El "gran hermano" de los osos polares por internet

Última actualización: Sábado, 3 de diciembre de 2011

La extrema precaución de un oso polar

Pese a la ansiedad que le produce el hambre, el gigantesco animal confía en sus sentidos para cazar a su presa.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

En la helada costa oeste de la bahía de Hudson, en Canadá, los osos polares esperan el hielo. La temperatura es de 31ºC bajo cero y el viento sopla a 120 km por hora. Pero los cerca de 900 ejemplares que se reúnen cada año en los límites del Parque Nacional de Wapusk, en los alrededores de la remota localidad de Churchill, quizá desearían que hiciera incluso más frío.

Estos animales emigran al norte desde este punto cuando las aguas empiezan a congelarse. Y también se dan un banquete.

"Los osos polares son una especie única y se adaptaron a cazar en el mar helado", le dice a la BBC BJ Kirschhoffer, director del campo de operaciones del grupo conservacionista Polar Bears International (Osos Polares Internacional).

"A diferencia de otras especies de osos en el planeta, necesitan que una plataforma de hielo para poder obtener su presa principal, que son la foca ocelada y la foca barbuda. Esta población de osos polares aquí en la Bahía Hudson es una de las dos más meridionales que existen".

Kirschhoffer pasó las últimas semanas siguiendo los movimientos de los osos con un camión equipado con cámaras al que bautizaron como Tundra Buggy One.

"Me desperté la otra mañana y había siete osos fuera de mi ventana. Ver la marea alta en la bahía y tener osos justo afuera es una forma verdaderamente maravillosa de empezar el día".

Pero éste no es un viaje de placer. Kirschhoffer y un compañero están suministrando material de video en vivo a escuelas infantiles y a todo aquel que desee verlo a través del sitio web polarbearcam.com.

Esta actividad está financiada con una ayuda de US$50.000 la Fundación Annenberg, con sede en Los Ángeles.

Perlas del Planeta

Carrito de grabación de los osos

La web permite a los usuarios conocer el vehículo utilizado para grabar a los osos.

Forma parte del proyecto Perlas del Planeta. La iniciativa tiene planes de seguir a diversos animales silvestres para conseguir que el público general se preocupe más por el impacto del calentamiento global.

Los organizadores creen que el aumento de las temperaturas es responsable de que el deshielo de la Bahía Hudson se produzca más pronto cada año.

Aseguran que la superficie del agua se congela ahora a finales de noviembre, quince días más tarde de lo que lo hacía 30 años atrás, y se derrite una o dos semanas antes en junio y julio.

En la medida que los osos necesitan el hielo para cazar y comer, ahora se quedan sin comida durante más tiempo.

Kirschhoffer observó el progreso de los osos durante cinco años y asegura que este año están más delgados que en otras ocasiones.

Osos en las escuelas

"Cada día que pasan sin comer pierden un kilo de grasa corporal", apunta.

"Evolucionaron para poder comer cantidades increíbles de grasa, metabolizarla y almacenarla en su cuerpo para poder soportar los periodos de hibernación y ayuno. Pero las baterías tienen un límite. Y estamos viendo pruebas de que las poblaciones tienen un cuerpo más pequeño como consecuencia de los gases de efecto invernadero", indica.

"Podemos introducirnos entre los osos polares y transmitir por internet todo lo que ocurre dentro y fuera del vehículo"

BJ Kirschhoffer, grupo Polar Bears International

Sin embargo, el calentamiento global es un tema controvertido. Algunos expertos sugieren que el aumento de la temperatura podría deberse a causas naturales y no por obra del hombre.

Este proyecto intenta argumentar contra ese punto de vista. Y para difundir su mensaje, los organizadores se unieron a Edmodo, una red social educativa para profesores y estudiantes.

El equipo a bordo del Tundra Buggy One se comunican con científicos y ofrecen a las escuelas sesiones de preguntas y respuestas. Aseguran que una emisión reciente tuvo más de 4.000 conexiones y que muchas de ellas eran de clases con más de 20 alumnos.

Misión difícil

Pero llevar a cabo estas transmisiones y crear una red de internet inalámbrica desde un lugar tan remoto no es fácil.

Para conseguirlo, Polar Bears International se alió con una organización local de ecoturismo para construir una red inalámbrica punto a punto ISM, un tipo de bandas reservadas internacionalmente para uso no comercial de radiofrecuencia electromagnética en áreas industrial, científica.

"Esta red inalámbrica llega a alcanzar 75 kilómetros desde el extremo del Parque Nacional Wapusk hasta llegar a un punto donde se incorpora a internet en Churchill", apunta John Gunther, presidente de Frontiers North Adventures, la organización de ecoturismo asociada.

Esta tecnología le da al equipo del Buggy One una gran libertad de movimiento.

Osos polares

Los participantes del proyecto sostienen que el cambio climático está afectando a los osos.

Le ofrece una velocidad de carga y descarga de 20 megas por segundo a través de un grupo de radios adjuntas al estudio de internet móvil del equipo.

"Creamos un carrito ambulante que está conectado constantemente a la red", explica Kirschhoffer.

"Podemos introducirnos entre los osos polares y transmitir por internet todo lo que ocurre dentro y fuera del vehículo", agrega.

Para evitar que el equipo a bordo del aparato se vea sobrepasado por el trabajo, unos controladores en Estados Unidos eligen entre la señal ofrecida por las cuatro cámaras para asegurar que se muestra la mejor imagen.

"Esos administradores a distancia ponen a punto las cámaras y el seguimiento de los osos, mientras que la gente en el terreno se encarga de la parte mecánica y de solucionar los problemas de última hora", comenta Gunther, en conversación con la BBC.

Casi 30 días después del inicio del proyecto, las aguas comenzaron a congelarse y los primeros osos a abandonar la zona.

Planes de futuro

El 26 de noviembre concluyó la emisión, pero los participantes ya tienen la vista puesta en el año que viene.

"Queremos mejorar la imagen. Quiero poner una cámara entre los osos grandes y para eso vamos a necesitar generadores eólicos y células de combustible de metanol", sugiere Kirschhoffer.

Los objetivos de Annenber son más ambiciosos.

"Yo creo que el día en que el hielo se empiece a formar se convertirá en un día de celebración. Los niños le dirán a sus padres, '¿ya se congeló el agua para que mis amigos puedan comer?'", le dice a la BBC ilusionado.

"Si hiciéramos esto durante diez años, todo el mundo que se conecte podría ser un poco científico. Y así podríamos mejorar el conocimiento y ser mejores custodios del planeta en que vivimos", agrega.

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.