Aceite de palma, el gran enemigo de los orangutanes

Elaine, una bebé orangután de ocho meses, nunca habría logrado sobrevivir sin su cuidadora, Rosa.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Rosa cuida a la bebé orangután Elaine en el santuario Samboja Lestaria en Indonesia.

Para lograr que Elaine coma, Rosa usa una mezca de sonidos similares a los que una madre orangután utilizaría en el medio silvestre.

La bebé y su madre fueron separadas al ser expulsadas de una plantación destinada a producir aceite de palma.

No se sabe si la madre sigue aún con vida, pero lo cierto es que Elaine depende totalmente de Rosa.

"Incluso llora cuando no me ve", dijo Rosa a la BBC mientras arrulla a la primate bebé. "Así que siempre debo estar cerca de ella".

Elaine y otra bebé fueron rescatadas en los últimos meses de plantaciones de palma y llevadas al santuario Samboja Lestari, en la provincia indonesia de Kalimantán Este, en la isla de Borneo.

Los orangutanes son muy vulnerables cuando llegan por primera vez al santuario, explicó la directora del centro, Ascheta Bastuni Tajuddin.

"Las dos bebés, Elaine y Mads, estaban muy estresadas al principio. Una tenía diarrea y la otra fiebre".

''La mayoría de los orangutanes en el santuario fueron confiscados en casas. Pero últimamente hemos recibidos varios bebés separados de sus madres porque éstas fueron perseguidas o atacadas en las plantaciones. Muchas murieron".

Persecución y muerte

Desafortunadamente, Elaine y Mads no son la excepción a la regla. Recientemente ha habido varias denuncias de persecución y expulsión de orangutanes de plantaciones de palma en Kalimantán Este. Se estima que al menos 750 fueron muertos entre 2008 y 2009.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Entre 2008 y 2009, los trabajadores de las plantaciones mataron a más de 750 orangutanes, según un informe. Foto: Tony Camacho/SPL

Los orangutanes, una de las especies más amenazadas de Indonesia, enfrentan un peligro cada vez mayor.

En semanas recientes, la policía de Indonesia arrestó cinco trabajadores de las plantaciones, acusados de haber matado a estos primates.

En el viaje hacia el área donde se piensa que ocurrió la mayoría de los ataques puede verse claramente que gran parte de la zona ha sido transformada en plantaciones de palma.

"Hace sólo 10 años toda esta region esta poblada por bosques", me dijo Rudi, quien condujo al equipo de la BBC hasta el santuario. "Estas áreas eran el hogar de orangutanes hasta que llegaron las plantaciones".

Los bosques son el hogar natural de los orangutanes, pero la expansión de las plantaciones de palma y de las minas de carbón en Kalimantán Este han tenido consecuencias devastadoras para estos animales.

''Cuando los orangutanes regresan a zonas que solían ser sus hogares, ahora son expulsados por los trabajadores de las plantaciones", señaló Rudi.

Consecuencias trágicas

En una de las plantaciones, trabajadores que cortan las hojas del árbol de palma para llegar hasta las frutas naranja brillante se mostraron inicialmente reticentes a hablar con la BBC.

El aceite de palma, utilizado en una gran variedad de productos consumidos en todo el mundo, desde chocolates y galletitas hasta jabones, es extraído del interior de la fruta, tanto de la pulpa como del carozo.

Derechos de autor de la imagen BBC World Service
Image caption Ronal asegura que los trabajadores de las plantaciones ven a los orangutanes como una peste.

Finalmente, uno de los trabajadores, Ronal, de Sulawesi, dijo conocer las razones detrás de la muerte de los orangutanes.

"Algunos trabajadores encontraron un orangután en la plantación. Y la compañía les pagó US$100 por él. No sé qué hizo la compañía con el orangután, pero no quieren verlos en las plantaciones porque los consideran una peste".

Las empresas defienden su inocencia y dicen que son injustamente acusadas por grupos de conservación.

Pero las organizaciones ambientalistas advierten que las consecuencias serán trágicas si no se hace nada para detener la matanza de los orangutanes.

"Se extinguirán en su medio silvestre en tal vez cinco años", dijo Arfiana Khairunnisa, del Centro de Protección de Orangutanes en Kalimantán Este.

''Son considerados como plagas en las plantaciones porque comen las plantas jóvenes. Pero los orangutanes están protegidos por la ley, así que atacarlos es una violación de las normas vigentes".

Críticas al gobierno

Cerca del 90% de los orangutanes del planeta viven en Indonesia.

El gobierno de Indonesia se comprometió a proteger a estos primates, pero sus críticos se preguntán por qué las autoridades están permitiendo la expansión de las plantaciones de palma en lo que era el hábitat natural de estos animales.

En el viaje de regreso de la plantación, nuestro conductor Rudi frenó el auto abruptamente.

"¡Miren en el camino, un orangután!", exclamó.

El orangután cruzó el camino de tierra. Se detuvo un momento, como si estuviera perplejo por algún sonido y luego desapareció en el interior del bosque.

Los orangutanes se mueven rápidamente y es algo muy especial poder verlos en su medio natural, nos dijo Mike, nuestro guía del Centro de Protección.

"Desafortunadamente, tal vez este orangután no tenga tanta suerte en su próximo encuentro", dijo Mike.

"Estamos muy cerca de la zona donde se informó de las últimas matanzas. El orangután que acababamos de ver podría ser la siguiente víctima.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.