Santos y Chávez: agenda pública, discusiones privadas

Última actualización: Lunes, 28 de noviembre de 2011
Juan Manuel Santos  y Nicolás Maduro

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el canciller venezolano Nicolás Maduro en un encuentro en Bogotá en octubre.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela han mejorado sensiblemente desde la llegada al poder de Juan Manuel Santos.

Pero los potenciales puntos de conflicto entre los dos países todavía no han sido completamente superados, lo que le da un morbo especial a los encuentros entre el presidente colombiano y su homólogo venezolano, Hugo Chávez.

Los dos mandatarios se reúnen este lunes en Caracas, donde esta semana también tendrá lugar la primera cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC.

Y aunque en la agenda oficial del encuentro bilateral se destacan sobre todo los grandes temas comerciales y de integración productiva, los últimos acontecimientos podrían obligar a los mandatarios a abordar en público un asunto que seguramente preferirían discutir en privado: el supuesto uso de territorio venezolano para atacar al gobierno colombiano.

El tema es particularmente sensible: el antecesor de Santos en la presidencia de Colombia, Álvaro Uribe, acusó al gobierno de Chávez de albergar en su territorio a las guerrillas de las FARC, lo que en su momento motivó la clic ruptura de relaciones comerciales y diplomáticas.

Y aunque Santos ha hecho todo lo posible para evitar confrontaciones, clic el nombramiento de Rodrigo Londoño como nuevo líderclic de los insurgentes le ha conferido al asunto una connotación especial, pues "Timochenko" -como se hace llamar el comandante rebelde- tradicionalmente ha operado cerca de la frontera entre ambos países y hay quien afirma que mantiene bases en territorio venezolano, lo que siempre ha sido negado por Chávez.

"Acuerdo con Chávez"

Por lo pronto, y a diferencia de Uribe, Santos se ha dicho dispuesto a confiar en la palabra del mandatario venezolano.

"Con el Presidente Chávez tenemos un acuerdo: que si nosotros tenemos pruebas de presencia de algunos de estos comandantes allá y le damos las coordenadas, que él inmediatamente actuaría, y así será", dijo Santos la semana pasada.

Pero la indignación suscitada por clic la ejecución el sábado declic cuatro rehenes en poder de la guerrilla colombiana podría obligar a Santos a buscar algo más de su homólogo venezolano, a quien muchos en Colombia siguen considerando un aliado de las FARC.

"Santos ya empieza a ser presionado por algunos sectores políticos y militares que esperan acciones concretas por parte del gobierno de Venezuela", le dijo a BBC Mundo el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana de Bogotá, Eduardo Pastrana.

Y el catedrático opina que las declaraciones de Santos sobre el supuesto acuerdo con Chávez deben interpretarse sobre todo como un mensaje al mandatario venezolano.

"Dudo mucho que eso haya sido acordado con anterioridad, porque hasta el momentos Chávez no ha hecho ningún comentario a ese respecto", afirmó Pastrana.

"Las palabras de Santos no son ingenuas: es un emplazamiento en términos de opinión pública, es un intento de aislar a las FARC", le dijo por su parte a BBC Mundo en Caracas el analista venezolano Julián Rivas.

El ataque de Uribe

En cualquier caso, las FARC ya no son las únicas señaladas de usar territorio venezolano para atacar al gobierno colombiano.

Hugo Chávez

Según el presidente Santos, Chávez acordó con él intervenir contra campamentos de las FARC localizados en territorio venezolano.

Y es que la semana pasada el expresidente Uribe aprovechó una reunión en Caracas con la oposición venezolana para criticar duramente al gobierno de Santos.

Durante el encuentro, Uribe incluso exhortó a los opositores venezolanos a torpedear los esfuerzos de su sucesor por mejorar las relaciones entre los dos gobiernos.

"¿Por qué no producen un manifiesto en los días anteriores (a la visita de Santos)? Y lo publican diciendo eso: 'Presidente Santos, estamos desconcertados. ¿Cómo le da más peso a US$800 millones, o a US$400 millones, que a los valores democráticos? Los valores democráticos no tienen precio'", dijo Uribe en la reunión, probablemente sin saber que estaba siendo grabado.

Partes de la intervención de Uribe fueron reproducidas posteriormente por varios medios colombianos y venezolanos.

Y el exmandatario fue acusado de inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela y de intentar sabotear la política exterior colombiana.

Hasta el momento, sin embargo, Chávez no ha demostrado mayor interés en atizar públicamente la polémica.

Y para el analista colombiano Jairo Libreros eso tampoco le conviene a su homólogo colombiano.

"Muy seguramente (Santos) está chocado en su ámbito íntimo y le va a pasar su cuenta de cobros (a Uribe), no tengo la más mínima duda", le dijo Libreros a BBC Mundo.

"Pero darle alas al tema no solamente implicaría darle mayor resonancia al presidente Uribe, sino darle una excusa a los líderes del chavismo en Venezuela para explotar esas frases en la campaña electoral, y eso es algo que ni a Santos ni al propio Uribe le debe interesar", agregó.

La otra agenda

Tanto Samper como Libreros consideran que Santos tampoco debe estar muy interesado en discutir públicamente el tema "Timochenko".

"En estos encuentros recientes se ha hecho un esfuerzo por respetar las distintas posiciones ideológicas"

Julián Rivas, analista

"Sin lugar a dudas se va a abordar, lo que no creo es que se manifieste públicamente, porque con Santos ha empezado a jugar nuevamente la 'diplomacia discreta'", dijo Samper.

"Ese es un tema que no se puede manejar en reuniones bilaterales de un perfil muy alto, porque puede terminar con roces muy fuertes", opinó por su parte Libreros

Y, según el analista, quien es profesor de relaciones internacionales y seguridad de la Universidad Externado de Bogotá, la actual coyuntura venezolana obliga a Santos a ser especialmente prudente.

"Donde llegue a darse un problema más fuerte de salud de Chávez, si Chávez muere antes de las elecciones, o si Chávez pierde las elecciones, el primer caballito de batalla del chavismo se llama Colombia", dijo Libreros.

"Lo que está buscando Santos es blindar un poquito más la relación bilateral, evitar por todos los medios posibles que un descalabro presidencial, por salud o por elecciones, termine por perjudicar a Colombia", explicó.

En cualquier caso, no es que los dos mandatarios no tengan otros temas importantes que abordar.

"En estos encuentros recientes se ha hecho un esfuerzo por respetar las distintas posiciones ideológicas y rescatar algunos aspectos del intercambio comercial", explicó Rivas.

"Está la cuestión energética, la cuestión del narcotráfico, los temas regionales de integración, hay una agenda pendiente de que es lo que va a remplazar a los acuerdos de la Comunidad Andina de Naciones", enumeró Samper.

"No todo es las FARC, ni los temas de seguridad fronteriza", afirmó.

(Con la colaboración de Juan Paullier, BBC Mundo, Caracas).

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.