La mujer que inspira al hombre más rápido del mundo

Usain Bolt Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Bolt batió la marca mundial al hacer los 100 metros planos en 9,58 segundos.

Es el hombre más veloz de la tierra pero hay una persona a la que el atleta jamaiquino Usain Bolt dice que nunca dejará atrás.

Es la que fuera su profesora de educación física Lorna Thorpe, que le puso en camino hacia sus medallas Olímpicas y la marca mundial de hacer los 100 metros planos en 9,58 segundos.

Para Bolt, es como una segunda madre: "Siempre estaba pendiente de mí. Se aseguraba que iba a clase y que estaba centrado", afirma el corredor.

La carrera de Bolt hacia los récords Olímpicos comenzó en el Instituto William Knibb de Falmouth, Jamaica.

Thorpe daba clases a Bolt cuando decidió dejar de practicar fútbol y cricket para empezar a entrenar en atletismo.

"Desde el primer día corría a la cabeza del pelotón y se podía ver que lo disfrutaba. Al ver las zancadas que daba, te dabas cuenta de que era alguien especial", explicó la maestra que hoy todavía sigue inspirando a la nueva generación de corredores.

Cuando las clases se acaban, para muchos escolares que se entrenan para ser atletas el trabajo duro no ha hecho más que empezar.

Nueva generación de atletas

Image caption Thorpe sigue entrenando a las nuevas generaciones de atletas jamaiquinos.

Todos los días, a las cuatro de la tarde, los alumnos de Thorpe llegan a la pista para empezar un riguroso plan de entrenamiento que incluye estiramientos y sprints.

La maestra les prepara para el que puede ser el mayor evento deportivo de sus vidas: los juegos escolares que cada año reúne en el estadio nacional de Kingston, la capital de Jamaica, a estudiantes de cien escuelas de todo el país y al que asisten hasta 30.000 espectadores.

Por eso, el fracaso para estos chicos, no es una opción y no creen que lo importante sea participar sino ganar.

Y algunos dicen que esta mentalidad deportiva tan rigurosa es la que hace que los jamaiquinos estén entre los mejores atletas del mundo.

Fue precisamente en ese estadio donde Usain Bolt tuvo su golpe de suerte cuando lo vieron correr unos cazadores de talentos.

Y como no podía ser de otra manera, el campeón olímpico llegó al estadio nacional de Kingston justo para la prueba de 100 metros lisos para animar a los jóvenes atletas de su país.

"Estos chicos trabajan mucho para ser los mejores en esta competición. Significa mucho para ellos. Cuando participaba aquí ganar una medalla de oro era como ganarla en un campeonato mundial.

Aquí hay mucho talento, pero yo siempre les digo a estos chicos: no me alcanzarán", afirmó.

Pese a ser un fenómeno mundial, Bolt no se olvida donde empezó todo para él: en las clases de la señora Thorpe.

Pero, ¿cómo era él de estudiante? "Usain era simplemente Usain. No podía quedarse quieto. Enérgico... siempre se estaba moviendo. Era un bromista fuera de la pista, pero dentro se concentraba en su trabajo", recuerda la maestra.

Contenido relacionado