Estados Unidos rindió homenaje a las víctimas 11-S

Media playback is unsupported on your device

Estados Unidos vivió este domingo una jornada de recuerdo al cumplirse el décimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

En un discurso ofrecido a última hora del domingo en el Centro Kennedy de Washington, el presidente Barack Obama hizo un llamado a la unidad de sus conciudadanos.

"Nada puede torcer la voluntad de unos EE.UU. verdaderamente unidos", aseguró Obama al comenzar el "Concierto para la Esperanza", organizado para honrar a las cerca de 3.000 personas que perdieron la vida hace diez años en los ataques con aviones secuestrados contra Nueva York, Washington y Pensilvania.

"No somos perfectos, pero nuestra democracia es duradera, y esa democracia... también nos da la oportunidad de perfeccionar nuestra unión", dijo.

"Los debates, sobre la guerra y la paz, sobre seguridad y las libertades civiles, a menudo han sido encendidos. Pero es precisamente el rigor de esos debates y nuestra capacidad de resolverlos de manera que honra nuestros valores, lo que representa una medida de nuestra fuerza", agregó el presidente estadounidense.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Obama recordó a "los dos millones de estadounidense que han ido a la guerra desde el 11-S".

También repitió lo que ya había asegurado su predecesor, George W. Bush: "EE.UU. nunca estará en guerra contra el Islam ni contra ninguna otra religión".

Obama también se acordó de "los dos millones de estadounidense que han ido a la guerra desde el 11-S".

"Han demostrado que aquellos que nos hacen daño no pueden esconderse de la justicia, en cualquier lugar del Mundo", señaló el mandatario.

Minuto de silencio

Previamente, Obama encabezó los homenajes celebrados en Nueva York, Washington y Pensilvania.

Las conmemoraciones oficiales comenzaron en la Gran Manzana, donde dos aviones de pasajeros secuestrados impactaron ahora hace diez años contra las Torres Gemelas, ubicadas en el World Trade Center, en el bajo Manhattan.

Lea también: lo que recuerdan los neoyorquinos

Media playback is unsupported on your device

Los nombres de aquellos que murieron en los atentados, inscritos en bronce en el monumento de la 'zona cero' construido donde antes estuvieron las torres, fueron leídos acompañados de música.

Junto a su esposa, Michelle, y su predecesor en el cargo, George W Bush, y la ex primera dama Laura Bush, Obama guardó un minuto de silencio.

El mandatario leyó solemnemente el Salmo 46 de la Biblia, escogido, según la Casa Blanca, por ser especialmente apropiado para el momento.

"Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida y se traspasen los montes al corazón del mar", dijo Obama, quien saludó afectuosamente a los familiares de las víctimas presentes en la ceremonia.

Vea la galería de imágenes: A diez años de lo impensable

Según explicó desde Nueva York el periodista de la BBC Tom Geoghegam, en la ciudad de los rascacielos esta ha sido una jornada cargada de emoción y tensión.

Mucha gente no ha podido acercarse a la 'zona cero' por las estrictas medidas de seguridad que había en el área.

Pensilvania y Washington

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El Pensilvania los Obama rindieron homenaje a las 40 víctimas del vuelo 93 de la compañía United Airlines.

La siguiente parada de Obama fue Shanksville, en Pensilvania, donde junto a su esposa rindió homenaje con una corona de flores a las 40 víctimas del vuelo 93 de la compañía United Airlines.

Los Obama recorrieron el monumento erigido en el descampado donde se precipitó el avión y guardaron un minuto de silencio junto a los presentes.

El vuelo UA93 fue el único de los cuatro que no llegó al destino que planeaban los secuestradores, que se cree fueron reducidos por los pasajeros antes de que el avión se estrellara.

Más tarde, el presidente de EE.UU. viajó a Washington para participar en la ceremonia de recuerdo de las víctimas del Pentágono, depositando una nueva ofrenda floral.

Lea también: Las caras detrás de los nombres del 11-S

En ese lugar, a las 13.37 GMT -la hora del impacto del avión- se había guardado un minuto de silencio con la presencia del vicepresidente, Joe Biden, y el secretario de Defensa, Leon Panetta, en homenaje de los 184 fallecidos.

El corresponsal de BBC MUndo en Washington, William Márquez, informó que por cuestiones de seguridad no había acceso al público no invitado a las ceremonias.

La seguridad ha sido intensa durante los actos de este domingo luego de que el jueves pasado las autoridades dieran a conocer una amenaza "creíble pero no confirmada" de ataque.

El aviso -que fue recibido por un informante de la CIA- hizo que en las principales ciudades estadounidense los cuerpos de seguridad hayan incrementado su presencia notablemente.

Contenido relacionado