Los machos de las viudas negras huelen a las hembras caníbales

Viuda negra macho copulando con una hembra Derechos de autor de la imagen

La viuda negra hembra se ganó este nombre por su hábito de comerse al macho después de copular. Pero una investigación muestra que las arañas varones pueden reducir el riesgo de terminar en los estómagos de sus parejas de coito con una técnica que consiste en oler a las hembras que están saciadas.

Y lo hacen simplemente desplazándose por la tela de araña de la viuda negra hembra.

De esta manera saben si es demasiado arriesgado o no copular con ellas.

El estudio fue publicado en la revista Animal Behaviour, y es el primero en mostrar que las arañas son capaces de lograr pistas químicas de las telas de araña.

James Chadwick Johnson de la Universidad del Estado de Arizona, jefe del estudio, alimentó a las viudas negras hembras a mano para asegurarse de contar con un grupo de féminas arácnidas bien alimentadas.

Grillos para comer

"Hablando de forma estricta fue una alimentación forzada", dijo a la BBC. "Agarramos grillos con forceps y los manteníamos sobre la tela de araña hasta que la hembra llegaba corriendo y lo envolvía con su hilo."

El equipo de Johnson daba a las hembras un grillo por semana.

"Para la cuarta semana, era difícil convencer a la araña hembra a que comiera", explicó el científico. "Pero queríamos que comiera el mayor número posible de grillos."

Por otro lado, los científicos hicieron lo opuesto con otro grupo de arañas hembras, y no las alimentaron durante varias semanas.

En el experimento pusieron a varios machos en diferentes telas de arañas de hembras para ver como reaccionaban.

Trucos

Para asegurarse de que los varones sólo captaban pistas de la tela de araña de la hembra, también pusieron a varones sobre un manojo de hilo limpio, sin restos de presa ingerida, cogida de telas tanto de hembras hambrientas como saciadas.

"También intercambiamos las hembras", explicó Johnson, "haciendo pensar al varón que estaba con una hembra hambrienta cuando estaba con una saciada".

Pero los varones, quienes huelen con sus patas, fueron capaces de notar la diferencia al caminar sobre la tela de araña, y llevaron a cabo su ritual de cortejo de forma más activa cuando estaban sobre una tela de una hembra que había sido forzada a una dieta de grillos.

El ritual puede durar hasta una hora y continua hasta que el macho escala hasta el abdomen de la hembra donde transfiere el esperma y se va lo antes posible..., no sea que a la hembra le apetezca un postre.

Contenido relacionado