EE.UU. deporta a cifra récord de inmigrantes, en su mayoría latinos

Última actualización: Miércoles, 19 de octubre de 2011
Latinos

La mayoría de los deportados son latinos.

En el último año Estados Unidos deportó a cerca de 400.000 inmigrantes extranjeros que se hallaban en el país ilegalmente, la mayoría hispanos. Más de la mitad tienen antecedentes penales.

Se trata de la mayor cifra de deportados desde que fuera creado el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) hace ocho años.

Cerca de 396.906 ciudadanos extranjeros fueron deportados en el año fiscal que terminó el 30 de septiembre, informó el organismo, es decir, casi 4.000 más que el año anterior.

La agencia informó que más de la mitad de los deportados tienen antecedentes penales.

Inmigración y crimen

En agosto pasado, el presidente Barak Obama ordenó que se de prioridad la deportación de inmigrantes que enfrenten cargos criminales, una medida vista como un intento de tranquilizar a quienes piden leyes de inmigración más duras.

Pero poco más de la mitad de los expulsados del país habían sido hallados culpables de crímenes -principalmente relacionados con el narcotráfico-, manejar bajo la influencia del alcohol o drogas o por delitos sexuales.

"Cuando Obama hizo ese anuncio teníamos mucha esperanza de que iban a enfocar los recursos en las personas que realmente son peligrosas para la comunidad", le dijo a BBC Mundo Laura Vázquez, analista de inmigración del Consejo Nacional de La Raza, una de las principales asociaciones latinas.

Más de la mitad de los 400.000 fueron deportados bajo el programa Comunidades Seguras, donde las autoridades locales envían las huellas digitales de los arrestados al ICE.

De éstos, el 93% son latinos, según un estudio de la Universidad de Berlekey (California) y la Universidad Benjamin N. Cardozo de Nueva York.

Un tercio de los deportados por el programa Comunidades Seguras tienen parejas o hijos que son ciudadanos estadounidenses, por lo cual las familias quedan separadas.

¿Criminales?

La inmigración irregular divide las aguas políticas en Estados Unidos. Más de 11 millones de indocumentados viven y trabajan en el país, según el Pew Hispanic Center. De ellos, dos tercios son hispanos.

"Día tras día vemos familias que son separadas por este programa de inmigración que no funciona", dice Laura Vázquez.

"Los números muestran que todavía estamos usando muchísimos recursos y billones de dólares para deportar a personas que no han cometido ningún crimen", agregó.

"Día tras día vemos familias que son separadas por este programa de inmigración que no funciona"

Laura Vázquez, Consejo Nacional de La Raza

"En total, este gobierno ha deportado a casi 1,2 millones de personas, dejando una estela de devastación en las comunidades latinas en todo el país", dijo Joanne Lin, abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés)

"Estos números récord de deportaciones ocurren en un momento en que las tasas de inmigración ilegal se ha reducido drásticamente, la población de indocumentados ha disminuido considerablemente y las tasas de crímenes violentos están en su nivel más bajo en 40 años. Nuestro país ya no puede permitirse el lujo de pagar por este gasto incontrolado a costa de los contribuyentes de EE.UU. ", agregó.

Por su parte el presidente del panel judicial de la Cámara de Representantes, Lamar Smith, un republicano reconocido oponente de las políticas de inmigración de Obama, dijo que las cifras están infladas pues incluyen a las personas que acepten voluntariamente salir del país sin sanciones y pueden regresar a EE.UU.

Susana Barciela, de la Organización Estadounidenses por la Justicia para el Inmigrante, expresó su preocupación a raíz de que muchos de los deportados cometieron delitos menores, tales como conducir con las luces traseras rotas, vidrios polarizados o licencias de conducir vencidas, algo común entre los inmigrantes irregulares que no pueden obtener legalmente o renovar sus licencias.

En tanto, el Foro de Inmigración con sede en Washington llamó al número de deportaciones una pérdida de dólares del contribuyente.

"Cada proceso de deportación cuesta US$23.000 por persona, por lo cual el control de la inmigración no es sostenible".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.