantes.

En aquellos tiempos más primitivos de la red no hubo fotos del famoso vestido azul manchado de semen que fue la prueba que convenció al fiscal especial, Kenneth Star, de que el mandatario había mentido bajo juramento.

Salvo el recurrente video en el que se veía a Clinton saludando entre una multitud de trabajadores a Lewinsky, nadie logró desenterrar fotos o comunicaciones que señalaran al mandatario.

Era una época en la que los celulares eran sólo teléfonos y por tanto había pocas ocasiones para que otros -o uno mismo - tomaran fotos comprometedoras y menos para que se pusieran a circular inmediatamente en internet.

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.