Los nueve meses en el seno materno, los más importantes de tu vida

Última actualización: Miércoles, 24 de agosto de 2011
Bebé recién nacido

La esperanza de vida se resuelve en gran parte antes del nacimiento.

¿Por qué una persona muere joven y otra no? El estilo de vida y factores genéticos cumplen su rol, pero el profesor David Barker, físico y epidemiólogo de la Universidad de Southampton (Reino Unido) considera que una forma mejor de predecir la salud futura está en el peso al nacer y cuánto indica del desarrollo dentro del seno materno.

Las enfermedades del corazón, el cáncer o la clic diabetes, son algunas dolencias crónicas que determinan la esperanza de vida. La clic obesidad, el clic tabaquismo y el clic estrés también están implicados.

Sabemos que algunas de las causas de la muerte prematura están vinculadas a la hipertensión o a desórdenes en el metabolismo como la resistencia en la insulina, pero ¿por qué algunos lo sufren y otros no?

La genética ofrece sus respuestas pero no explica por qué el fallecimiento por enfermedades coronarias eran algo raro hace un siglo y ahora es la causa más común en el mundo.

La búsqueda por fórmulas para prevenir estos desórdenes crónicos ha fracasado. Pronto habrá 250 millones de clic diabéticos en el mundo, muchos de los cuales ni tienen sobrepeso ni llevan una vida sedentaria.

Vegetariano, activo, delgado y diabético

Uno de los estudios más impactantes sobre las causas de la diabetes se hizo en un área rural de India.

Allí, los campesinos llevaban aparentemente una vida modélica: dieta vegetariana, mucha actividad física y hasta eran delgados. Y sin embargo la diabetes era prevalente.

Feto de cuatro semanas

La adecuada nutrición del feto reduce el riesgo de futuras enfermedades crónicas.

Estudios de largo plazo han demostrado que quienes tienen desarrollan enfermedades crónicas se han desarrollado de forma diferente en el seno materno y durante la primera infancia.

Su peso al nacer tendía a estar en el nivel más bajo de lo considerado normal.

Parece que las personas fueran como autos. Pueden romperse si son manejados por carreteras complicadas, pero sobre todo si presentaron defectos de fábrica.

El desarrollo en el vientre de la madre marca la constitución del ser humano, determina lo vulnerable que es a los problemas a los que se enfrenta y cómo los afronta. Y todo eso, para el resto de la vida.

Herencia genética

Como cualquier criatura, el desarrollo en el seno materno y durante la infancia viene moldeado por el entorno, y sobre todo la alimentación.

La persona que se es no se determina en el momento de la concepción, sino por el intercambio entre la herencia genética y la alimentación que se recibe o no mientras se desarrolla.

"La persona que se es no se determina en el momento de la concepción, sino por el intercambio entre la herencia genética y la alimentación que se recibe o no mientras se desarrolla"

Si los genes cruciales no se activan durante la fase en que se es un feto de forma adecuada, eso puede alterar la constitución del no nacido por el resto de su vida.

La malnutrición y otros factores adversos también ralentizan el crecimiento, y es por eso que las enfermedades crónicas están asociadas al bajo peso en el parto.

Es una cuestión simple, se puede comprobar que alterar la dieta de un animal en gestación resulta en crías con alta presión arterial, obesas o incapaces de controlar el nivel de azúcar en sangre.

La historia también muestra algunos ejemplos de la vida real en humanos.

En la última fase de la ocupación alemana de Holanda durante la II Guerra Mundial, el país sufrió una hambruna que duró cinco meses que resultó en una caída generalizada en el peso de los bebés en el momento del parto.

Los estudios sobre esperanza de vida de algunos de ellos, que ahora tienen más de 60 años, muestran que han vivido con un riesgo mayor al de sus hermanos de padecer hipertensión, colesterol alto, enfermedades del corazón, diabetes y hasta cáncer de mama.

Alrededor del mundo, China, EE.UU., Europa y Medio Oriente, los registros de bajo peso al nacer también han sido asociados a una menor esperanza de vida.

Periodos críticos

Como muchos seres vivos, el recién nacido se enfrenta a numerosos desafíos y no tiene suficientes recursos como para perfeccionar cada aspecto de su cuerpo. Así que los atiende de forma jerarquizada.

Hambruna holandesa en la II GM

La hambruna holandesa durante la ocupación nazi mostró la importancia del peso al nacer.

El crecimiento del cerebro es prioritario y el desarrollo de órganos como los riñones o los pulmones, que el feto no usa, se deja de lado y pueden ser eclipsados por otras prioridades.

La mayoría de los órganos tiene un periodo crítico durante el desarrollo en el que tienen que madurar.

Se trata de un momento breves que se da en fases diferentes para cada sistema, la mayoría en el seno materno. Sólo el cerebro, el hígado y el sistema inmunitario continúan desarrollándose tras el nacimiento.

Si un órgano fracasa en madurar durante ese periodo crítico, las consecuencias son permanentes. Por ejemplo, la capacidad de los riñones de cumplir su función está determinada por lo que pase en la semana 36 de la gestación, y puede ser medido por el número de unidades en funcionamiento (nefronas).

Más nefronas es bueno porque eso reduce el riesgo de sufrir hipertensión. Pero para el feto, el riñón no es prioritario porque se sirve del de la madre hasta que nace.

El no nacido es alimentado por el cuerpo de su madre. Pero esto no significa sólo lo que la madre come cada día, eso sería una estrategia demasiado peligrosa.

Aunque lo que come la madre importa, el desarrollo del bebé depende también de los alimentos almacenados en el cuerpo de la madre y de cómo los procesa, lo que a su vez depende de su nutrición a lo largo de toda la vida.

Esto determinará la salud del bebé en su vida.

Mejorar la nutrición

"¿Qué se puede aprender de todo esto? La prevención de enfermedades crónicas y el incremento de las posibilidades de tener una vida más larga y saludable depende de la mejoría de la nutrición de las mujeres jóvenes"

El peso del bebé en el momento del nacimiento refleja cómo fue alimentado durante el embarazo y determina el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas a lo largo de su vida.

Es mejor pesar 3,2 kilogramos que 2,7; de la misma forma en que es mejor 3,6 que 3,2.

Y es que eso implica que las variaciones en el suministro de alimento por parte de una madre en estado de salud normal a un bebé también saludable tienen enorme repercusión en su esperanza de vida.

¿Qué se puede aprender de todo esto? La prevención de enfermedades crónicas y el incremento de las posibilidades de tener una vida más larga y saludable depende de la mejoría de la nutrición de las mujeres jóvenes.

Muchos fetos todavía reciben una alimentación poco equilibrada e inadecuada alrededor del mundo.

Las enfermedades coronarias, la diabetes tipo 2, el cáncer de mama y otras dolencias crónicas se pueden prevenir. Su incidencia no es inevitable ni viene determinada por la genética. Son el resultado de un cambio de patrón en el desarrollo humano.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.