La mujer que llegó al poder ofreciendo más impuestos e inmigración

Última actualización: Viernes, 16 de septiembre de 2011
Helle Thorning-Schmidt

La política centró su campaña en promesas que contradicen las propuestas de austeridad vigentes en otros países.

En momentos en que Europa y el Fondo Monetario Internacional abogan por medidas de austeridad para salir de la crisis, en Dinamarca una mujer hizo historia al ganar las elecciones parlamentarias con la promesa de subir los impuestos, el gasto público y "humanizar" las duras leyes de inmigración de ese país.

Helle Thorning-Schmidt, líder del partido social demócrata danés, será la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra en Dinamarca.

"Lo logramos... hoy hemos escrito la historia", dijo Thorning-Schmidt después de que se conociera que logró terminar con diez años de dominio de centro derecha.

La hazaña de la política de 45 años de edad fue ir a contracorriente de la tendencia europea de implementar medidas de austeridad y endurecer las leyes de inmigración.

"Estoy de acuerdo en que parece extraño que los daneses votaron por un primer ministro que quiere subir en un 1% del PIB lo que ya son los impuestos más altos del mundo", le explica a BBC Mundo Mads Lundby Hansen, economista jefe del Centro de Estudios Políticos en Copenhague, una organización no gubernamental de centro derecha.

De cumplir con su promesa, la futura primera ministra impondrá más tasas en la venta de tabaco, pasajes de avión, chocolates, gaseosas e intercambio de acciones. También aplicará más impuestos a todo aquel que gane más de US$150.000 al año.

Todo esto servirá para financiar un abultado gasto público.

Economistas a favor

Lo que a primera vista pareciera una contradicción con la ortodoxia imperante, que pide más austeridad fiscal en épocas de crisis, en Dinamarca esta política encuentra respaldo de muchos economistas. "Yo no estoy de acuerdo, pero si le preguntas a expertos daneses, ellos te dirán que no comulgan con lo que predica el FMI. La mayoría considera que es una buena política aumentar los impuestos y el gasto público", aclara Lundby Hansen.

Lars Andersen, director del Consejo de Economía del Movimiento Laborista, no se sorprende con las propuestas de la socialista, y asegura que "si miras a los países escandinavos, verás que están entre los países más ricos del mundo y aunque tenga los impuestos más altos y mayor bienestar social".

"Ha habido una tendencia en decir que si cortas los impuestos se dinamiza la economía, pero no lo hemos visto, y por eso tenemos déficits tan altos"

Lars Andersen, economista del Movimiento Laborista

"La educación, el sistema sanitario, la seguridad tienen un efecto en el crecimiento", le explica a BBC Mundo el analista de izquierda.

Aunque Dinamarca es miembro de la Unión Europea, no escogió cambiar su moneda (Corona) por el Euro. El país también pasa, sin embargo, por un momento económico complejo, reflejado en un déficit del sector público equivalente a 42% del Producto Interno Bruto.

"Ha habido una tendencia en decir que si cortas los impuestos se dinamiza la economía, pero no lo hemos visto, y por eso tenemos déficits tan altos", agrega Andersen.

Otra razón de la victoria del regreso de los socialistas al poder se debe -según Lundby Hansen- a que la mayoría de los votantes depende de los beneficios del Estado. "En Dinamarca hay cuatro millones de personas que pueden votar, de las cuales dos millones se beneficia del Estado".

"Si los políticos aumentan los impuestos para incrementar las ayudas sociales, entonces la mitad de los votantes tendrá un incentivo para escoger a los partidos que siguen esta política".

Inmigración

Otras de las propuestas de Thorning-Schmidt es "humanizar" las leyes de inmigración.

Copenhague

Dinamarca mantiene un generoso estado de bienestar.

Hasta ahora, la coalición del gobierno danés incluía a un partido de derecha nacionalista que presionó para que se impusieran las leyes de inmigración más duras de la región y para que se restablecieran los controles fronterizos que habían sido suspendidos hace años por el acuerdo europeo de Schengen.

"El antiguo gobierno dependía del partido nacionalista y por eso había una dura legislación migratoria inhumana", señala Andersen, quien agrega que lo que propusieron los socialistas fue un mayor entendimiento de las necesidades que hay en un mundo globalizado.

"Necesitamos mano de obra extranjera, políticas de integración. Esto es un entendimiento más realista de cómo funciona la economía internacional".

Sin embargo, el economista liberal Lundby Hansen asegura que la futura primera ministra prometió que, por ahora, no iba a cambiar nada. "Ha sido muy importante que ella dejara claro que está de acuerdo con las mayoría de las leyes centrales de inmigración".

Según el analista, su partido de coalición y los socialistas revisarán la política migratoria, pero no harán reformas en este período. "Quizás en una nueva elección cambien algo".

La victoria de una mujer que se atrevió a contradecir los lineamientos europeos podría, para los expertos, influir en la tendencia de derecha que ha dominado al continente en los últimos años.

"Alemania está viviendo un vuelco hacia los socialdemócratas en las elecciones regionales", recuerda Andersen. "Y si te fijas, en el año 2000 la mayoría de los gobiernos eran centro izquierda y estaban más concentrados en el ser humano y las desigualdades".

"Lo que tenemos ahora es el resultado de gobiernos dominados por partidos de centro derecha".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.