Se busca: vaca fugitiva en Alemania

Vaca
Image caption Yvonne es una vaca de color canela y cabeza blanca similar a la de la fotografía.

Helicópteros, cámaras infrarrojas y un medium para vacas son algunos de los mecanismos que las autoridades alemanas han desplegado para capturar a Yvonne, una res que se fugó de una granja de Bavaria.

La odisea de esta fugitiva de color canela y cabeza blanca, empezó cuando en mayo iba a ser sacrificada en un matadero a 15 km de los bosques donde se cree deambula.

Ahora la persiguen sus verdugos, la policía y los defensores de los animales.

Yvone se ha convertido en una estrella mediática en los principales periódicos del país, quienes la llaman "la vaca que quiere ser un ciervo" o "la heroína del verano".

Ya se ha fijado una recompensa de US$14.000 dólares para quien la capture sana y salva.

Una vaca astuta

Y es que todos la persiguen; desde su potencial verdugo, a la policía que la considera un peligro para el tráfico, hasta los defensores de los animales que pretender dar con ella primero para salvarla de su fatal destino.

Pero ya han pasado dos meses y la prófuga ha conseguido burlar a sus perseguidores. A pesar de que se emplearon sofisticadas técnicas, entre ellas el contratar a un "susurrador de vacas" quien dice se ha estado comunicando con Yvonne a diario por vía telepática.

Según explicó el susurrador, al parecer la vaca ha entendido que no quieren herirla, pero está demasiada asustada como para aparecer después de su traumático traslado desde su granja original en Austria al matadero de Bavaria.

Sus seguidores temen que si no la encuentran pronto terminarán matándola, ya que a partir del 26 de agosto se abrirá la veda para dispararle.

Aunque es un animal pacífico, la policía considera que es un peligro para el tráfico, después de que ésta corriera por la carretera escapando de un auto de la policía.

Un novio para Yvonne

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Yvonne se escapó cuando iba a ser sacrificada en una granja cercana.

A todo esto, los defensores de los animales decidieron comprar la vaca a su dueño original por un total de US$1.400 y emplear sus propias estrategias, como traer a un atractivo semental llamado Ernst.

Ernst aguarda a Yvonne en una pradera junto al bosque y los activistas esperan que si el plan resulta la feliz pareja pueda ser trasladada a su nuevo hogar en una finca cercana.

Mientras tanto, las autoridades sobrevuelan el área con helicópteros usando cámaras de infrarrojos para encontrarla.

Ya se han dado algunos avistamientos, pero según cuentan, al poco de verla ésta se desvanece entre las matas.

Contenido relacionado