En Nueva York descubren "fórmula" para cigarrillos sin impuestos

Cigarrillos para armar Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption La tienda vende una bolsa de tabaco y veinte tubos de papel por US$3.99

Los fumadores de la ciudad de Nueva York pagan un promedio de US$14 por paquete de cigarrillos y la mitad de esta cantidad son impuestos del Estado y de la ciudad. Pero, desde septiembre, quienes estén dispuestos a fabricarse sus propios cigarrillos pueden esquivar las tasas y pagar US$3.99 por paquete.

Island Smokes es un negocio creado por cuatro neoyorquinos que aseguran que no venden cigarrillos sino "tubos de papel" y bolsas de tabaco, gravadas con impuestos considerablemente más bajos que el de los cigarrillos manufacturados, y dejan que los clientes fabriquen sus propios cigarrillos en los establecimientos que han abierto en la ciudad estadounidense.

Comprar una bolsa de tabaco y veinte tubos de papel cuesta US$3.99, y "fabricar" los cigarrillos con las máquinas de la tienda es un proceso fácil y rápido –menos de cinco minutos por paquete- aunque depende de la habilidad y práctica del cliente.

En una reciente visita al establecimiento, tres clientes fabricaban sus propios cigarrillos en un ambiente cargado de humo ya que está permitido fumar.

La tienda cuenta con doce máquinas que rellenan los cigarrillos con el tabaco comprado por el consumidor y también dispone de doce aparatos para sellar el cigarrillo una vez ha sido rellenado.

Rellenar un cigarrillo y sellarlo es un proceso de veinte segundos. Las máquinas de relleno tienen la forma y el tamaño de muchas cafeteras, y son muy fáciles de manipular.

El aparato de sellado recuerda a un sacapuntas de lápiz mecánico. "Yo tardo unos cinco minutos por paquete, primero relleno los veinte cigarrillos y luego los sello", le explicó a BBC Mundo un cliente del local.

Un cartel recordaba a los clientes que el negocio "no vende cigarrillos, vende tabaco y filtros (tubos)". Otro cartel puntualizaba que los dependientes pueden "ayudar" a los clientes pero no fabricarles los cigarrillos.

Memorias de la Ley Seca

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption La tienda vende tabaco natural sin aditivos ni sustancias químicas.

"Este negocio vende tabaco natural y sin aditivos, y los clientes están muy satisfechos con la calidad del producto", le explicó a BBC Mundo el abogado de Island Smokes, John Behrins. "El tabaco que vendemos en las tiendas no tiene los 599 componentes químicos de un cigarrillo", agregó.

Además de atender a la prensa, el abogado tendrá que librar una batalla con el departamento legal de la ciudad de Nueva York, que asegura que este negocio está evadiendo impuestos e incumpliendo la normativa de la ciudad y del Estado.

La situación tiene muchos elementos que recuerdan las batallas legales entre la administración y los vendedores clandestinos de alcohol durante la Ley Seca.

El abogado del Departamento Legal de la Ciudad de Nueva York responsable de este caso, Eric Proshansky, asegura que se trata de un caso típico de evasión de impuestos: "venden cigarrillos, no venden tabaco, y tienen que pagar los impuestos correspondientes".

En declaraciones a BBC Mundo, Proshansky indicó que este negocio incumple leyes locales y estatales: "y además creemos que el papel de liar que utilizan no es a prueba de incendios, y aunque lo fuera no ha pasado por el control correspondiente".

Uno de los propietarios de Island Smokes es capitán del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York; un libertario que asegura defender los derechos de los fumadores.

Considera que los fumadores de la ciudad están marginados y que fumar se está convirtiendo en una actividad clandestina.

Island Smokes sigue con sus planes de expansión. Tiene previsto abrir nuevos establecimientos en la ciudad y "en otros sitios", y en su página web busca nuevos inversores.