La guerra de Afganistán, vista desde un cuartel de EE.UU., está lejos de terminar

Aquí, en el nido de las Screaming Eagles ("águilas chillonas"), la 101º División Aerotransportada del ejército estadounidense, todo parece normal. No hay una sensación de que se avecine un anuncio que le pondrá fin a la guerra más larga que haya librado Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Se espera que Obama anuncie la retirada de hasta 10.000 soldados de Afganistán este miércoles.

Son las seis de la mañana, ya está soleado y cálido. Pronto estará caluroso para los reclutas, formados en fila y listos para ser puestos a prueba. Algunos dicen que este programa de entrenamiento supone los 10 días más duros en el ejército.

Alguien comenta: "Esta es la cara de la ofensiva de Obama".

Las Screaming Eagles fueron de los primeros 30.000 soldados en ir a Afganistán, y también de los últimos. Por el momento, están en casa.

Los instructores de la academia de la 101 ª División Aerotransportada gritan: "lagartija", "escalar", "salto de rana". Aquí la respuesta no es "sí señor", sino "asalto aéreo".

Mantra

Cuando se les ordena ejecutar alguna tarea, los guerreros murmuran su mantra: "asalto aéreo, asalto aéreo, asalto aéreo".

Derechos de autor de la imagen Other
Image caption La 101º División Aerotransportada se especializa en asaltos aéreos.

Todo es cuestión de obedecer. Por supuesto, estos soldados harán lo que su comandante en jefe les diga en el discurso de esta noche. También lo harán sus generales. Sin embargo, el Pentágono ha estado argumentando que la ofensiva de Barack Obama no debe dar paso tan rápido a una retirada.

Siento que ese es también el estado de ánimo de muchos soldados. Ellos sienten que los avances en Afganistán han costado sangre, sudor y lágrimas y que no deben ser abandonados.

De pie bajo el sol de la mañana, se canta la canción de la 101: "Tenemos una cita con el destino, somos los soldados de la 101, ¡vamos a luchar hasta ganar la batalla!"

Pero los soldados no deciden cuándo se gana la batalla. De hecho, desde el Pentágono hasta los estratos más bajos, pocos tienen una idea clara de cómo sería una victoria en Afganistán. Lo que saben es que lo que ven en el terreno definitivamente no lo es.

"Aquí para quedarse"

En una peluquería junto a la base un joven se está rapando la cabeza. Regresó de su primera gira por Afganistán en la primavera.

Me dice que cree que las tropas deben permanecer allí hasta que el pueblo afgano pueda organizarse por cuenta propia. Le pregunto si ese punto no ha sido alcanzado ya. "No, no lo ha sido", dice.

La dueña de la tienda, Nancy Wild-Hatton, abrió el negocio cuando su marido, un veterano de las guerras de Corea e Irak, se retiró. Nancy cree que la batalla está lejos de acabar.

Derechos de autor de la imagen
Image caption Nancy puso la peluquería cuando su marido se retiró del ejército.

En los próximos días se hablará mucho sobre si la retirada es demasiado rápida o demasiado lenta. Pero vale la pena recordar que estamos hablando sólo de los 30.000 soldados adicionales que Obama envió. David Cameron – el primer ministro británico - ha dicho que la misión de combate del Reino Unido finalizará en 2014. Pero pocos creen que todos los soldados estadounidenses volverán a casa.

"Este es su trabajo y para esto son entrenados. Pero en realidad hace diez años nadie hubiera pensado, especialmente las generaciones más jóvenes, que esto estaría pasando ahora", dice Nancy.

"Pero es real: la guerra está aquí para quedarse", añade.

El presidente puede sugerir esta noche que la misión en Afganistán, para combatir a al-Qaeda, está cumplida o a punto de serlo.

Pero no creo que muchos de los Screaming Eagles piensen que sus días de combate estén por acabar.

Contenido relacionado