La violencia que asusta al fútbol mexicano

Última actualización: Martes, 23 de agosto de 2011
espectadores se protegen de los disparos en el estadio de Torreón, México

Las imágenes recorrieron el mundo: miles de personas escondidas entre las butacas del estadio de fútbol de Torreón, Coahuila, al norte de México, para tratar de protegerse de un enfrentamiento armado que ocurría afuera.

Fue la primera vez que sucede un incidente así en un partido de fútbol, pero según analistas es un reflejo de la vida en algunas partes del país.

Desde 2008 han ocurrido varios enfrentamientos en zonas públicas, plazas comerciales y otros sitios concurridos, e incluso ocurrieron ataques con autos bomba.

La violencia cambió los hábitos de miles de personas, que cancelaron su vida social o evitan centros vacacionales que antes frecuentaban, le dice a BBC Mundo el activista Eduardo Gallo.

"Hay miedo, terror de los mexicanos por su seguridad", explica. "Hemos perdido todos los espacios y la tranquilidad que antes teníamos".

Es un asunto que preocupa a las autoridades. El presidente Felipe Calderón insiste que los criminales ponen en riesgo la integridad de muchas familias.

"No podemos permitir que los delincuentes cancelen libertades ciudadanas, intervengan en nuestros espacios públicos y, sobre todo, afecten la tranquilidad, la paz y la vida de personas civiles inocentes", advierte.

Historia de ataques

"No podemos permitir que los delincuentes cancelen libertades ciudadanas, intervengan en nuestros espacios públicos y, sobre todo, afecten la tranquilidad, la paz y la vida de personas civiles inocentes"

Felipe Calderón, presidente de México

La primera señal del nuevo escenario de la guerra contra y entre carteles ocurrió la noche del 15 de septiembre de 2008, cuando dos granadas estallaron en la plaza central de Morelia, Michoacán, en el momento en que se festejaba un aniversario de la independencia mexicana.

Ocho personas murieron y otras 100 resultaron heridas. La Procuraduría (fiscalía) General de la República responsabilizó del atentado al cartel de Los Zetas.

Desde entonces han ocurrido varios ataques similares, e incluso en Ciudad Juárez estalló el primer auto bomba en la historia reciente de México.

Una semana antes del enfrentamiento afuera del estadio de Torreón, estalló una granada junto al acuario de Veracruz, uno de los sitios más populares del estado en el este mexicano.

espectadores se protegen del tiroteo en Torreón, México

Desde el 2008 se han registrado varios incidentes violentos en eventos públicos en México.

Los incidentes se suman a los bloqueos y enfrentamientos armados en zonas céntricas y concurridas de varias ciudades.

En estados como Guerrero, al sur del país, o Tamaulipas y Nuevo León, en el noreste, las autoridades enseñan a los niños a protegerse cuando ocurran balaceras cerca de su escuela.

El resultado es un alto nivel de psicosis en estas poblaciones, explica René Jiménez Ornelas, académico de Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Un ejemplo es la forma como reaccionaron los aficionados en el estadio de Torreón, ciudad donde desde hace un par de años ocurren enfrentamientos en las calles:

La mayoría se protegió entre las butacas, y después bajaron en orden a la cancha para salir por los túneles en la zona de los vestidores.

Algunos aficionados dijeron a medios locales que ya se habían acostumbrado a comportarse así en los enfrentamientos armados, algo en lo que no coincide el investigador de la UNAM.

"Hay un estatus de miedo que te hace reaccionar sabiendo lo que puede ocurrir, no le llamaría una costumbre", dice en conversación con BBC Mundo.

Miedo

Policía cachea a asistentes a un partido de fútbol en México.

Las autoridades han profundizado los controles de seguridad en eventos deportivos.

Las autoridades mexicanas insisten que el incidente afuera del estadio de Torreón no fue un ataque contra aficionados. De hecho, la Secretaría de Gobernación dijo el objetivo era el jefe de la policía local, Adelaido Flores.

Pero el incidente puede afectar al deporte más popular de México. La Federación Mexicana de Fútbol busca una estrategia de seguridad que proteja a equipos y aficionados de la violencia por la guerra contra el narcotráfico.

No es la primera vez que enfrentan el problema. En marzo de 2010 seis partidos en la liga de tercera división profesional fueron suspendidos porque no hubo garantías de seguridad para jugadores y aficionados.

Los analistas consultados por BBC Mundo afirman que adoptar medidas nuevas de seguridad en estadios y otros centros públicos es fundamental, pues la violencia en México puede aumentar en el corto plazo:

La delincuencia organizada, coinciden Eduardo Gallo y René Jiménez, tiene claro que fomentar el miedo es una estrategia que le puede resultar muy útil.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.