Hallan en un cajón fósiles pérdidos de Darwin

Image caption Los fósiles de las plantas estaban dentro de delgadas láminas de vidrio.

Un tesoro oculto de fósiles - entre ellos algunos recogidos por Charles Darwin - ha sido descubierto en un mueble viejo.

Los fósiles, perdidos desaparecidos hace unos 165 años, se encontraron por casualidad en las bóvedas de la British Geological Survey, cerca de Keyworth en el Reino Unido.

Las piezas, encontradas por el paleontólogo Howard Falcon-Lang, han sido fotografiadas y se encuentran disponibles al público a partir de este martes en un nuevo museo on line.

Falcon-Lang, quien trabaja en el departamento de ciencias de la tierra en el Royal Holloway de la Universidad de Londres, vio algunos cajones en un gabinete marcado con la frase: "Fósiles de plantas no registradas".

"En el interior del cajón había cientos de preciosas láminas de vidrio con delgados y traslúcidos fósiles de plantas en su interior", explicó el investigador.

"Este sistema les permitía ser estudiadas bajo el microscopio. La primera diapositiva que tomó tenía una etiqueta en una esquina: C. Darwin", detalla.

El viaje de Darwin a Chile

La diapositiva guardaba un trozo de madera fósil recogido por Darwin durante su famoso viaje del Beagle en 1834. Esa fue la expedición en la que el científico comenzó a desarrollar su teoría de la evolución.

En el transcurso de su visita a la Isla de Chiloe, en Chile, Darwin encontró "muchos fragmentos de lignito negro, sílice, pirita y madera, a menudo integrados", explica.

Image caption Joseph Hooker no numeró los fósiles antes de partir al Himalaya y fueron olvidados en los archivos.

Él tenía que enviar estas muestras a Inglaterra donde eran cortadas y molidas en láminas delgadas.

Joseph Hooker, botánico y amigo íntimo de Darwin, fue el responsable del montaje de la colección "perdida" mientras que trabajó brevemente para el Servicio Geológico Británico en 1846.

Los fósiles desaparecieron del registro porque Hooker no los numeró antes de partir a una expedición al Himalaya.

La colección se trasladó varias veces y poco a poco se quedó en el olvido.

"Este es un descubrimiento notable y nos lleva a hacernos una pregunta: ¿qué otra cosa podría estar escondido en nuestras colecciones?", señaló John Ludden, director ejecutivo del Instituto Geológico.

Contenido relacionado