Estramonio, la planta mortal "de las brujas"

Estramonio silvestre Derechos de autor de la imagen SPL
Image caption Tiene muchos nombres, pero casi ninguno es halagador.

Ha sido la planta de los aquelarres, de los adivinos, de los ritos chamánicos y últimamente de las fiestas más extremas.

La muerte de dos jóvenes en España después de consumir un cóctel que contenía estramonio, una planta alucinógena y venenosa, ha puesto la atención sobre la llamada hierba del diablo.

Los cuerpos de los jóvenes, de 18 años, fueron encontrados en medio de los bosques de Perales del Río, un pueblo de los alrededores de Madrid donde se suelen organizar ruidosas raves (fiestas de música tecno) en edificios abandonados como El Monasterio de la Aldehuela, un lugar de culto para este tipo de celebraciones y reuniones esotéricas.

Minutos antes de que murieran, una pareja se topó con una de las eufóricas víctimas visiblemente alterado por el cóctel que había consumido.

En los análisis de sangre se encontró alcohol, speed (droga sintética) y estramonio.

Aunque la autopsia determinó que la planta no fue la causante directa sino un golpe de calor, una de las consecuencias de su consumo es la hipertermia: sofoco y sensación de asfixia combinados con problemas cardiovásculares.

Veneno gratis

"Es una sustancia peligrosa, puede provocar un ataque al corazón. Las semillas son las más tóxicas, te envenenas con sólo unos pocos gramos", explica a BBC Mundo la toxicóloga María del Mar Serrano.

"Su alta concentración de alcaloides como la atropina, escopolamina e hiocinamina se traduce en delirios, mareos y alucinaciones que fácilmente pueden conducir a la muerte", agrega la experta.

Las víctimas del Monasterio, abandonados entre el silencio y los graffitis, bebieron un mejunje a base de estramonio que les ofrecieron. A los pocos días la policía detuvo a las dos personas que prepararon la bebida, a quienes se les acusó de tráfico de drogas y homicidio.

Según las autoridades los detenidos repartieron gratuitamente la bebida con la intención de abrir mercado.

No es la primera vez que ocurre. Hace unos años en Valencia un músico ambulante danés le repartía a los transeúntes un líquido que el describía como la "bebida de las brujas".

Cinco estudiantes extranjeros bebieron el brebaje de estramonio, también conocido como la manzana espinosa. Todos resultaron envenenados y dos de ellos murieron.

Una semana después cuatro jóvenes que participaron en la marcha del Orgullo Gay fueron hospitalizados después de que alguien les diera a beber un cóctel con estramonio.

Uso iniciático y medicinal

Utilizada en ritos de iniciación, hay referencias del estramonio desde la antigua Roma o en documentos de brujería de la Edad Media.

Derechos de autor de la imagen SPL
Image caption El estramonio es difícil de erradicar pues crece silvestre en los campos.

Su estrecha relación con el esoterismo va de la mano con los alcaloides de la planta que provocan alucinaciones durante horas.

"Es una planta muy común. Es nativa de Sudamérica y Asia pero se encuentra fácilmente en los bosques mediterráneos. Crece en solares abandonados o en huertos sin cultivos", comenta Serrano.

A pesar de su letalidad, el estramonio tiene propiedades antiinflamatorias por lo que se utiliza para tratamientos de várices o hemorroides.

A partir del estramonio, el químico alemán Albert Ladenburg aisló en el siglo XIX la escopolamina (burundanga), un alcaloide que se utiliza como antiespasmódico y analgésico en los partos, así como en el tratamiento del mal de Parkinson.

En los alrededores de Perales del Río, donde ocurrió la tragedia de los dos jóvenes fallecidos, las autoridades han comenzado a erradicar las plantas de estramonio pero son conscientes que eliminarlas es prácticamente imposible, pues crecen silvestre por toda la península.

Su fuerte y desagradable olor la delata, quizás por ello también es llamada la hierba hedionda.