¿Llegará la primavera bereber?

Bandera bereber Derechos de autor de la imagen BBC World Service

Se ha hablado mucho de la Primavera Árabe, pero los bereberes étnicos han jugado un papel clave en la revolución que está extendiéndose por África del norte. Quizás ahora su cultura y lenguaje serán más apreciados.

En Libia, el grupo que ha sido reprimido por décadas por la mayoría árabe, ha liderado una resistencia feroz contra las fuerzas del coronel Muamar Gadafi en el centro de su territorio: las montañas Nafusa occidentales.

Su bandera -desplegando el símbolo de los amazigh, que es como los bereberes se autodenominan- fue enarbolada en los territorios capturados y cubrió los cuerpos de los soldados que enterraron.

También fue izada en celebración en el festival anual amazigh en la sureña ciudad marroquí de Agadir, cuando el tamazight fue adoptado como una lengua oficial como parte de los cambios constitucionales de ese país.

Fathi Khalifa -quien sirve en el órgano gubernamental de los rebeldes libios, el Consejo Nacional de Transición (CNT)- dice que el levantamiento alentó las esperanzas de los bereberes.

"Por 40 años, los libios amazigh han sido oprimidos", señala.

"Cuando empezó la era de apertura y libertad, el pueblo libio dio señales positivas. Hoy en día, la situación es muy alentadora".

Durante la rebelión, el CNT adelantó una campaña mediática para apoyar a los bereberes.

La televisión libia controlada por los rebeldes, basada en Qatar, hace transmisiones diarias en la lengua bereber, el tamazight, durante dos horas, y en la ciudad libia de Jadu se publica un diario en esa lengua.

¿Nueva era?

Pero es quizás en Marruecos donde el significado de la palabra amazigh -hombres libres- realmente resuena.

El reino norafricano recientemente adoptó una nueva constitución que reconoció la lengua bereber, hablada por el 60% de la población, como uno de los lenguajes oficiales.

Según Abdulá Aourik, fundador y editor de Agadir O'fila, una revista dedicada a promover la causa bereber, Marruecos podrá pronto marcar el camino para que otros lo sigan y confía que más cambios están por llegar.

"Nuestro rey Mohamed VI es bereber", dice, explicando que la madre del monarca es bereber. Su padre dice decender del profeta Mahoma, nacido en lo que en la actualidad es Arabia Saudita.

"No está en contra nuestra y está ayudando a fomentar nuestra causa", asegura Aourik.

Conquistados y vencidos

Cuando los conquistadores árabes se expandieron por el norte de África en el siglo VII, trajeron consigo su lenguaje y una nueva religión: el Islam.

Ambos fueron adoptados oficialmente en detrimento de la cultura y lenguaje amazigh.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption En Marruecos ahora, todos los anuncios se hacen también en tamazight.

Pero Aourik está convencido de que pronto habrá más igualdad.

"La madre de Fidel Castro era amazigh, de las Islas Canarias, así que estamos en todas partes. No nos pueden seguir ignorando".

La esperanza también teñía el ambiente de una reciente conferencia bereber en la ciudad porteña marroquí de Tánger, cuando los representantes de cinco países norafricanos, así como de las Islas Canarias, se reunieron para desarrollar una estrategia común para conseguir más derechos.

La delegada de Túnez Jadiya Ben Saidane declaró que el reconocimiento del lenguaje, la cultura y la identidad bereber era más posible tras el derrocamiento de Zine al-Abidine Ben Ali en enero.

No obstante, los diferentes dialectos y aspiraciones sociales y políticas de los bereberes han sido un obstáculo a la hora de unificar los reclamos en la región.

Recobrando lo propio

Los bereberes crearon una organización cultural llamada Tinas.

"Su nombre se inspira en el nombre histórico de Túnez, que los árabes se apropiaron y dijeron que venía del verbo que significa 'ser un acompañante', mientras que realmente significa 'llave' en amazigh", dice Ben Saidane.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Niñas libias aprendiendo tamazight

En Egipto, unos 30.000 bereberes viven en el oasis de Siwa, cerca de la frontera con libia y las regiones Beni Suef. Sienten que se les ha impuesto una identidad árabe.

Según la representante egipcia Amani al-Weshahy, quieren reemplazar la cultura árabe dominante desde la independencia del líder Gamal Abdel Nasser.

"Estamos reclamando que se reconozcan los derechos de varias culturas", indica.

Hasta el momento, ninguno de estos activistas bereberes respaldan la idea de romper lazos con el país en el que viven.

Los bereberes de Argelia están promoviendo identidades regionales las cuales, piensan, le darán al país estabilidad dentro de una federación.

La reunión en Tánger culminó con un llamado al establecimiento de una unión norafricana, que acoja todas las identidades, lenguajes, culturas y creencias de la región.

Eso significaría que el Magreb dejara de ser una región dominada por los árabes y se transformara en una confederación de estados en la que los bereberes tendría voz.

Pero sin un dialecto unificado y enfrentando situaciones muy distintas en cada país, podrían perder nuevamente su apuesta por la unidad y derechos, particularmente si grupos radicales islámicos toman el lugar de los dirigentes depuestos.