E.coli sintético para combatir infecciones

E. coli Derechos de autor de la imagen SPL
Image caption El E.coli modificado genéticamente podría llegar a servir para combatir el cólera.

Científicos de Singapur diseñaron una bacteria sintética a partir del E.coli que detecta y destruye la Pseudomona aeruginosa, causante de infecciones contraídas en hospitales.

Los bioingenieros singapurenses Chueh Loo y Matthew Wook, codirectores del estudio, describen su hallazgo como un "novedoso sistema biológico de detección y erradicación que permite al E.coli asesinar las cepas patógenas de Paeruginosa".

"Nuestra bacteria modificada genéticamente inhibió la formación del P. aeruginosa en cerca de un 90%", aseguran los autores del estudio publicado en la revista especializada Biología de Sistemas Moleculares.

Según los científicos, su hallazgo y el hecho de que puedan modificar el dispositivo de detección, hace que "puede abrir una nueva estrategia a partir de biología sintética antimicrobiana que potencialmente podrían aplicarse a la lucha contra la P. aeruginosa y otros patógenos".

Así, otro agente patógeno que podría ser combatido con esta nueva estrategia es la Vibrio cholerae, que provoca el cólera.

En ese sentido, los científicos ya están experimentando con animales de cara a, posteriormente, pasar a la fase de ensayos clínicos con seres humanos.

Infección de hospitales

La P. aeruginosa ataca a las vías respiratorias y al aparato digestivo de personas gravemente enfermas y con el sistema inmunitario deprimido. Suele localizarse en hospitales y no es extraño que llegue a ser letal.

Se trata de una bacteria cada vez más resistente a los tratamientos con antibióticos.

Los investigadores singapurenses modificaron genéticamente cepas de E. coli, presente en el intestino humano, para fortalecerlo y captar al patógeno ofensivo, de forma que detecta y destruye la P. aeruginosa.

"Una vez que detecta la presencia de la aeruginosa, produce una toxina que es lanzada para eliminar el patógeno", indicó Chueh Loo.

La fórmula tiene la ventaja respecto a los antibióticos de que ataca de forma selectiva a la causante de la infección.

Y es que muchos antibióticos atacan de forma indiscriminada tanto a bacterias cuya presencia es beneficiosa como a las infecciosas.

Además, como afirman los autores en el estudio, actúa de forma preventiva con un 99% de efectividad.

Contenido relacionado