Colombia: cuando el fin del secuestro no es el fin de la historia

Última actualización: Jueves, 20 de octubre de 2011
Nohora Valentina

El secuestro de Nohora Valentina mantuvo en vilo a Colombia durante las últimas tres semanas.

Era la noticia que toda Colombia estaba esperando y cuando llegó lo hizo vía Twitter.

La liberación de Nohora Valentina Muñoz, la niña de 10 años secuestrada el pasado 29 de septiembre por dos encapuchados, fue anunciada poco después de las seis de la tarde del lunes por el presidente Juan Manuel Santos a través de un breve "trino" en el que también agradecía la mediación del Comité Internacional de la Cruz Roja.

El país, sin embargo, sólo respiró verdaderamente aliviado algunas horas más tarde, cuando a través de las pantallas de televisión pudo ver como Nohora regresaba a casa en brazos de su padre.

Y la leve sonrisa con la que la pequeña reaccionó a las cámaras y a la multitud jubilosa que la esperaba en Fortul -la pequeña localidad del departamento de Arauca de la que su padre es alcalde- resultó más tranquilizadora que cualquiera de los comunicados informando sobre su buen estado.

Para muchos, esa imagen certificaba un final feliz de la saga que había tenido en vilo a Colombia durante las últimas tres semanas.

Pero Nohora Valentina y su familia todavía tienen momentos difíciles por delante.

"Lo que hemos aprendido en (la fundación) País Libre en veinte años de trabajo con víctimas (de secuestros) es que todo depende de la naturaleza de la persona, de su personalidad, y de los recursos que tengan tanto la familia como el individuo para enfrentar una situación como un secuestro", le dijo a BBC Mundo Olga Lucía Muñoz, directora de la fundación que trabaja en la prevención y lucha contra el secuestro en Colombia.

Atención psicológica

Según la directora de País Libre, durante los primeros meses después de la liberación por lo general se mezclan la felicidad de haber regresado a casa con reacciones típicas al estrés y la ansiedad naturales después de semejante experiencia.

¿Y los responsables?

Luego de la liberación de Nohora Valentina Muñoz el debate se ha centrado en la identidad de los secuestradores de la pequeña.

El ejército y el ministro de Defensa afirman que fueron las FARC, estas niegan cualquier responsabilidad, el padre de la niña dice que el tema no le interesa y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) prefiere guardar silencio al respecto.

Según el ministro de Defensa, Juan carlos Pinzón, "las comunicaciones de los guerrilleros, otras informaciones técnicas y humanas, nos dan la certeza de que las FARC participaron en este hecho",

Las FARC, sin embargo, afirman que "el secuestro de la menor parece calcado de los manuales de operaciones sicológicas de los organismos de inteligencia militar, a fin de moldear la opinión regional y nacional a favor del escalamiento guerrerista".

Y son varios los analistas y funcionarios que han calificado de "extrañas" las diferentes versiones sobre el plagio de la pequeña.

A pesar de las solictud de varios funcionarios de gobierno, sin embargo, el CICR no parece dispuesto a ayudar a resolver el misterio pues considera que el respeto a la confidencialidad es clave para su labor de mediación en Colombia.

"Pero es realmente después del cuarto mes cuando tanto la familia como el niño empiezan a entender realmente lo que sucedió. En un primer momento está la alegría del regreso, está el tema de los medios (de comunicación), están los viajes, está la importancia.. Pero al quinto mes ya no hay medios (de comunicación), vuelve uno a su rutina y ahí es donde uno empieza a enfrentar realmente los cambios que da un secuestro", dijo Muñoz.

"Ahí es cuando las familias empiezan a tomar decisiones, cuando las familias tienden, por ejemplo, a salir del país, a cambiarse de ciudad, a implementar medidas de seguridad. Y ahí es cuando realmente se vuelve complejo muchas veces poder asimilar un evento como este", explicó la experta.

Según Muñoz, además del temor a la posibilidad de un nuevo secuestro, los secuestrados también pueden quedar con heridas frente al entorno social.

La impunidad, por ejemplo, muchas veces genera rencor y rabia que hay que poder canalizar.

Y es por eso que el acompañamiento psicológico de los sobrevivientes del secuestros y sus familiares resulta clave.

"Es superimportante que haya un tratamiento a largo plazo", insistió la experta.

"Cómo nos cambia la vida"

Un buen ejemplo de las dificultades de la reintegración de las víctimas de secuestros es el del soldado William Giovanni Domínguez, capturado por las FARC en enero de 2007 y liberado dos años después.

Ingrid Betancourt

Después de una liberación, tanto niños como adultos enfrentan un proceso de readaptación complejo y demorado.

Domínguez capturó la imaginación de todos los colombianos y llegó convertirse en un símbolo para las otras víctimas del secuestro gracias a su canción "Cómo nos cambia la vida", la que interpretó para el entonces presidente Álvaro Uribe al momento de su liberación.

Pero poco se volvió a saber de él hasta que, en abril de este año, se informó de su internamiento en un hospital de Bogotá para recibir tratamiento psiquiátrico.

Y luego, a inicios de septiembre, la noticia de su asesinato en una calle de Bogotá generó todo un debate acerca del tratamiento dispensado por la sociedad colombiana a los soldados liberados después de años en poder de la guerrilla, en el que varios exsecuestrados se quejaron de no haber recibido suficiente apoyo por parte del ejército o del estado.

Esta asistencia, sin embargo, está garantizada en principo por la legislación colombiana.

En el caso de menores como Nohora, por ejemplo, la asistencia psicológica básica corre por cuenta del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.

La ley también establece que todas las víctimas del secuestro, así como sus familiares, tienen derecho a una asistencia psicológica y psiquiátrica coordinada por el Consejo Nacional de Lucha contra el Secuestro, CONASE.

Y organizaciones como País Libre también ofrecen asistencia y apoyo gratuito.

Los retos de Colombia frente al flagelo del secuestro, sin embargo, siguen siendo muchos.

Y, como recuerda Olga Lucía Muñoz, en el país todavía hay cientos de secuestrados de los que no se sabe nada.

"No debemos olvidarlos aunque nadie habla de ellos", dijo.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.