Cristianos coptos: la minoría egipcia en la mira de la violencia

Cristiano copto Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Los coptos son la minoría más numerosa de Egipto.

Las calles de El Cairo, capital de Egipto, volvieron a ser escenario de violencia, esta vez entre cientos de cristianos coptos y miembros del ejército.

Este fin de semana al menos 24 personas murieron y 200 resultaron heridas en el peor brote de violencia desde el derrocamiento del presidente Hosni Mubarak, en febrero.

Los enfrentamientos se produjeron durante una manifestación convocada por los cristianos tras el incendio de un templo en Merinab, un pueblo perteneciente a la turística región de Asuán, un ataque que el grupo religioso achaca a musulmanes radicales.

En los últimos meses, ha aumentado la preocupación de los cristianos por el incremento de la fuerza de ultra-conservadores islamistas.

En mayo, 12 personas murieron en ataques a iglesias coptas y en marzo, 13 personas perdieron la vida en enfrentamientos entre musulmanes y coptos en la plaza Tahrir.

A pesar de siglos de coexistencia pacífica, desde hace un par de décadas se han dado enfrentamientos recurrentes entre musulmanes y cristianos, resultando en heridos y muertos.

"No somos una minoría"

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Un ataque a una iglesia de Alejandría el día de Nochevieja de 2010 también desembocó en violencia

Los cristianos egipcios son conocidos como "coptos", palabra que proviene de "Aegyptos", que significa literalmente Egipto. Su origen se remonta al primer siglo despúes de Cristo, cuando se introdujo la fe cristiana en el país.

Los cristianos son la minoría más numerosa de Egipto, y representan al 10 por ciento de los setenta millones de egipcios.

En una entrevista concedida en 2006 a BBC Mundo, Yusef Sidhom, editor copto del semanal Al Watani, sostenía que "lo que es descrito como una minoría no debería serlo, porque los coptos desde siglos vivimos distribuidos y entremezclados con los musulmanes en todo el país".

Marginación política

En general, los coptos prefieren evitar hablar de la polémica relación entre religión y política en Egipto. Y es que a pesar de casos destacados como el ex secretario de la ONU Boutros Ghali, o su hijo Yusef quien fue ministro de Finanzas, el papel de los coptos en la vida pública es reducido.

"Se puede describir el problema como si fuéramos ciudadanos de segunda clase", admitió a la BBC Yusef Sidhom.

"En las tres últimas décadas ha habido una serie de agravios que afectaron los derechos ciudadanos coptos, en parte por una legislación desigual y por las actitudes oficiales opuestas a que seamos nominados en puestos ejecutivos del Estado o como candidatos en elecciones políticas", explicó Sidhom desde sus oficinas en el centro del Cairo.

"La discriminación sistemática contra los coptos ha sido común en algunas áreas, como la exclusión de altos cargos militares y de gobierno", como señala Maha Abdel Rahman, profesora de política y sociedad egipcia de la Universidad de Cambridge.