Quién quiere qué en la cumbre de la Unión Europea

Derechos de autor de la imagen Getty

La Unión Europea, aunque es uno de los mayores bloques políticos (y económicos del mundo), tiene múltiples "subgrupos" de intereses y orientaciones en su interior. Guía rápida para conocer las diferentes posturas dentro de la UE.

Los que llevan las riendas

¿Quiénes son? Alemania y Francia

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Merkel y Sarkozy son los impulsores del acuerdo de unidad fiscal.

¿Qué quieren? La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, unieron fuerzas para abogar por un cambio en los tratados europeos, que los 17 miembros de la eurozona firmarían al menos en marzo. Quieren que todos adopten una "regla de oro" sobre un presupuesto balanceado, sanciones automáticas si los déficits exceden el 3% del producto interno bruto, armonización de los impuestos sobre sociedades en la eurozona y un impuesto a las transacciones financieras.

¿Qué no quieren? Francia está en contra de que Bruselas tenga mayores poderes sobre los presupuestos nacionales. Alemania está en contra de la intervención del Banco Central Europeo (BCE) para comprar deudas de países en forma de bonos. Sarkozy, que al principio estaba a favor de esta propuesta, luego cambió de opinión y se mostró en contra de los bonos de la eurozona.

Los Pigs: los países más endeudados de la eurozona

¿Quiénes son? Portugal, Italia, Irlanda, España y Grecia

¿Qué quieren? Están desesperados para que se llegue a un acuerdo que convenza a los mercados de recortar los costos nacionales de préstamos. Los rescates financieros de Grecia, Irlanda y Portugal tenían la condición de implementar medidas de austeridad rigurosas. Dublin, Atenas y Lisboa respondieron a la presión de recortar su déficit con recientes presupuestos austeros. El nuevo gobierno de tecnócratas de Italia también lo ha hecho, mientras al nuevo líder español de centro-derecha se le ha pedido que haga lo mismo.

¿Qué no quieren? Los cinco países están en contra de cederle decisiones presupuestarias a Bruselas e categóricos en que quieren permanecer en el euro. Irlanda no permitirá ningún cambio a su impuesto de 12,5% a las sociedades, que ve como su mayor fuente de crecimiento y teme perder su soberanía. España está de acuerdo con una reforma de los tratados, pero el gobierno irlandés se opone.

Fuera de la eurozona -por ahora-

¿Quiénes son? Polonia, Suecia, Letonia, Lituania, República Checa, Hungría, Rumania y Bulgaria

¿Qué quieren? Los ocho quieren evitar una Unión Europea de dos velocidades pues están obligados a adoptar el euro (eventualmente). Polonia quiere tener voz en las decisiones de la eurozona. Letonia, que recibió un rescate financiero de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 2008, espera que otros países tengan que someterse a una disciplina fiscal similar. Lituania evitó un rescate pero comparte la posición de su vecino del Báltico. Los checos no tienen afán de ingresar a la eurozona. Hungría, la víctima más reciente de la crisis de deuda, buscó financiamiento de la UE y el FMI. Rumania quiere ingresar en 2015 y dice que hizo grandes esfuerzos para alcanzar las metas del déficit después del rescate de 2009. Rumania y Bulgaria están ansiosas por entrar la zona Schengen pronto.

¿Qué no quieren? Aunque no es parte de la eurozona, Bulgaria se opondrá a que se amenace su impuesto sobre sociedades del 10% -el más bajo de la UE- gracias a las propuestas franco-alemanas. Sofía estaba buscando ingresar en 2015. La mayoría de suecos no quiere ingresar al euro (votaron en contra en 2003) pero no tienen alternativa. Todos, menos Suecia y República Checa, acordaron limitar la escala de sus deudas. Letonia y Lituania esperan unirse en 2014 y Varsovia ve el ingreso a la eurozona como un "objetivo estratégico". Los checos tienen sus dudas sobre el plan franco-alemán sobre un control centralizado de los presupuestos.

Fuera de la eurozona -definitivamente-

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La decisión de Cameron de no aceptar reformas del tratado ha dejado a su país fuera del pacto de unidad fiscal.

¿Quiénes son? El Reino Unido y Dinamarca

¿Qué quieren? Ambos países lograron acuerdos para prescindir de una entrada a la eurozona, pero de todos modos quieren tener una voz en las decisiones que se tomen. El Reino Unido dice que cuanto más se le pida, más pedirá -y que cualquier tratado que apruebe el Reino Unido tendrá que pasar primero por el Parlamento-. Dinamarca quiere una rápida solución a la crisis con el menor cambio posible a los tratados.

¿Qué no quieren? El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, que está bajo presión política en relación con un referendo sobre la Unión Europea y por la repatriación de poderes desde Bruselas, quiere evitar grandes cambios a los tratados y un impuesto a las transacciones financieras que afectaría la city de Londres (como se conoce el corazón financiero de la capital inglesa). Dinamarca, que se hace cargo de la presidencia temporal de la Unión Europea en enero de 2012, no quiere cambios que desencadenarían un referendo.

Los otros países triple-A del euro

¿Quiénes son? Austria, Países Bajos, Finlandia y Luxemburgo

¿Qué quieren? Los cuatro países están asustados por las amenazas de una posible rebaja en la clasificación de riesgo que afectaría los costos de los préstamos. Austria quiere decisiones con un impacto rápido que implique que los 27 países de la UE se comprometan a los límites de déficit y de deuda acordados. Los holandeses y finlandeses quieren controles más estrictos sobre los países que rompan las reglas. Países Bajos abogó por un comisionado en Bruselas tenga el poder de expulsar miembros de la eurozona.

¿Qué no quieren? Austria tiene sus dudas sobre un cambio en el tratado, se queja porque la unión fiscal pueda ser un "proceso a largo plazo" de 3 a 4 años. Luxemburgo también es cauteloso. Los holandeses están convencidos de que no quieren un referendo y no quieren ceder soberanía a Bruselas. Helsinki se opone al plan franco-alemán para que evitar que los países más pequeños de la UE (como Finlandia) bloqueen decisiones permanentes de la eurozona sobre los planes de rescate.

Las economías pequeñas de la eurozona

¿Quiénes son? Bélgica, Estonia, Chipre, Malta, Eslovaquia y Eslovenia

¿Qué quieren? El nuevo gobierno de Bélgica, que enfrenta una deuda alta en el sector público, necesita costos bajos para los préstamos. Estonia, que está en el euro desde 2011, quiere estar entre los que tomen las decisiones. Chipre, que está sucumbiendo a la cuenta de gastos del sector público más grande de la UE (15,4% del PIB) promete medidas de austeridad pero necesita ayuda para solucionar el creciente déficit. Malta, con un 2% de crecimiento, apoya las decisiones estrictas contra los que rompan las reglas. Eslovaquia quiere reglas fuertes, automáticas y ejecutables que aseguren la disciplina fiscal. Las metas de Eslovenia no están claras pues el país acaba de escoger un nuevo gobierno.

¿Qué no quieren? Bélgica está en contra de cualquier cambio sustancial en los tratados, pues su aprobación tendría que pasar por nueve cámaras parlamentarias. Estonia está en contra de que se creen nuevas instituciones de la UE para atacar la crisis y prefiere que el enfoque esté puesto en la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Chipre está ansioso por que se eviten "discusiones eternas" sobre sanciones automáticas. Eslovaquia está lista para que otros estados dejen el euro para proteger la eurozona. Malta está en contra de un proceso largo para cambiar el tratado pero aceptará el plan de Merkel y Sarkozy si no hay alternativa.