Vinculan fármaco para dejar de fumar con riesgo de infarto

Champix (vareniclina) Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption El fármaco está vinculado a un mayor riesgo de infarto y arritmia.

Un medicamento que se receta a los fumadores para ayudarlos a dejar el hábito incrementa el riesgo de infarto y otros problemas cardiovasculares graves, afirma una investigación.

El trabajo analizó los datos de varios estudios en los que participaron más de 8.000 fumadores y encontró que quienes tomaban el medicamento, llamado vareniclina (de nombre comercial Champix o Chantix), desarrollaron más enfermedades que quienes tomaron placebos.

El informe, publicado en Canadian Medical Association Journal (Revista de la Asociación Médica Canadiense), sugiere que los fumadores no deben usar el fármaco para dejar el hábito.

Pero su fabricante, la empresa Pfizer, afirma que éste es una "alternativa importante" para ayudar a la gente a dejar el cigarrillo.

La vareniclina recibió licencia de comercialización en Estados Unidos y la Unión Europea en 2006.

Tan sólo en Inglaterra, el año pasado se emitieron unas 955.000 recetas para ayudar a individuos a dejar de fumar.

El medicamento funciona reduciendo el ansia por fumar, pero en el pasado se le vinculó a un mayor riesgo de depresión y pensamientos suicidas.

Beneficios y riesgos

Derechos de autor de la imagen spl
Image caption Tan sólo en Inglaterra, el año pasado se emitieron unas 955.000 recetas para ayudar a individuos a dejar de fumar.

La nueva investigación, llevada a cabo por científicos del Centro Médico Bautista de Wake Forest, en Carolina del Norte, la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos y la Universidad de East Anglia en Inglaterra, revisó los datos de 14 estudios sobre problemas cardiovasculares en personas que tomaban el medicamento.

Todos, excepto uno, habían excluido a individuos con un historial de enfermedad del corazón y habían durado entre siete semanas y un año.

La mayoría de los participantes eran hombres menores de 45 años.

En total, de las 4.908 personas que tomaban vareniclina, 52 experimentaron serios problemas cardiovasculares, como infarto o arritmia, comparados con 27 de los 3.308 individuos que habían tomado un placebo.

La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de EE.UU. ordenó en 2009 colocar una advertencia en el folleto que incluye la información del medicamento sobre el riesgo de pensamientos suicidas.

Y más recientemente, después de analizar un estudio con 700 personas, añadió una segunda advertencia sobre el riesgo cardiovascular en individuos que ya han tenido enfermedad del corazón.

Sin embargo, como se sabe que fumar es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardíaca, los expertos señalan que es necesario medir tanto los riesgos como los beneficios para el consumidor.

"Los médicos deben equilibrar cuidadosamente el riesgo de eventos cardiovasculares graves asociados con el uso de vareniclina frente a los beneficios conocidos del fármaco para dejar de fumar" dicen los autores.

Sin embargo, tal como explica el doctor Yoon Loke, quien participó en la investigación, aunque los números de individuos afectados en los estudios son pequeños, esto podría deberse a que las investigaciones analizaron a personas sanas.

El riesgo, dice, podría ser mayor para los fumadores que ya sufren problemas del corazón.

Según el científico, "hay muchas otras opciones que no involucran fármacos para ayudar a la gente a dejar de fumar".

"Preocupante"

Por su parte, Doireann Maddock, de la Fundación Británica del Corazón, señala que aunque el estudio es "preocupante" es necesario llevar a cabo más investigaciones para poder establecer una conclusión.

Mientras tanto, dice, "la gente que usa vareniclina para dejar de fumar debe consultar con su médico sobre otras opciones disponibles antes de dejar de usar este fármaco".

La empresa Pfizer, que produce el fármaco, señala que "no está de acuerdo con la interpretación de los datos en este estudio" que, dice, tiene "limitaciones".

Un portavoz de la compañía afirma que "Champix es una importante alternativa de tratamiento para los fumadores que desean dejar de fumar".

"Los pacientes deben consultar con su médico para determinar qué medicamentos son correctos para ellos", señala.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.