¿Cuánto coinciden EE.UU. e Israel en torno a Irán?

Última actualización: Martes, 7 de febrero de 2012
Ehud Barak

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, declaró que la opción militar contra Irán debía considerarse.

Después de una serie de comentarios que apuntaban a la posibilidad que Israel estaría preparando una ataque unilateral contra Irán para frenar su supuesto programa de armamento nuclear, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que su país trabaja conjuntamente con el gobierno de Benjamín Netanyahu en torno a las medidas que tomarán contra Teherán.

Washington y Tel Aviv son férreos aliados pero Obama y Netanyahu no tienen una relación muy calurosa y se han enfrentado con respecto a varios temas de seguridad en el Medio Oriente.

En cuanto al programa nuclear iraní los analistas señalan que ambos gobiernos coinciden en cuál es el resultado que les conviene a ambos más no en qué tácticas aplicar para lograrlo, lo que ha desencadenado las especulaciones sobre un posible ataque unilateral israelí.

clic Lea también: ¿Está pensando Israel atacar a Irán?

Irán, por su parte, reitera que su programa nuclear es con fines pacíficos.

Tácticas diferentes

La semana pasada, el ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, declaró que la ventana de oportunidades para tomar una acción decidida contra el programa nuclear iraní se estaba cerrando y que, si las sanciones no surten efecto, habría que considerar la opción militar.

Por otro lado, su homólogo estadounidense, Leon Panetta, no quiso comentar sobre una columna de opinión en el diario The Washington Post en el que supuestamente Panetta piensa que Israel estaría atacando Irán antes del fin de junio, no obstante las reiteradas advertencias del secretario de Defensa contra esa acción.

"Estados Unidos e Israel hablan de esto a todas horas aunque sustancialmente puede haber diferencias de cómo proceder"

Richard Weitz, Hudson Institute

Hace dos días, según la agencia Bloomberg, un alto comandante del ejército israelí, general Benny Gantz, dijo que su país debería estar dispuesto a desplegar su maquinaria militar.

En una entrevista con la cadena estadounidense NBC Obama manifestó su interés en resolver la crisis por medios diplomáticos, aunque aceptó que Israel probablemente no ha decidido cómo quiere enfrentar la situación.

Estas divergencias no necesariamente deben interpretarse como una falta de coordinación entre los aliados, asegura Richard Weitz, director de análisis político-militar del Instituto Hudson en Washington.

"Estados Unidos e Israel hablan de esto a todas horas aunque sustancialmente puede haber diferencias de cómo proceder", expresó a BBC Mundo.

Operativo infructuoso

foto satelital de posible localidad nuclear en Qom

El programa nuclear iraní es masivo y abarca mucho territorio, dicen los expertos.

El analista indica que la postura de la Casa Blanca es evitar a toda costa un operativo militar, tanto unilateral como en conjunto. "El programa nuclear es masivo, abarca mucho territorio, no se sabe exactamente dónde están localizados los objetivos y estos están instalados cerca de áreas civiles y religiosas".

Según Weitz, ni siquiera un operativo como "Tormenta del Desierto" en Irak arrojaría resultados positivos. Se tendría que invadir Irán, establecer un gobierno amigo, permanecer por lo menos un año descubriendo y destruyendo todos los sitios de actividad atómica.

Frente a esa perspectiva el pueblo de Estados Unidos no estaría preparado para otra guerra e Israel no tiene la capacidad para irse a solas en esa aventura, indica el experto.

"Israel quiere plantear la posibilidad de un ataque para ya sea promover un repliegue del programa nuclear iraní o presionar a la comunidad internacional a que aplique más sanciones"

Michael Eisenstadt, Insituto de Política sobre el Oriente Cercano

Cuando Ehud Barak advirtió sobre atacar más temprano que tarde Richard Weitz coincide: "Es mejor atacar temprano. Diez años más temprano, cuando habían menos objetivos y hubieran podido lograr algo".

Aunque muchos consideran que el desarrollo de un arma nuclear iraní constituye una amenaza existencial para Israel, tanto la opinión pública como la de los líderes políticos en ese país está dividida.

"Por un lado habría apoyo para una acción preventiva justificada", afirmó a la BBC Michael Eisenstadt, director del programa militar y de seguridad del Instituto de Política sobre el Oriente Cercano en Washington, una organización que defiende los intereses de Israel.

"Otros consideran que la reacción y las consecuencias que eso generaría no valen la pena", añadió.

Ajedrez

Barack Obama

El presidente Obama continúa con su política de aplicar sanciones contra Teherán.

Eisenstadt explica que las exhortaciones de altos funcionarios israelíes para tomar acción militar son un ajedrez que se juega en múltiples tableros.

"Israel quiere plantear la posibilidad de un ataque para ya sea promover un repliegue del programa nuclear iraní o presionar a la comunidad internacional a que aplique más sanciones", comentó, señalando que EE.UU. también usa esa amenaza para adelantar su política de sanciones mientras advierte a Tel Aviv en contra de una acción unilateral.

Está claro que hay un cierto concierto con respecto a ciertas medidas que están tomando los aliados frente a esta crisis, según Michael Eisenstadt. En el terreno de la actividad no letal, como el sabotaje electrónico, la ciberguerra, la colaboración puede ser muy estrecha.

"Este tipo de mensajes, de acción militar, siempre emergen durante la aplicación de sanciones. Cada vez que abordan la posibilidad, retroceden una vez lo piensan dos veces"

Richard Weitz, Hudson Institute

En cuanto a otras actividades, sin embargo, como el asesinato de científicos nucleares iraníes, Washington ha tomado distancia de estos. "Aunque es especulativo, es muy posible que los israelíes sí estén detrás de algunos de estos atentados".

Pero una acción militar unilateral israelí sería a otro precio y se consideraría como un acto de desafío a la política exterior de Estados Unidos y una particular afrenta a Barack Obama que podría poner en entredicho sus aspiraciones para una reelección.

Se entiende que Benjamín Netanyahu no está para hacerle favores a Obama y su política derechista es más afín a un gobierno republicano en EE.UU.

Pero Richard Weitz del Hudson Institute señala que el republicano George W. Bush, durante su presidencia, también rehusó apoyar una acción militar israelí y no hay indicación que un posible presidente Romney haría algo diferente.

"Este tipo de mensajes, de acción militar, siempre emergen durante la aplicación de sanciones. Cada vez que abordan la posibilidad, retroceden una vez lo piensan dos veces", concluyó.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.