México empieza a blindar su fiesta brava

Última actualización: Jueves, 20 de octubre de 2011
Corrida de toros. Foto de archivo

Con esta medida, se blinda a la fiesta brava de posibles acciones promovidas por asociaciones antitaurinas.

Mientras las manifestaciones antitaurinas alrededor del mundo se repiten, en México la tendencia se mueve en sentido contrario. El gobernador del estado central de Aguascalientes se pronunció oficialmente para declarar a la fiesta brava como Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado.

Con este decreto administrativo, Carlos Lozano de la Torre blinda a la celebración de posibles acciones promovidas por asociaciones antitaurinas en un estado con una tradición centenaria de corridas de toros.

"Cierto es que levantará polémicas y desde este momento expreso mi pleno respeto ante ellas, pero es claro que Aguascalientes tiene una profunda cepa en la tauromaquia, y es por eso que hemos tomado esta decisión para protegerla, promoverla y hacerla grande", expresó Lozano de la Torre en un evento conmemorativo.

Hasta el momento, el decreto ha sido celebrado por ganaderos de la región, aficionados a la fiesta brava, figuras del toreo, estudiantes de la escuela taurina de Aguascalientes así como de artistas locales.

Todos ellos respaldaron el movimiento como una medida que defiende una fiesta ligada a la vida cultural y artística de la entidad. Pero para otros es una decisión que no beneficia a la tauromaquia.

"La fiesta brava no se va a defender con ese tipo de medidas unilaterales, si no con la búsqueda de un consenso en donde la sociedad decida si quiere o no convivir -y cómo- con este tipo de expresiones", dijo a BBC Mundo el cronista taurino en México y España, Salvador Camarena.

Tierra de toros e ingresos

Y es que, en Aguascalientes desde hace 180 años se lleva a cabo la Feria de San Marcos -también conocida como "La Feria de México" -una de las citas más importantes del cartel taurino anual.

"La fiesta brava no se va a defender con ese tipo de medidas unilaterales, si no con la busqueda de un consenso"

Salvador Camarena, cronista taurino

El evento se promueve como una feria de "toros y matadores" que ha recibido a figuras máximas del toreo a nivel mundial y convierte a la ciudad en un escenario público en el que se realizan, además, conciertos, eventos culturales y peleas de gallos.

Se trata de un mes de fiesta en el Estado. Y de ganancias económicas.

Las cifras reportan una derrama económica durante la fiesta entre US$111.000 millones y US$171.000 millones desde 2007.

Cuando en 2008, la fiesta tuvo que ser suspendida a causa de la gripe porcina, la pérdidas fueron cuantiosas y dolorosas para los sectores hotelero, de entretenimiento, comercio y transporte.

Se puede imaginar lo que significaría si en algún momento las corridas de toros y las peleas de gallos (en las que es legal hacer apuestas de dinero) fueran retiradas de entre los eventos de la manifestación.

"No me imagino a la Feria de San Marcos sin corridas de toros", expresó Lozano de la Torre.

Los taurinos y los antitaurinos

Manifestación antitaurina en Ciudad de México

El movimiento antitaurino ha cobrado fuerza en los últimos años en México.

Gustavo Larios Velasco, presidente de la Asociación Mexicana por los Derechos de los Animales y portavoz de México Antitaurino, dijo a BBC Mundo que la medida del gobernador de Aguascalientes no tiene trascendencia jurídica.

"La Unesco no ha reconocido como patrimonio inmaterial a la tauromaquia no obstante la insistencia de gobiernos taurinos", indicó Larios Velasco.

"Sólo prueba que los taurinos tienen que recurrir a actos despóticos de gobernantes impositivos. Pero esto no puede evitar el avance democrático de las medidas legislativas que están prohibiendo las corridas".

Justo en estos días iniciaron las campañas en contra de las corridas de toros en la Ciudad de México. Un movimiento que ha cobrado fuerza en los últimos años y que espera presentar en breve la iniciativa legislativa que las prohíba o impida el ingreso a menores de edad.

Por el momento la decisión de Lozano, lejos del consenso, agranda la brecha que separa a los defensores de la manifestación de sus detractores.

"Los taurinos lo primero que tendrían que hacer es entender que hay un reto fundamental que es dialogar con los que rechazan el maltrato animal y encontrar los puntos de acuerdo en que para empezar se le pueda dar vigencia a la fiesta brava", explica Camarena.

"Suenan como medidas desesperadas, señales de que los taurinos no han sabido calibrar que quizá el correr del tiempo ahora nos hace replantearnos si la fiesta brava tiene futuro", concluye.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.