Glencore más Xstrata, nace una potencia de las materias primas

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La fusión de ambas empresas las ubica en el primer lugar de la producción de carbón y zinc.

El mayor comerciante de materias primas y alimentos del mundo, la suiza Glencore, y la empresa británica de explotación minera Xstrata, acaban de anunciar su fusión (valorada en unos US$ 90.000 millones) en medio del regocijo de los accionistas y de las dudas sobre las consecuencias que tendrá el nuevo gigante sobre los precios y economías especializadas en materias primas como América Latina.

"Hemos creado una nueva potencia en el negocio mundial de materias primas. Es el paso lógico para dos negocios complementarios", detalló Ivan Glasenberg, presidente ejecutivo de Glencore.

La nueva compañía, Glencore Xstrata PLC Internacional, será la número uno en producción de carbón y zinc y espera convertirse en el mayor productor independiente de cobre, así como de importantes sectores manufactureros en pocos años. El grupo además tendrá el control de un tercio del comercio mundial del carbón térmico.

"El mercado de los minerales está creciendo. Los precios del cobre se han multiplicado por cuatro y una onza de oro puede llegar a los US$ 1.500. Es un negocio lucrativo y cuando dos gigantes se unen es porque quieren tener más seguridad inversora", detalla a BBC Mundo, Miquel Carrillo de Ingenierías sin Fronteras.

Sin embargo, algunos analistas advierten que la fusión tiene consecuencias particulares para regiones como América Latina.

La multimillonaria Glencore, que debutó en la bolsa de Londres el año pasado, ha protagonizado varios episodios controvertidos en la región.

Según relata el diario británico The Guardian, en 2009 Colombia le impuso una multa de US$ 700.000 a Glencore luego de acusarla de cometer varias violaciones medioambientales a lo que la empresa replicó que las multas obedecían a problemas que habían ocurrido antes de que los activos mineros afectados en ese país pasaran a ser de su propiedad.

Un gigante que quiere crecer

Los analistas señalan que el primer paso de la estrategia del nuevo grupo será una fuerte adquisición de empresas mineras en el mundo, entre ellas Anglo American, la quinta compañía minera del mundo.

"Con menos competencia el poder de fijación de precios crece, no sólo en contra de los propietarios de las mercancías (a menudo países pobres), sino de los compradores finales. Esto sería preocupante en cualquier industria y debería ser aún más cuando se trata de insumos fundamentales para la fabricación y generación de energía", advierte en su editorial el Financial Times.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La estrategia de crecimiento del nuevo gigante pasa por adquirir compañías mineras.

Las consecuencias de la fusión también se extienden a los clientes. Glencore y Xstrata no sólo fusionan sus negocios sino una cadena global de suministros de productos básicos.

"A los accionistas les gusta la fusión, pero lo bueno para ellos no es necesariamente bueno para los clientes. Los fabricantes en China compran mucho de Glencore y Xstrata y temen que los precios suban. Y al final los precios altos los terminamos pagando todos", explica Robert Peston, editor de economía de la BBC.

Al respecto, los analistas subrayan la ausencia de un sistema mundial que regule la comercialización de productos básicos. "Para negociar con la OPEP (países productores de petróleo), el mundo utiliza y confía en la diplomacia. En el caso de los productos básicos, sabemos que están quedando en manos de grupos privados", detalla el Financial Times.

Contenido relacionado