El escándalo que afecta a Rupert Murdoch llega a Estados Unidos

Rupert Murdoch Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Murdoch ha estado a la cabeza de un imperio mediático global.

El escándalo sobre las intervenciones telefónicas y otras supuestas actividades ilegales en el Reino Unido del conglomerado mediático de Rupert Murdoch, News Corporation, empieza a extenderse a otras partes del mundo.

El magnate tiene inmensos intereses en la prensa, televisión, internet y producción cinematográfica de varios continentes.

En Estados Unidos -donde los populares canales Fox, el estudio de Hollywood 20th Century Fox, el diario Wall Street Journal y el sistema de televisión por suscripción DirectTV son apenas parte del imperio de Murdoch- varios congresistas instaron a las autoridades competentes a que investigaran si algún periodista de News Corporation había violado las leyes de ese país.

El FBI examina acusaciones según las cuales periodistas de News Corporation en Estados Unidos intentaron interceptar los teléfonos móviles de las familias de las víctimas del 11 de septiembre de 2001.

Entre tanto, en Australia -lugar de origen del magnate- varios políticos pidieron al gobierno que realizara una pesquisa, al tiempo que las empresas afiliadas a News Corporation anunciaron una auditoría interna en anticipo al impacto del escándalo.

Murdoch tildó el supuesto comportamiento ilícito de su periódico británico News of the World de "deplorable e inaceptable" y ha intentado contener la crisis cerrando por completo el diario dominical y retirando una multimillonaria oferta de compra que le hubiera dado total control de BSkyB, la mayor empresa de televisión satelital en el país. También dijo el jueves que su compañía ha enfrentado el presente escándalo "extremadamente bien" y se recuperará del mismo.

Lea también: el alcance del imperio de Murdoch

Dominio

El imperio de Rupert Murdoch es global: comprende propiedades o participación accionaria en unos 150 diarios, la empresa de información financiera Dow Jones, distribución de televisión por suscripción en todos los continentes, decenas de canales internacionales y locales, un número similar de casas editoras, estudios cinematográficos, revistas, servicios de internet y otros medios digitales.

"Rupert Murdoch y News Corporation nunca tuvieron reparos en reconocer que su intención es poseer la mayor cantidad de medios posibles", afirmó a BBC Mundo Ilyse Hogue, asesora de Media Matters, una organización de análisis mediático en Washington.

"Por eso es que quería apropiarse por completo de BSkyB en el Reino Unido y comprar a Sky Arabia en el Medio Oriente".

La analista dice que, a través de sus empresas, Murdoch ha acumulado tanto poder en todo el mundo que le ha permitido ejercer presión para influir leyes que apoyen su agenda política y personal.

"Tanto en el Reino Unido como en Estados Unidos, News Corporation jugó un papel decisivo en el lobby sobre autoridades gubernamentales para levantar las restricciones de propiedad de medios, lo que le permitió adquirir mayor control en esos países", aseguró.

Su imperio en EE.UU. se hizo posible gracias a las dispensas de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés), lo que le dio una inmensa presencia en los principales mercados. "Ese poder se replicó en más poder", añadió Jess Legum, vice presidente de comunicaciones y nuevos medios del Center for American Progress.

Murdoch solicitó ciudadanía estadounidense -que aparentemente le fue otorgada en tiempo récord, según Legum- para habilitarlo en la compra de los canales de televisión.

De ahí surgió la gran cadena de canales Fox, con una oferta de noticias, entretenimiento y deportes, incluyendo el estelar Fox News -el canal noticioso de mayor audiencia en EE.UU. que, según los críticos, tiene una agenda netamente derechista.

Lea también: el escándalo amenaza con cruzar el Atlántico

Influencia

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El candidato republicano Newt Gingrich publicó un libro en Harper Collins, editorial de Murdoch.

De acuerdo a Ilyse Hogue, durante el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, Murdoch reconoció "con una sonrisa" que sus férreas opiniones políticas y personales permearon la cobertura de la guerra en Irak.

La influencia que tiene Murdoch sobre los destinos políticos del país es enorme, agrega Judd Legum. "Siempre fue un 'jugador' importante", dijo a BBC Mundo, "pero en años recientes lo ha sido mucho más".

Además de proveer un altoparlante de ideas republicanas y de derecha, el magnate de los medios también ha sido muy generoso con organizaciones políticas.

Aunque sus contribuciones han atravesado el espectro político, como normalmente lo hacen las corporaciones en EE.UU., se destacan las donaciones de US$1 millón a la Asociación de Gobernadores Republicanos y otro millón para la Cámara de Comercio de ese país.

Las leyes que regulan donaciones en Estados Unidos tienen un margen muy amplio, así que mientras pueda ser indeseable para el proceso político ejercer influencia con grandes cantidades de dinero, ciertamente no es ilegal.

Sin embargo, "eso ha creado un ambiente de camaradería que es letal cuando se trata de la verdad, honestidad y garantía de que las leyes en el país están siendo respetadas", afirmó Ilyse Hogue de Media Matters.

Legado golpeado

Murdoch tiene otros intereses en América Latina, el Medio Oriente y Asia, especialmente, donde esperaba ampliar su control.

China ya había obstaculizado su ingreso y su posibilidades de expansión en estas regiones se ven limitadas ahora por el escándalo.

"Esto será un golpe enorme para Rupert Murdoch. No solo para su conglomerado sino para su legado personal. Se le creía intocable", concluyó Ilyse Hogue de Media Matters.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.